Buscar
Usuario

Vida

El negro futuro de la reina Letizia: todo lo que le sucedería si se divorcia de Felipe VI

Muchas son las voces que apuntan a que el matrimonio estaría esperando a que la princesa Leonor alcance los 18 años, aunque todo son conjeturas.

El negro futuro de la reina Letizia: todo lo que le sucedería si se divorcia de Felipe VI

Quién se lo iba a decir a ella. Allá por el año 2004, una joven y exitosa periodista que había trabajado para CNN+ y Radio Televisión Española contraía matrimonio con el futuro sucesor a la corona española, por aquel entonces el príncipe Felipe de Borbón y Grecia. Letizia Ortiz Rocasolano se convertía en princesa de Asturias y como no, de todos los españoles, algo que nunca habría imaginado en todos sus años al frente del micrófono y el teclado. Con el paso de los años, España empezaba a conocer a su futura reina y siguió detenidamente sus pasos, incluido su doble embarazo y su ascenso al trono en el año 2014. 

Belén Esteban tuvo que dejar paso a la verdadera princesa del pueblo, un torbellino en potencia con gran carácter y actitud que supo ganarse la admiración de su esposo y también la de todos los miembros de la Familia Real de nuestro país. Es criticada a la par que querida y después de todos años, se ha ganado un hueco en el conjunto de la sociedad civil. Sin embargo, levanta pasiones al igual que odios y son muchos los rumores que apuntan a su difícil personalidad; el trato autoritario y protector que tiene con sus hijas, muchas veces por encima de Felipe VI; su difícil relación con sus suegros y sus cuñadas; así como los momentos ciertamente desafortunados que protagoniza en cada acto o viaje institucional que realiza. En la memoria queda ya esa mítica frase que pronunció en 2010 en Mallorca ante unos periodistas: "¿Tú te crees que esto son vacaciones privadas? ¿Tienes tú la solución?".

Ser reina de España no es fácil, criar a dos hijas tampoco y mucho menos gustar a todo el mundo. No puede ser y a veces son unos cuantos los que tratan de verle tres pies al gato y aprovechar cualquier oportunidad para poner en entredicho la actitud de Letizia ante la opinión pública y los medios de comunicación. Algunos dicen que esta harta de ser reina y que realmente, no disfruta de su trabajo. Lo que sí sabemos es que a nuestra reina le encanta hacer gala de un gran estilo y una gran clase en cuanto a vestimenta se refiere, además entrena con gran ímpetu y sigue una dieta baja en calorías que mantiene su cuerpo en forma. Una mujer de armas tomar que pese a no ser de sangre azul, se ha ganado con creces el título de reina consorte, queriendo ser el mejor de los ejemplos para sus hijas. Tiene una árdua tarea, ya que junto al rey, han de criar a la futura sucesora del trono, la princesa Leonor.

Doña Letizia renunció a muchas cosas hace ya 15 años, sin embargo, ¿qué ocurriría si las cosas se torcieran y en un hipotético caso tuviera que abandonar Zarzuela y decir adiós a la corona?

1 Dejaría de ser reina

Doña Letizia seguiría ganando un sueldo de forma vitalicia por haber pertenecido a la Corona "Doña Letizia seguiría ganando un sueldo de forma vitalicia por haber pertenecido a la Corona"

Cuando doña Letizia contrajo matrimonio con don Felipe de Borbón y Grecia en la Catedral de la Almudena, la experiodista aceptaba un buen de cosas. Entre ellas, la de firmar unas capitulaciones reales que establecerían una serie de normas en caso de abandonar a su esposo. Las diferencias entre separación y divorcio son muy claras. Las famosas capitulaciones dictan lo que pasaría con todas sus posesiones como princesa y reina, así como sus ingresos, o la custodia de sus hijas.

