Eurovisión 2018: Grecia vuelve a sus raíces con polémica

Eurovisión 2018: Grecia vuelve a sus raíces con polémica

Los helenos cancelaron su preselección y se quedaron con una sola candidata: Gianna Terzi.

Televisión Luis Mesa Luis Mesa 04 Marzo 2018 17:47

Eurovisión dura todo el año. Pese a que el festival sea en mayo, desde enero las selecciones nacionales comienzan a aparecer por las televisiones europeas y el eurofan puede tener entretenimiento durante más de cuatro meses. En una infinidad de métodos de selección, las principales vías son o bien dejarlo en manos del público o apostar por una elección interna, lo que podríamos llamarlo un dedazo, vaya.

Si hablamos de Grecia, este año han apostado por el camino de en medio. La ERT, televisión pública helena, luego de conseguir un decimonoveno puesto en Kiev tras una selección interna, para 2018 se había planteado una preselección de altura, de cara a la audiencia y televisada. Contando con los tres principales sellos musicales del país, y artistas contrastados, todo quedaría en manos de un jurado profesional que seleccionaría la mejor canción para volver a luchar por el festival. El 'Ellinikos Telikos' volvía a la delegación griega.

Sin embargo, en cuestión de un mes y medio la preselección se ha caído por completo y Grecia ha acabado acudiendo al dedazo tal y como hizo en 2017. Finalmente, Gianna Terzi y su canción 'Oneiro Mou' (Mi sueño) viajará a Lisboa sin alternativa. Con todo, creemos que es una buena opción. 

El problema: una aportación económica

Terzi en la única imagen de la candidatura hasta el momento "Terzi en la única imagen de la candidatura hasta el momento"

La historia de este 'Ellinikos Telikos' ha sido efímera. Habiéndolo planteado con la presencia de cinco artistas tras descartar más de quince canciones previo al inicio de las galas, ya en noviembre dos se caían de la lucha, y en febrero otros dos desaparecían de la preselección. El motivo, económico.

Y es que la ERT exigía una determinada dotación económica en términos de financiación de las galas, una cantidad a la cual solo asumió pagar Panik Records, sello de Gianna Terzi. Tras la caída de los otros dos sellos musicales y sus apuestas, la fórmula era sencilla, Gianna marchaba a Lisboa sin tener que sudar en exceso. 

De momento, poca explicación más se ha ofrecido por parte de la televisión griega, la que poco tardó en confirmar a 'Oneiro Mou' como la canción que les representará en Lisboa. A través de un 'Lyric video' y la versión de estudio del tema, la canción ha sido presentada. Se espera en próximas fechas poder ver un directo, que en definitiva es lo que importa de cara a un certamen como Eurovisión.

El griego ha vuelto

Demy no consiguió los resultados esperados en Kiev el año pasado "Demy no consiguió los resultados esperados en Kiev el año pasado"

Ajeno a líos burocráticos, lo importante es la música. Escuchando 'Oneiro Mou' de cerca, lo cierto es que el objetivo de la televisión griega está más que cubierto: sonar griego tras el descalabro de Kiev. 

Luego de una experiencia desastrosa el año pasado de la mano de Demy y su 'This is Love', con el que apenas alcanzaron la final y acabaron en el vagón de cola del festival, este año el objetivo era volver a sonar heleno fuera como fuere. 

La canción ofrece un ritmo actual sin dejar de lado la herencia griega que tan bien ha funcionado siempre al país en el festival. Desde la victoria de Helena Paparizou en 2005, la predilección por la voz femenina por la delegación griega es importante (Kalomira, Anna Vissi, Demy o Eleftheria Eleftheriou son buenos ejemplos), y en esta ocasión encuentran a una artista consagrada en el país que en la actualidad trabaja en Estados Unidos.

Con dos discos bajo el brazo y siendo hija de la leyenda de la música helena Iaiko, Terzi llega a Lisboa con una canción que si optara por el inglés podría perderse entre muchas (no sería la primera vez que Grecia termine optando por una traducción a última hora), pero que actualmente suena interesante para no tener problemas para alcanzar la final.

Ya solo queda saber hasta que punto la polémica con la preselección ha podido salpicar a la candidatura griega. Desde España bien sabemos lo que puede afectar una preselección extraña a la promoción de la canción luego de lo vivido con Manel Navarro en Kiev, y en el caso griego puede ir por los mismos derroteros. Habiendo sido cordiales pero mostrando su disconformidad también, los otros candidatos a la preselección no dudaron en quejarse en su momento, y ante hechos así, se habla más de la polémica que de la propia canción. 

De momento, la canción dentro del lío es más que defendible en Lisboa y puede dar la sorpresa. Sin traducciones, con una voz a la altura (que está por ver) y una puesta en escena al nivel de la canción, Grecia puede y debe colarse en la final del sábado. Lo demás, esperemos que se quede en el camino. 

Comentarios