Buscar
Usuario

Política

El gobierno de Trump pretende dejar de reconocer a las personas transexuales

La administración estadounidense defiende que el género viene determinado por los genitales y no es sujeto de cambio.

Se calcula que en el país norteamericano habitan aproximadamente 1,4 millones de ciudadanos trans, sin cuantificar a los que no han salido del armario o no han comenzado su transición. Este tránsito ya es un camino bastante pedregoso y ahora la administración de Donald Trump quiere acabar con el derecho de estas personas a existir con su identidad.

Los avances que había conseguido el gobierno de Obama en materia de derechos civiles de las personas transgénero, se verían totalmente anulados ante la amenaza republicana. La base de este nuevo ataque al colectivo trans es la definición que aporta el Departamento de Salud del gobierno en referencia a la determinación del sexo (el cual meten en el mismo saco que el género) "sobre una base biológica clara, basada en la ciencia objetiva".

De ser aprobada la medida, el sexo de una persona solo podría ser femenino o masculino, no sujeto a cambio y determinado por los genitales con los que haya nacido. Cualquier disputa debería ser resuelta con una simple prueba de ADN en los que los cromosomas determinarían el sexo, dejando, por tanto, de lado a los intersexuales con combinaciones cromosómicas diferentes a las típicas XX o XY.

Trump sosteniendo la bandera LGBT+ durante un acto de campaña en 2016 "Trump sosteniendo la bandera LGBT+ durante un acto de campaña en 2016"

Trump contra los derechos trans

Desde que se convirtiera inesperadamente en el presidente de Estados Unidos no han sido pocas las veces que ha atacado los derechos y la seguridad de las personas trans de su país. La principal ofensiva fue la prohibición de su entrada en las fuerzas armadas alegando motivos económicos por el supuesto gran desembolso de dinero que supondría el coste médico del cambio de género de los 13.000 soldados trans que sirven en su ejército.

La noticia ha provocado una gran respuesta por parte de organizaciones dedicadas a la defensa de derechos civiles. El próximo lunes hay prevista una protesta frente a la Casa Blanca. De momento, las protestas se han visibilizado en Twitter a través del hashtag #wontbeerased (no seremos borrados) en el que también una gran cantidad de celebrities han mostrado su rechazo a la propuesta de la medida.

"Aunque hoy te puedas sentir ignorado, debes saber que esta no es la realidad de la humanidad. Esto es otra demostración más de un liderazgo conducido por la ignorancia #LosDerechosTransSonDerechosHumanos #NoSeremosBorrados", escribía Lady Gaga en su cuenta de Twitter. 

Artículos recomendados

Comentarios