Eurovisión 2019: Chequia confía en el indie más pegadizo

Eurovisión 2019: Chequia confía en el indie más pegadizo

La banda Lake Malawi llevará 'Friend a friend' a Tel Aviv el próximo mes de mayo.

Televisión Luis Mesa Luis Mesa 25 Marzo 2019 18:00

Cuando hablamos de finales nacionales de camino a Eurovisión siempre se nos vienen a la cabeza grandes galas de larga duración con grandes desembolsos en puestas en escena. Sin embargo en el mundo eurovisivo no todo es 'Melodifestivalen' o el 'Festival de Sanremo', sino que en muchas ocasiones algunos procesos son cuanto menos lowcost

Este es el caso de República Checa. Los checos, que históricamente han tenido poco interés por el Festival de Eurovisión desde su ingreso en 2007, se encontraron el año pasado con su mejor resultado histórico, ese sexto puesto de Mikolas Josef y su 'Lie to me'. Siendo Mikolas el segundo checo en llegar a la final en toda su historia, es de entrever que la devoción de la televisión checa por el festival no sea completa. 

Sin embargo, luego de un buen resultado, siempre surgen ganas de empeñarse más en la preparación al festival. De hecho, la CT ya ha confirmado que de cara a 2020 iniciarán una serie de galas televisadas para elegir a su representante al festival, una grata noticia que no ha llegado a tiempo para este 2019. 

En el camino a Tel Aviv, la pública checa ha vuelto a apostar por un proceso online a nivel global complementado por las valoraciones de un panel de expertos muy eurovisivo. Entrando ocho canciones en la carrera hacia el festival, cualquier persona del mundo podía votar por su favorita, al mismo tiempo que un total de diez jurados votaban al más puro estilo eurovisivo, otorgando 12 puntos. Entre los expertos encontraríamos nombres tan conocidos como los de Ira Losco, JOWST, Ryan O'Shaughnessy oElina Nechayeva. 

Precisamente sería el jurado el encargado de decantarse por la banda Lake Malawi y llevarla a Eurovisión. Solo con el testigo de unos videoclips grabados por los propios artistas con su móvil (ya avisamos que era todo muy lowcost), el televoto se había decantado por Barbora Mochowa y su canción 'True colors', mientras los expertos optaron por este grupo indie que trae un toque ochentero al festival con el gran reto de volver a una final tal y como hizo Mikolas Josef. ¿Lo conseguirán?

Reflejo de una industria

La estética juvenil ya le funcionó genial a Chequia en Lisboa "La estética juvenil ya le funcionó genial a Chequia en Lisboa"

Pese a hacer videoclips con un móvil, o ceñir la preselección a una página web, República Checa ha dado sensación de traer un reflejo de su música a Eurovisión. Pese a tener solo una canción en su lengua natal, lo cierto es que la influencia del indie y de la música experimental habla bien de una televisión que no ha caído en encargos a compositores suecos, baladas de traje largo más que vistas ni canciones pop sin esencia.

Más allá de Lake Malawi y su 'Friend of a friend', la preselección checa se ha destapado como una de las más peculiares de las finales nacionales este año, un dato que demuestra que a pequeños pasos también se puede ir creciendo en el festival. Creemos que a Tel Aviv parte la canción más festivalera y pegadiza de cuantas había, pero perfectamente otras alternativas como 'True colors' o 'Space sushi' hubieran cumplido en el festival, siempre con la duda de si cumplir es suficiente como para ganarte un puesto para la final del sábado. 

El directo lo dirá todo

Lake Malawi en foto promocional "Lake Malawi en foto promocional"

'Friend of a friend' no es más que una simpática historia de cuernos con la vecina de abajo. Con sonidos de sintetizadores y reminiscencia al pop de los últimos años ochenta, Lake Malawi presenta una canción atractiva y tremendamente pegadiza que pretende no dejar a nadie indiferente en Tel Aviv sin demasiados alardes. Lo cierto es que

Sin renunciar a los colores vivos y el rollo urbano que tan bien les funcionó con Mikolas, no parece complicado transmitir el buen rollo de esta canción, y si consiguen enganchar al público, la final puede dejar de parecer una utopía para un país que antes de Josef solo había aparecido por ella en 2016 con Gabriela Guncikova y su baladón 'I stand'. 

VALORACIÓN: Tremendamente pegadiza (16/25)

Desc "Desc"

Hay tópicos que son completamente ciertos en Eurovisión. Uno de ellos es eso de que Europa oye la canción en apenas tres minutos, y en solo 180 minutos un país debe convencer al espectador de que le vote. Soniquetes como el de este 'Friend of A friend' bien merecen levantar el teléfono.

Siendo un serio candidato a Guilty Pleasure del año (aquella canción que no se escapa nunca de la cabeza), República Checa vuelve a apostar por el carisma y el talento joven, acercándose este año mucho más al indie más global con herencia del pop ochentero. 

No es excesivamente checo ni suena a ello, pero que suene global es un acierto. Junto a todo esto, su tarareo ya hace a la canción festivalera, en un registro no del todo explotado en el festival. ¿Convencerán a Europa?

Comentarios