Buscar
Usuario

Noticias

Fuerzan la caja fuerte de una 'escape room' para robarla y solo encuentran pistas

Los ladrones finalmente se llevaron varios dulces que había en el local, 10 euros en efectivo y una caja valorada, eso sí, en 400 euros en el mercado.

Fuerzan la caja fuerte de una 'escape room' para robarla y solo encuentran pistas

Un grupo de ladrones entró con el objetivo de forzar la caja fuerte de la sala de 'escape room' Mysterium, en Utretch, pensando que se encontrarían con toda la recaudación conseguida a lo largo de la jornada. Pero nada más lejos de la realidad: cuando la abrieron se llevaron una desagradable sorpresa, solo había pistas.

Los hechos han ocurrido en esta ciudad de los Países Bajos, según han informado los medios locales. Al acudir a trabajar como cada mañana, uno de los empleados se dio cuenta de que el suelo estaba lleno de cristales rotos.

"Pronto se hizo evidente que habíamos sufrido un robo durante la noche", ha relatado Anna-Maria Giannattasio, propietaria de la sala. Cuando accedieron al local, los empleados observaron que los ladrones se habían llevado la caja fuerte.

Sin embargo, pese a que el grupo de delincuentes pensó que este objeto guardaba dentro la recaudación del negocio, solo era un objeto que formaba parte del juego y cuya llave se encontraba en la misma sala.

Los ladrones no se llevaron prácticamente botín "Los ladrones no se llevaron prácticamente botín"

Por ello, desconociendo este último dato y tras un rato forcejeando con su cerradura, lograron abrirla, pero se llevaron una decepción al ver que solo había pistas en su interior. Una clara decepción que convirtió el robo en un fallo.

No es la primera vez que se produce un robo en la misma sala.

A pesar de la torpeza, el daño está hecho y debe ser reemplazado. Además, los ladrones se llevaron una cámara valorada en nada menos que 400 euros, 10 euros en efectivo y algunos dulces que se encontraban en el local.

"Es especialmente molesto que tengamos que lidiar con estas cosas, una acción tan cobarde en tiempos tan difíciles", se ha quejado la propietaria, que como todo el sector del ocio, sufre con dureza las restricciones que impone el coronavirus.

"Por cierto, tengo mucha curiosidad por saber si los ladrones podrían escapar si estuvieran dentro como nuestros clientes", ha añadido, intentando quitar algo de hierro al asunto. No es la primera vez que la sala sufre un robo. Hace dos años, un grupo de ladrones se colaron en el interior del local y se llevaron consigo un sustancial bote. "Qué tontos. En un lugar así no encontrarás oro, sino acertijos", concluye Giannattasio.

Artículos recomendados

Comentarios