Los rumores apuntan a que Letizia Ortiz gozaría de un salario vitalicio por ser la madre de la futura heredera de la corona española y por haber formado parte en sí de la Casa Real. A tales efectos, no volvería a ser plebeya, ya que se le otorgaría un módico salario por el que garantizarle un salvoconducto de cara a su nueva vida alejada de Palacio, aunque tendría dos residencias en las que poder instalarse fuera de Zarzuela, una de verano y otra de invierno. En la hipotética situacion de que esto se diera, tendría que abandonar el Pabellón del Príncipe en el que reside desde su matrimonio con don Felipe de Borbón, por el hecho de ser propiedad de Patrimonio. Solo en caso de haber separación, la madre de la princesa Leonor y la infanta Sofía mantendría el título de Alteza Real y por consiguiente reina de España. 

2 Perdería a sus hijas

Pese a que se le permitiría verlas, la actual reina consorte de España perdería todo derecho a mantener y vivir con sus hijas, la princesa Leonor y la infanta Cristina "Pese a que se le permitiría verlas, la actual reina consorte de España perdería todo derecho a mantener y vivir con sus hijas, la princesa Leonor y la infanta Cristina"

Podría ser el escándalo de los escándalos. No creemos que vaya a pasar, pero nunca se sabe. Sin embargo, las que peor paradas saldrían con el hipotético divorcio del matrimonio Borbón-Ortiz serían sus hijas, la futura reina de España doña Leonor y su hermana, la infanta Sofía. Hubo quienes recomendaron a la monarca oponerse a su firma, pero al parecer, fue una de las firmes condiciones de la corona de don Juan Carlos y doña Sofía para formar parte de su familia. 

El libro que David Rocasolano, abogado y primo de doña Letizia, sacó a la luz hace unos años, explica muy bien lo que la monarca aceptó hace ya más de una década y un lustro. La Casa Real de los Borbón y Grecia no aceptará un divorcio donde la consorte se quede con la custodia de las niñas, especialmente cuando una de ellas se convertira en jefa del Estado español. Ellas sí tienen sangre azul y han de estar del lado de su padre, el actual rey del país, quien se encargaría en todo momento de su formación, su educación y de todo lo relacionado a su manutención. Este punto ha sido puesto en entredicho por muchos, incluido el abogado, quien asegura que es la justicia quien únicamente debería decidir lo que ocurriría con la vida futura de las pequeñas. Esto es algo improbable y no se nos pasa por la cabeza que doña Letizia decida renunciar a sus hijas. Eso sí, ser reina tiene un precio, que depende como se observe, a la experiodista le ha salido muy caro... o muy barato. La posibilidad de divorcio es por tanto del todo incierta. 

3 No tendría no voz ni voto

El rey sería la única persona que, a efectos presuntamente legales, podría decidir sobre el futuro de su matrimonio con doña Letizia "El rey sería la única persona que, a efectos presuntamente legales, podría decidir sobre el futuro de su matrimonio con doña Letizia"

Como muchos han dicho siempre, doña Letizia no tiene sangre azul, es la consorte y simplemente cumple funciones de representación, asumiendo títulos que le han sido otorgados por el simple matrimonio con el que por aquel entonces era Príncipe de Asturias y hoy en día, rey del Estado español. Es por tanto, que la Constitución establece en su artículo 56 que "la persona del rey es inviolable y no está sujeta a responsabilidad".

¿Qué quiere decir esto? Pues sitúa al rey, nada más y nada menos, como la máxima autoridad. Lo que el haga y diga debe estar autorizado y avalado por el Presidente del Gobierno y los ministros competentes. Por lo tanto, a la reina consorte no gozaría de ningun poder de decisión en este caso. Las autoridades pasarían por la figura de Felipe VI para conocer cualquier decisión que involucrara el futuro de su matrimonio en relación con el devenir de la corona española. Si la reina Letizia quisiera divorciarse, sencillamente no podría. O ambos establecen un acuerdo mutuo o solo se escuchará lo que el rey tenga que decir ante este caso. Por tanto, los tribunales no aceptarían demanda alguna de divorcio y por tanto, no sería tramitada por mucho que ella quisiera. 

