Elon Musk; el tipo que quiere salvar a la humanidad colonizando Marte

Elon Musk; el tipo que quiere salvar a la humanidad colonizando Marte

Este Domingo 17 de Enero intentará aterrizar un cohete de 40 millones de dólares de pie e intacto en medio del océano.

Ciencia Samuel Aneiros Samuel Aneiros 17 Enero 2016 16:07

Atentos al siguiente párrafo.

Este Domingo 17 de Enero de 2016, alrededor de las 19:30 hora española, una empresa privada aeroespacial llamada SpaceX, propiedad de Elon Musk, uno de los que fueran fundadores de Paypal, encenderá los 9 motores orbitales Merlin 1D (el motor más potente y A LA VEZ más barato de la historia) de su cohete Falcon 9 v1.1, con la misión de poner en órbita un satélite oceanográfico de la NASA. Hecho eso, la fase 1 del cohete (la fase 1 es la parte más grande, la de una altura de 14 pisos, la que se enciende al principio y proporciona la mayoría de la velocidad, la que se enciende al final de la cuenta atrás, la que normalmente se suelta cuando se queda sin combustible y se destroza al volver a la atmósfera o se deja caer al mar) volverá a la Tierra, e intentará aterrizar por sí mismo de nuevo, intacto y en vertical, en una plataforma marítima que no está tripulada por seres humanos y que estará en medio del océano, soportando un oleaje de entre tres y cuatro metros.

Así fue el resultado final. El Falcon 9 logró ponerse en órbita al satélite pero falló al regresar a la Tierra y tratar de aterrizar. Y no fue un problema de estar en medio del océano, o un fallo de cálculo o un problema en los motores, por ejemplo. El problema fue que no se desplegó una de las patas, posiblemente por hielo generado a la vuelta al planeta, provocando que el Falcon acabara explotando, tal y como ha compartido el propio Elon Musk en Instagram:

La empresa quiere perfeccionar el aterrizaje en medio del mar como vía de mejorar aterrizajes a alta velocidad, algo importante en el futuro. A pesar de no llevarlo a cabo con éxito, dados los logros alcanzados no se puede considerar que la misión fuese un fracaso. Y no solo porque la explosión dejara dos grandes partes reutilizables, algo que permitirá ahorrar dinero a la empresa en próximos intentos.

Este acontecimiento es increíblemente importante y emocionante por muchos motivos, pero el principal es más sencillo de entender con los siguientes datos aproximativos.

 - Cada lanzamiento del Falcon 9 cuesta unos 60 millones de dólares.

 - El coste del oxígeno y el combustible es de tan solo unos 200.000 dólares.

 - La Fase 1 representa más o menos el 70% del coste del cohete.

Esto equivale a comprar un ciclomotor de 1500€, echarle 5€ de gasolina, ir  la compra con él y luego tirarlo a un contenedor de basura cada vez que quieres ir a hacer la compra. O como el propio Elon Musk dice, "como deshacerte de un avión de pasajeros después de cada viaje". Llevamos 60 años haciendo las cosas así en lo que se refiere a exploración espacial.

La idea de la reutilización no es nueva en la carrera espacial. De hecho, el fácilmente reconocible transbordador STS ha servido a la humanidad en 135 misiones durante 30 años, y buena parte de sus componentes (incluidos los dos cohetes aceleradores, pero no el tanque externo principal) se reutilizaban tras varios meses de trabajo de restauración.

El Space Shuttle "El Space Shuttle"

Pero lo que Musk y SpaceX planean para su Falcon 9 a medio plazo es diferente; es lanzar carga al espacio, reaterrizar todos los componentes y tenerlos listos para volver a lanzar en 24 horas sin apenas gastar dinero en ello. Para eso, es importante que los cohetes puedan volver a aterrizar intactos con éxito.

¿Os preguntáis qué aspecto tiene un cohete aterrizando intacto con éxito tras poner su carga en órbita? Oh, bueno, estáis de suerte porque podéis ver este vídeo de cómo ya lo hicieron en Diciembre.

Si ese vídeo no hace que el corazón os lata más fuerte, es que no tenéis corazón.

La empresa estima que, en un escenario de lanzamientos lo bastante frecuentes, esto podría dividir por cien los costes de lanzamiento. Es decir, convertir lanzamientos de 60 millones de dólares en lanzamientos de 600.000 dólares.

Y esa ni siquiera es la parte increíble. La parte increíble empieza cuando dejas de preguntarte cómo y empiezas a preguntarte por qué. Y esa pregunta te lleva a otra más importante. Quién.

