Buscar
Usuario

Política

La contundente respuesta de un enfermero cuando le preguntan por los "sabotajes" en el Zendal

Un enfermero resume los recortes de Ayuso a la Sanidad en plena ola y detalla el 'sabotaje' al Zendal: un radiador desenchufado y un WC atascado.

La contundente respuesta de un enfermero cuando le preguntan por los "sabotajes" en el Zendal La contundente respuesta de un enfermero cuando le preguntan por los "sabotajes" en el Zendal

Foto: Comunidad de Madrid | Redes Sociales

El hospital Enfermera Isabel Zendal se ha convertido en uno de los grandes campos de batalla política en la Comunidad de Madrid en la estrategia fuertemente polarizadora que impone la presidenta regional, Isabel Díaz Ayuso.

El deficitario funcionamiento de este centro sanitario, abierto en tiempo récord, ha dejado problemas a la hora de atender a los enfermos, con comida con moho o duchas que no funcionan; en un centro que ha repartido contratos millonarios.

En mitad de estas polémicas, el Gobierno de Ayuso asegura que existe un sabotaje desde parte de los sanitarios hacia el centro con el objetivo de realizar activismo político. La Consejería de Sanidad ha interpuesto una denuncia por estos hechos que ha derivado en dos investigaciones: una policial , para identificar a los autores de varias incidencias en el mantenimiento; y otra política, que en estos momentos intenta averiguar si realmente existen estos ataques o si forman parte de una estrategia de victimización por parte de la presidenta Isabel Díaz Ayuso.

Un radiador desenchufado y un WC atascado: el 'sabotaje' al Zendal

Existan o no los sabotajes, quien sí tiene claro que ha habido un claro ataque a la sanidad pública madrileña son sus sanitarios. Guillem del Barrio, enfermero y delegado del sindicato Mats, explica: "A nosotros nos constan varios casos de sabotaje, bastante graves. Los servicios de urgencias de atención primaria llevan cerrados desde el 22 de marzo por orden de la Comunidad de Madrid, la UCI del hospital Infanta Sofía, de 16 camas, sigue cerrada, junto con toda la torre 4; el hospital Infanta Leonor de Vallecas, cuando este sitio era el foco de la segunda ola del Covid, tenía dos plantas enteras cerradas, que siguen cerradas, y una segunda UCI, que todavía se sigue usando de trastero para guardar sofás", ha denunciado.

Y prosigue: "Luego tenemos profesionales sanitarios que terminan dejando la profesión porque esto es insoportable, desee luego hay unos sabotajes gravísimos, pero sobre el hospital Isabel Zendal, que es lo que se está preguntando, los trabajadores no saben nada".

El enfermero detalla, con todo, la denuncia real que está realizando la gerencia del Zendal sobre estos supuestos sabotajes: "Están denunciando que hay cables desenchufados, pero no afectan a ningún paciente, pero no sabemos si se trata realmente de un radiador... luego dice que también se ha encontrado un cable cortado, uno. Y dicen que hay un váter atascado porque se han encontrado un empapador. Entonces, yo tengo bien claro en qué consiste el sabotaje y quién está saboteando qué", denuncia.

Artículos recomendados

Comentarios