4 Una mala imagen

Jaime Peñafiel ha reiterado en numerosas ocasiones el poco gusto que le tiene a la esposa de Felipe VI "Jaime Peñafiel ha reiterado en numerosas ocasiones el poco gusto que le tiene a la esposa de Felipe VI"

Jaime Peñafiel ha sido desde hace años un gran conocedor de todo lo que ocurre en Zarzuela. Lo que sienten los miembros de la Casa Real, lo que manejan, sus tratos, su carácter, su intimidad... muchos de los detalles que todos conocemos fueron sacados a la luz por él, al menos en el campo de la prensa rosa. Bien es sabido el poco gusto que el periodista guarda por la reina Letizia. En caso de divorcio premeditado y solicitado al rey, ella destrozaría la imagen de la monarquía tal y como la conocemos hoy, algo que ha puesto en conocimiento de todos el licenciado en Derecho: "O Felipe se divorcia o Letizia se carga la monarquía".

La mala imagen que iría intrínseca a su figura en caso de darse semejante escenario iría en detrimento de la consorte, la dejaría por los suelos y sería la principal responsable de una Familia Real rota, algo que la sociedad actual no está demasiado acostumbrada a ver. Evidenciaría así, la mala gestión de la realeza española que desde lo que ocurrió en la misa de Pascua en Palma ha intentado lavar su imagen y tratar de enseñar que las diferencias están para asumirlas y superarlas. Muchos le echan la culpa al caracter de la esposa del rey Felipe VI, pues condenan su actitud soberbia y algo agresiva. Sin embargo, lo que pasa en Zarzuela y en los círculos reales es tan real, valga la redundancia, como la vida misma. No podemos caer bien a todo el mundo y doña Letizia tampoco lo pretende, aunque ha de andarse con cuidado, porque los más críticos la señalan como la responsable de traer esa mala imagen a la monarquía.

En caso de divorcio, sería aún peor y terminaría de denostar esa imagen, que ya se había tambaleado en el pasado por el divorcio de la infanta Elena y Jaime de Marichalar; el caso Nóos con la infanta Cristina y su marido Iñaki Urdangarín o las numerosas polémicas que han envuelto al rey emérito don Juan Carlos a lo largo de su casi 40 años al mando, sus idilios, haceres y deshaceres y la cacería.  

5 Perdería todo lo recibido tras su enlace con don Felipe 

Las pulseras de Cartier, que forman parte de su joyero de pasar, tendrían que quedarse en Zarzuela "Las pulseras de Cartier, que forman parte de su joyero de pasar, tendrían que quedarse en Zarzuela"

En caso de que doña Letizia tuviera que abandonar a su esposo por desavenencias en su matrimonio, no solo tendríamos en cuenta lo que ocurriría con su imagen, con la de la monarquía o con la custodia de sus hijas, sino que la coyuntura pasaría por arrebatar a la consorte todo lo que ha recibido desde que está junto al padre de sus hijas.

Así está también establecido en las capitulaciones, por lo que perdería todos los regalos, obsequios y demás pertenencias que haya recibido durante todos los años que ha estado casada con él, por supuesto, también lo referente a las pertenencias propias de la Casa Real que se le atribuyeron por el mero hecho de ser princesa y reina. Todos estos bienes materiales nunca saldrán de Palacio y siempre serán propiedad de la Corona. Todos, excepto los que haya recibido a su nombre. 

6 El rechazo de la Iglesia

Al Papa Francisco no le gustaría nada tener que ser partícipe de la separación entre don Felipe y doña Letizia "Al Papa Francisco no le gustaría nada tener que ser partícipe de la separación entre don Felipe y doña Letizia"

España es un país aconfesional según lo establecido en la Constitución. Existe libertad de culto aunque el Estado se guarde el derecho de apoyar económicamente a la Iglesia. Bien es sabido por todos la tradición católica del país y la importancia que ha tenido esta religión en nuestro país a lo largo de la historia. De la misma manera ocurre con la Corona. La monarquía española siempre se ha declarado católica y una de las veces que más claro quedó fue durante la boda entre doña Letizia y don Felipe, ya que contó con la presencia del Papa Juan Pablo II y además, les dio su bendición. 