Elon Musk

En el sistema capitalista en que vivimos, las grandes empresas aerospaciales no tienen un gran interés en abaratar sus costes. En términos muy sencillos, si un cohete es 100 veces más barato de utilizar, tienes que empezar a cobrarle a tus clientes 100 veces menos, y hacer 100 veces más lanzamientos para compensar. En términos menos sencillos, cuando tu negocio es tan opaco como este, y hay tan pocos comensales a la mesa para repartirse el pastel, y tus costes empiezan en 60 millones de dólares por lanzamiento, el margen de beneficio y de negociación de contratos es mucho más amplio. Así que posiblemente la decisión de hacer la exploración espacial más barata no tenga demasiado sentido.

¿Por qué quiere Elon Musk lanzar cohetes por medio millón de dólares cada vez?

Porque quiere establecer una colonia humana en Marte. No, no es coña. 

Elon Musk delante de un montón de COSAS TECNOLÓGICAS "Elon Musk delante de un montón de COSAS TECNOLÓGICAS"

El pasado 5 de enero de 2015, en un Ask Me Anything en reddit, afirmó que a finales de ese año desvelaría oficialmente sus planes para enviar 110 toneladas métricas de cargamento al planeta rojo. Su visión a largo plazo es impresionante; una colonia de unas 80.000 personas primero, con el objetivo de llegar a un millón para considerar a la especie humana "oficialmente multiplanetaria".

"Imagínate que estás en la cúspide del imperio romano, ¿qué harías, qué acciones emprenderías para minimizar la caída?", preguntaba Musk a un periodista de The Guardian en Julio de 2013. "La historia nos sugiere que las civilizaciones son cíclicas. Puedes ir hacia atrás tanto como quieras - los babilonios, los sumerios, los egipcios, los romanos, los chinos. Obviamente estamos en una parte muy alta del ciclo ahora mismo, y con suerte seguirá así. Pero quizá no.  Podría haber una serie de eventos que lleven al colapso de nuestra tecnología. Dado que es la primera vez en 4.500 millones de años que la humanidad tiene la posibilidad de extender la vida más allá de la Tierra, parece que sería inteligente actuar mientras la ventana está abierta, y no contar con que estará abierta mucho tiempo".

El llamado "Tony Stark de la vida real" quiere, literalmente, salvar a la humanidad. Y lo está haciendo de varias formas distintas; además de diseñando cohetes que aterrizan solos en el mar, Musk está creando coches exclusivamente eléctricos, revolucionarios y absurdamente seguros, que cualquier otro empresario vendería por millones de dólares. Os presento el Tesla Model S, el coche más seguro, inteligente y molón del mundo.

Want. "Want."

Por haceros una idea, actualmente Tesla está buscando desarrolladores de software que trabajen en el sistema Summon para todas sus líneas de vehículos, lo que permitirá que una persona en Sevilla pulse un botón de su coche y este salga de su garaje de Madrid y vaya a buscarle sin que nadie lo conduzca, y recargando las baterías automáticamente en la red gratuita de supercargadores Tesla que empezarán a aparecer en nuestra geografía en este 2016. 

Para abaratar más aún su próxima línea de coches eléctricos, Tesla se servirá de su propia fábrica de baterías en Nevada, que empezó a construirse el año pasado y en 2020 producirá más baterías de ion de litio de las que se produjeron en todo el planeta en 2013. El objetivo es la manufactura de un coche inteligente, 100% eléctrico y para la clase media que revolucione el mundo del automóvil y cambie la tendencia contaminante para siempre.

Mientras tanto, otra de las empresas de Musk, SolarCity, es ya el mayor proveedor de energía solar de Estados Unidos, y acaba de anunciar que empezará a producir en breve la célula fotoeléctrica más avanzada y eficiente de la historia, entre un 30 y un 40% más que ninguna existente.

En los ratos libres que le deja esos dos temas de colonizar Marte y acabar con el calentamiento global vendiendo paneles solares y el mejor coche de la historia, Musk también investiga para conseguir bobadas secundarias como obtener una super inteligencia artificial y hacerla de código abierto o teorizar un sistema de transporte terrestre que podría cruzar Estados Unidos en media hora.

Cuando empiezas a leer sobre este tipo, sobre todo lo que quiere hacer, sobre cómo y por qué quiere hacerlo y sobre la alucinante realidad de todo lo que ya ha conseguido, se crea un espacio en tu cabeza entre el asignado a "la realidad" y el asignado a "la ciencia ficción", que se llama "cosas que quiere hacer Elon Musk". Esa es la razón de que esta tarde, mientras veo un cohete espacial intentar aterrizar en vertical en una plataforma operada por un drone en medio del océano, no solo estaré viendo un gran logro (o un gran tropiezo) de la humanidad, sino algo más ilusionaste, poco común y a la vez terrorífico; cómo un solo hombre hace realidad por enésima vez algo que parece ciencia ficción, solamente porque no cree que las cosas sean imposibles solo porque lo digan los demás.

1 Comentario

  • Más recientes
  • Mejor valorados