Buscar
Usuario

Noticias

Desmadre en Mallorca: sexo en la terraza de un hotel

La isla vuelve a ser el foco de todas las miradas debido a los escándalos sexuales que frecuentemente se producen en sus lugares más visitados.

Desmadre en Mallorca: sexo en la terraza de un hotel

Magaluf se ha convertido en el punto central de los excesos veraniegos de los jóvenes extranjeros. Británicos y alemanes hacen del alcohol su principal herramiento en los meses de calor inundando las calles de estampas poco edificantes. Además, también ocasionado problemas verdaderamente peligrosos, como el balconing, que ha dado lugar a multitud de víctimas mortales.

Pero parece que los balcones no solo se usan para saltar a la piscina: ahora también es el escenario perfecto para mantener relaciones sexuales.  Una pareja ha sido descubierta practicando sexo oral a plena luz del día y alguien estuvo ahí para grabarlo, y cómo no, compartirlo en WhatsApp. El vídeo ha corrido como la pólvora, tanto por redes sociales como por medios de comunicación, que se han hecho eco de lo ocurrido en El Arenal, una localidad de la isla balear, popular por ser uno de sus puntos turísticos más transitados

Numerosas zonas de Mallorca se pusieron sobre alerta en los últimos años, ya que debido a la afluencia de turistas extranjeros alrededor de toda la isla en la temporada estival las prácticas de sexo no cesan y los empresarios y directivos del sector hostelero son conscientes de la imegen negativa que se ofrece por este tipo de conductas. Por ello, las autoridades y la Administración han querido provocar un cambio de modelo, que desgraciadamente no parece ser del todo efectivo. 

Incidente tras incidente

El hecho de que la isla balear sea uno de los rincones más populares entre aquellos extranjeros que deciden visitar nuestro país en verano también motiva que cada día sean más los altercados y escándalos que se producen en sus calles y complejos hoteleros.

Los más sonados, el de una pareja teniendo sexo en una calle de Palma y el de otra escena sexual en Magaluf, a plena luz del día. Pese al riesgo de multas que podrían alcanzar los 600 euros, los turistas no se cortan un pelo y es que pese a que los avances se han evidenciado con la llegada de un turismo más familiar, las imágenes siguen sin dejar en buen lugar a la isla. 

Los británicos y los alemanes se sitúan entre los que más involucrados están en los polémicos sucesos, aunque no siempre responden a un motivo estríctamente sexual, sino que la Policía y los servicios de emergencia también han tenido que asistir al rescate de civiles tras practicar balconing o sufrir incendios, accidentes automovilísticos, agresiones o robos

Artículos recomendados

Comentarios