Buscar
Usuario

Economía

La crisis de Douglas: del auge por toda España a cerrar 7 de cada 10 perfumerías y despedir a casi 1.000 empleados

Douglas enfrenta una seria crisis mientras que la competencia, firmas como Primor o Druni, diseñan planes de crecimiento.

La crisis de Douglas: del auge por toda España a cerrar 7 de cada 10 perfumerías y despedir a casi 1.000 empleados

Era 2017 y Douglas se consolidaba en España como todo un gigante del sector de las perfumerías. La compra de dos cadenas como Bodybell y las tiendas If era clave para crear una máquina de 300 millones de euros, situando a España en el 'top tres' global de mercados para esta firma alemana, solo superada por la propia Alemania y Francia.

Cinco años después, el panorama se muestra completamente distinto. La pandemia ha supuesto un gran zarpazo para sus ventas, pero también un cambio de modelo de negocio que existe y que prima la venta online. La compañía, en definitiva, ha frenado en seco en nuestro país y asegura que sus operaciones no son rentables.

Este último argumento es la excusa que esgrime para cerrar ahora 7 de cada 10 establecimientos y despedir a casi 1.000 personas. La propuesta inicial de la firma alemana se situaba en 136 clausuras, aunque finalmente puede reducirse a alrededor de 120.

El argumento de la compañía con todos estos movimientos es el siguiente: "La posibilidad de futuro para la filial española pasa necesariamente por recuperar la viabilidad, para lo que es imprescindible una adaptación de la red comercial que abra una oportunidad a aquellas tiendas con mayor potencial".

El paso de los últimos años ha afectado a la cadena de perfumerías. La cadena alemana está controlada por la empresa de capital de riesgo CVC, que la adquirió en 2015 a Advent por 3.000 millones de euros. Se trata de una multinacional que opera en toda Europa y donde la firma de inversión ha planteado varias alternativas para salir de su accionariado.

Las firmas de capital de riesgo se suelen dar cinco años para permanecer en una empresa y rentabilizar su inversión. CVC, antes de la pandemia, intentó colocar en bolsa a Douglas. Sin embargo, la crisis sanitaria acabó con todos los planes.

Un gran crecimiento en España a base de comprar a la competencia

Douglas ha experimentado un gran crecimiento en España, a base de comprar a firmas de la competencia. En 2017 adquirió Bodybell e If. La primera, de hecho, era fruto de una fusión y contaba tras de ella con una firma de capital de riesgo. En 2005, Bodybell estaba controlada por la firma N+1 y se quedó con su competidor Juteco en una transacción valorada en 100 millones de euros. Por su parte, tras If había un dueño más tradicional puesto que, hasta su integración en Douglas, formaba parte del grupo Eroski.

Con ello, Douglas consiguió un conglomerado de firmas que que, bajo su marca, acumuló una red de más de 380 tiendas y la previsión de alcanzar un volumen de ingresos de 300 millones de euros. Pero las previsiones no se materializaron: antes de la pandemia, de hecho, la firma entró en números rojos: en 2019 perdió casi 19 millones s euros, un resultado negativo que triplicó en 2020, hasta 52,5 millones de euros, en el año de mayor impacto del Covid.

Ese año, también asumió una caída de ingresos del 18%, cuando se quedó en 200,4 millones de euros. Por ello, en su memoria anual, aseguró que no contaba con liquidez suficiente para hacer frente a los vecimientos de deuda de 2022 y 2023, lo que ponía en duda su continuidad como empresa en funcionamiento.

En ese contexto, la plantilla ha acumulado recortes de empleo. El pasado mes de febrero de 2022, la empresa anunció el cierre de 136 tiendas en España y el despido de casi 1.000 personas. Por ello, los representantes de los trabajadores, al mismo tiempo, intentan negociar que el impacto de los cierres sea menor, han convocado tres jornadas de huelga. La última coincide con la reunión entre los representantes sindicales y la empresa.

CCOO explica a El Diario que se han salvado 12 tiendas y se ha propuesto extenderlo a otras 33, pero la empresa se niega. Además, tampoco hay acuerdo en las indemnizaciones para los trabajadores despedidos: se piden 35 días por año trabajado y 24 mensualidades, mientras que la empresa propone 30 días y un máximo de 19. "Hace dos años había más de 2.200 empleados. Actualmente, hay cerca de 1.500 y, con lo que propone Douglas, la plantilla, como mucho, se quedaría en 600 personas", explica Rolando Cano, responsable del área de acción sindical de la Federación de Servicios de CCOO, a El Diario.

Mientras, también hay quejas por otro de los cambios que plantea la dirección, eliminar las pagas extra por trabajar en fin de semana o eliminar los pluses de nocturnidad para quienes trabajan en los almacenes. La plantilla, en la escala más baja, no llega a los 1.000 euros mensuales.

Douglas aprobó a finales de 2021 su último convenio colectivo. En él, el salario base de sus empleados como reponedores, en caja o auxiliares de tienda o de almacén es de 903,51 euros al mes. El sueldo base más alto, el de puesto de dirección en tienda, 1.175,46 euros; sin incluir incentivos.

Mientras Douglas cierra perfumerías, la competencia diseña planes de crecimiento, tal y como muestran otras enseñas como Primor o Druni. La consultora Kantar indica que el ranking de perfumería e higiene lo ocupan, al cierre de 2021, Mercadona, Carrefour, Primor, Druni y El Corte Inglés.

Artículos recomendados

Contenidos que te pueden interesar