Buscar
Usuario

Noticias

Los enredos amorosos de Javier Ardines: "Había muchos maridos enfadados con él"

El asesinato de Ardines conmocionó a su pueblo y levantó muchas sospechas entre sus vecinos.

La reconstrucción de la vida íntima de Javier Ardines, concejal de Izquierda Unida de Llanes, ha permitido la detención de cuatro personas por su supuesta relación con el asesinato de este el verano pasado. Tres de ellos fueron detenidos el martes 19 por la mañana en sus domicilios a primera hora, y una cuarta persona en Suiza.

La Guardia Civil detuvo en Amorebieta (Vizcaya) a Pedro Luis Navia,  un amigo del edil, de 48 años, casado y con dos hijos, como presunto autor intelectual del crimen. Supuestamente fue él quien contrató los servicios de, al menos, dos de los otros tres arrestados, que actuaron como sicarios asesinando a Ardines muy cerca de su vivienda.

El suceso conmocionó a los 14.000 habitantes de esta localidad asturiana. Por la filiación política de la víctima, la noticia saltó a los medios y se especuló con que el crimen podía estar relacionado con temas urbanísticos o políticos, o incluso con los conflictos laborales del concejal con varios colectivos de funcionarios.  

La Guardia Civil no tardó, sin embargo, en centrarse en la hipótesis del móvil pasional, según confirma El Confidencial. La razón la encontraron en el teléfono de la víctima, gracias al que se pudo reconstruir su vida íntima y descubrir las razones por las que podría haber sido asesinado. El concejal seguía conviviendo con su mujer, pero esta reconoció tras el crimen que ya no eran pareja desde hace bastante tiempo.

Los dos detenidos como supuestos sicarios del asesinato de Ardines "Los dos detenidos como supuestos sicarios del asesinato de Ardines"

Secretos en el teléfono móvil 

El teléfono del político reveló que este había mantenido el contacto con varias mujeres de la zona. El mismo día del asesinato, Ardines había quedado para salir a navegar en su barco a la seis de la mañana con una amiga. La mujer resultó ser la esposa del médico, que estaba ese día de guardia, y al que, casualmente, le tocó certificar su muerte.

Los agentes tomaron declaración a varias mujeres del municipio para poder cerrar líneas de investigación y así focalizar sus esfuerzos en la que les condujo hasta Amorebieta. Allí vivía Pedro con su familia durante el año. En vacaciones, la familia se mudaba a Llanes, donde tenían desde hacía años un chalé en una parcela de 750 metros cuadrados a solo 100 metros de la vivienda del concejal. Pasaban mucho tiempo en su segunda residencia. La mujer de Pedro y la de Ardines son familiares y entre las parejas había una relación de amistad, que se pudo corroborar con fotos en el pérfil de Facebook del presunto autor del crimen. 

La principal sospecha de los investigadores es que Pedro decidió matarlo al sospechar que estaba teniendo una relación sentimental con su esposa. En lugar de asesinarlo él mismo, decidió encargar el crimen a dos sicarios argelinos. Los cuatros fueron arrestados ayer por orden del Juzgado de Instrucción número 1 de Llanes, que mantiene el secreto de las actuaciones.

Artículos recomendados

Comentarios