Buscar
Usuario

Política

La hemeroteca del PP: cuando pactó con Bildu y votó en contra de su ilegalización

La formación conservadora se lleva las manos a la cabeza por las negociaciones de Pedro Sánchez con los abertazales.

La hemeroteca del PP: cuando pactó con Bildu y votó en contra de su ilegalización

Corren malos tiempos para el entendimiento. En los últimos años estamos asistiendo a una polarización absoluta del debate político. Lejos de construir, se tiende a crear bloques irreconciliables que en nada benefician ni al país ni a la sociedad. No hay reflexión ni se tienden puentes: o estás conmigo o estás en contra de mí. Y en mitad de esta situación, marcada además por una pandemia, el Gobierno de España trata de sacar adelante los Presupuestos Generales del Estado. Y estalló la tormenta.

El Ejecutivo de Pedro Sánchez ha defendido la negociación de los PGE con todos los partidos, incluyendo a ERC y a EH Bildu, con 13 y 5 escaños en el Congreso, quienes conformaron el bloque de la investidura que facilitó la creación del primero Gobierno de coalición de la democracia española. Pero también se está negociando con Ciudadanos, con 10 escaños. Desde ambas partes se intenta rebajar la influencia del contrario en la aprobación de los cuentas empujando a Sánchez a elegir socio, aunque este continúa negociando.

Y en frente se sitúa el Partido Popular que, como viene siendo habitual desde que Pablo Casado se colocó a la cabeza de la formación, han tirado de palabras duras. Así, los populares, aún influenciados por VOX pese a, aparentemente, haber decidido empezar a alejarse de ellos, han acusado al presidente del Gobierno de "blanquear" a Bildu, calificando al Ejecutivo como "el Gobierno de la vergüenza", además de su ya clásico vocabulario de "batasunos" y acusaciones de "anti-España".

Sin embargo, basta con echar un vistazo a la hemeroteca para comprobar que lo que hoy les parece un pecado capital, ayer lo hacían ellos mismos. Cuando Javier Maroto, hoy portavoz del PP en el Senado, era alcalde de Vitoria (2011-2015), se sumó al exdirigente del PP de Guipúzcoa Borja Sémper en su defensa de pactar con Bildu. "No me tiemblan las piernas para llegar a acuerdos con nadie. Y creo que eso es bueno. Ojalá sucediese en más foros. Ojalá cundiese el ejemplo", afirmó.

En una entrevista en TVE, el por entonces edil llegó a reconocer que en Bildu había "mucha gente que ha pretendido la paz desde el principio". Por esta razón, rechazaba excluir a la formación abertzale: "Yo hablo con el PSOE, con el PNV y con Bildu. Excluir en este momento no está en la agenda y no creo que aporte".

Desde el PNV, incluso tacharon a Maroto como el alcalde que más pactó con Bildu, "un día sí y otro también". "Pero si incluso ha dicho en el Ayuntamiento que estaba dispuesto a pactar con Bildu y que era amigo de los concejales de Bildu con los que iba a tomar vinos", recordaron, acusando al popular de "hipocresía absoluta".

Pablo Casado, en contra de ilegalizar Bildu

Pablo Casado, por su parte, trata de encabezar la cruzada en contra de las negociaciones del Gobierno con EH Bildu, a los que define como "herederos de ETA". Según el líder popular, Pedro Sánchez "ha cruzado ya una línea negra al pactar con Bildu a cambio de acercar a presos de ETA con delitos de sangre a sus espaldas a cárceles cercanas al País Vasco". Así, ha definido los acuerdos como "indignidad moral".

No obstante, cabe recordar que Pablo Casado, cuando era diputado en las Cortes por el Partido Popular, votó en contra de la ilegalización de la formación abertzale en 2012, una propuesta que llevó al Congreso de los Diputados Rosa Díez cuando estaba al frente de UPyD. Todos los grupos parlamentarios, incluido el PP, votaron en contra de la propuesta de la magenta.

Leopoldo Barreda, diputado del PP, incluso acusó a Rosa Díez de promover la iniciativa con el objetivo de "poner en entredicho al Gobierno" (entonces en manos de Mariano Rajoy) y estar basada en la "demagogia y el oportunismo". "No admitimos de usted ni media lección", aseguró.

Pero en 2013, UPyD insistido en su idea y pidió endurecer la Ley de Partidos para ilegalizar a Bildu, Sortu y Amaiur. El resultado fue el mismo y el PP volvió a dar la espalda a Rosa Díez, que ahora es muy cercana a la formación conservadora. José Antonio Bermúdez de Castro, diputado popular, tachó la medida de "innecesaria, carente de rigor jurídico y contraproducente" y acusó a la dirigente de UPyD de "oportunista".

Artículos recomendados

Comentarios