'La Cenicienta' esconde un turbio trasfondo de incesto, amputaciones y cadáveres

'La Cenicienta' esconde un turbio trasfondo de incesto, amputaciones y cadáveres

Las anteriores versiones del famoso cuento esconden algunos detalles truculentos que no son actos para los más pequeños.

Cine Adrián Parrondo Adrián Parrondo 10 Agosto 2017 16:58

La historia de 'Cenicienta' contaba con todos los ingredientes para convertirse en un clásico y no decepcionó: la historia de una persona completamente ninguneada que consigue salir de esa trágica situación y vivir el éxito y, por otro lado, la del amor deseado que se cumple sin niguna posesión material que lo enturbie.

Las diversas adaptaciones que ha sufrido la historia (que son muchas), tienden a blanquear la historia para que sea lo más accesible y atractiva posible.

Sin embargo, su historia encuentra múltiples versiones previas que cuentan con ciertos detalles escabrosos que se eliminaron o edulcoraron posteriormente y que, seguramente, no tan conocidos como la historia que ha llegado hasta nosotros.

La historia de Cenicienta guarda muchos detalles muy escabrosos "La historia de Cenicienta guarda muchos detalles muy escabrosos"

El arquetipo de la historia bebe de un relato del Antiguo Egipto, la leyenda de Ródope, que representa la historia de una joven raptada por piratas y humillada por el resto de presas como consecuencia de sus dotes intelectuales, su belleza y su educación. El dios Horus le robará un zapato que llevará al faraón. Él investigará hasta que dé con ella y la libere.

Hasta aquí, todo normal. Sin embargo, la historia creó un precedente que se ha ido replicando poco a poco y que ha incorporado en ciertas ocasiones algunos tintes oscuros.

El más reciente es la versión de Perrault en 1697, en el que las hermanastras reciben un castigo a pesar de que finalmente son perdonadas por la protagonista de la historia. No sucede así en la de los hermanos Grimm, donde una bandada de palomas las ataca y come sus ojos.

Otras versiones: incesto y pies amputados

Otra de las versiones, procedente de un relato escocés, incorpora a un carnero que será el que protega a la Cenicienta, en sustitución del Hada Madrina que todos conocemos. Sin embargo, cuando la madrastra le descubra, terminará asándolo vivo. Cenicienta, que finalmente yace junto a los restos mortales del carnero, pide un deseo que serña concedido: un vestido para asistir al baile.

Sin embargo, en este cuento es una de las hermanastras la que termina contrayendo matrimonio. ¿Cómo? La madastra decide coger a la hermana mayor y le amputa los pies, le rebana el talón hasta que, con el pie bajo mínimos, consigue encajar el zapato de la Cenicienta. Muy macabro.

Y a partir de aquí todo tipo de elucubraciones por parte de los estudiosos. Como que el despresitigio inicial de Cenicienta es un mal necesario para que sus hermanastras puedan acceder a mejores maridos y lograr una mejor vida. O que Cenicienta realmente cometió incesto con su propio padre y por ello está desprestigiada.

Quizás nos quedamos con la historia que ha llegado a nuestros oídos y que, al menos, sabemos que podremos contar a nuestros pequeños.

1 Comentario

  • Más recientes
  • Mejor valorados