Con la mirada puesta en una separación o divorcio entre ambos, especialmente en el segundo caso, imaginamos que al Papa Francisco no le gustaría nada tener que pasar por este mal trago. La máxima institución de la Iglesia Católica en el mundo no estaría feliz de tener que pasar semejante vergüenza y que una Familia Real tuviera que romperse con su participación. Él sería el encargado de disolver el matrimonio y por consiguiente, sería la experiodista la que, mediáticamente, volvería a salir perjudicada. Una vez más, es bastante surrealista que esto se llegara a dar, más aún si tenemos en cuenta lo que don Felipe le dijo una vez a la periodista Pilar Urbano, aludiendo a la naturaleza católica de la Corona: "El matrimonio es algo único e indisoluble".

7 Enfrentarse a la opinión pública

Aunque quisiera, doña Letizia nunca volverá a gozar de la privacidad suficiente como para llevar una vida anónima "Aunque quisiera, doña Letizia nunca volverá a gozar de la privacidad suficiente como para llevar una vida anónima"

En líneas anteriores hemos hablado de lo mal que la nuerísima lo pasaría tras el abandono a la Corona española. Tener que lidiar con todas las altas esferas, incluida las casas reales de todo el mundo, así como allegados y conocidos de su marido, no sería fácil. Habría cierto rechazo, pero probablemente el que más iría en su contra sería el de la prensa y el de los medios de comunicación, que si ya de por sí cargan contra ella en numerosas ocasiones, lo harían aún más en caso de que su matrimonio con el actual rey de España se desintegrara. 

Letizia Ortiz Rocasolano volvería a la calle aunque no desprotegida, sí más vulnerable a la hora de que los paparazzi y los reporteros le persiguieran hasta la saciedad con cada paso que diera. El sensacionalismo y el morbo amarillista más cruel del oficio periodístico se adueñarían de su hipotética nueva vida como soltera, algo realmente difícil de sobrellevar, pero es que haber sido reina tras haber estado casada con el rey de un país no es tontería. Como conjetura principal, se podría apuntar a que la primera faceta de su vida que se vería perjudicada sería la amorosa.

8 No podría eludir sus responsabilidades

En caso de desgracia, Letizia Ortiz tendría que asumir el papel de regente hasta que su hija, la princesa Leonor, cumpliera los 18 años "En caso de desgracia, Letizia Ortiz tendría que asumir el papel de regente hasta que su hija, la princesa Leonor, cumpliera los 18 años"

Doña Letizia es lista y siempre ha sabido a lo que renunciaba cuando se casaba con el heredero al trono del país. También asumió las tantas y tantas responsabilidades que van intrínsecas en el papel que le tocaría por estar a su lado. No solo lo hizo moralmente, sino que también venía establecido en las capitulaciones.

La historia ha jugado malas pasadas a la monarquía de nuestro país y es que como la máxima institución del país, al menos a nivel representativo, siempre tienen que tener presente las desgracias que podrían ocurrir tanto dentro como fuera de Zarzuela. En caso de que el matrimonio más mediático de España se rompiera, ella no podría hacer caso omiso a lo que le toca por haber decidido pasar el resto de su vida junto a un sangre azul.

Aunque no queramos ponernos en este caso, ¿qué pasaría si alguna desgracia le ocurriera a don Felipe de Borbón y por ende, falleciera? Como referentes históricos tenemos unos cuantos y es por ello que no podemos dejar de plantear esta posibilidad. Hasta que la princesa Leonor no alcance la mayoría de edad, la ley no permite que se coloque como reina, por lo que la única que podría sustutir en primera instancia a su marido al mando del reino, no serían ni las infantas Cristina o Elena, sino Letizia. La consorte adquiriría el poder como regente hasta que su primogénita cumpliera los 18. Esto pasaría independientemente de que previamente se hubiera separado o divorciado de don Felipe y en ningún caso podría eludir su responsabilidad ante la Corona y los españoles. 

Artículos recomendados

Comentarios