Buscar
Usuario

Vida

5 momentos inolvidables de España en el Mundial

Si bien el mejor recuerdo es la victoria en Sudáfrica, el camino de España en mundiales deja varias imágenes icónicas.

Si pensamos en la Selección Española y una Copa del Mundo concreta, a todos se nos va la cabeza a ese minuto 116 en el que un golpeo de Iniesta nos hacía levantar el primer Mundial y colocar la primera estrella encima del escudo de la roja. Sin embargo, quince participaciones en torneos mundialistas dan para mucho, y por ello es momento de recordar otros recuerdos futbolísticos que dieron la vuelta al mundo con España como protagonista. Te avisamos ya: la amplia mayoría no son precisamente positivos.

1 Cuando fuimos anfitriones

Naranjito fue la imagen de España 1982 "Naranjito fue la imagen de España 1982"

Empezamos por 1982, el año de nuestro Mundial. Una España que comenzaba a entender lo que era la democracia, en tiempos de La Movida y la llegada al entorno europeo, albergábamos la Copa del Mundo con más ilusión que acierto.

Con Naranjito como símbolo nacional y hasta catorce ciudades albergando partidos, el Mundial de España sería levantado por la Italia de Paolo Rossi. Por parte nacional, el camino fue decepcionante. Un duodécimo puesto con apenas un partido ganado era el saldo de un equipo que prometía mucho más de lo que terminó consiguiendo.

Como beneficio, estadios llenos y un golpe de pecho de un país en crecimiento fue el mayor éxito de una Copa del Mundo que nunca olvidaremos.

2 El robo de Corea

El árbitro fue el principal protagonista en cuartos de final "El árbitro fue el principal protagonista en cuartos de final"

De 1982 marchamos veinte años después a 2002. El Mundial llegaba a Corea y Japón en la primera ocasión en que dos países conjuntos albergaban un Mundial. La Selección Española, entrenada por José Antonio Camacho, prometía emociones fuertes. Tras cerrar la primera fase ganando los tres partidos y superar a Irlanda en octavos (con un Casillas que comenzaba a erigirse como héroe), el partido de cuartos que nos enfrentaba a la anfitriona, Corea del Sur, terminaría dejándonos sin Mundial tras un arbitraje horrible.

Cayendo La Roja en los penaltis tras un 0-0 en 120 minutos, un gol mal anulado por un balón que teóricamente salió fuera de Joaquín, daría la vuelta al mundo dejándonos sin semifinales. El árbitro egipcio Gamal Al-Ghandour terminaría siendo protagonista, en una de las tardes más amargas de la selección en su historia. Tras años de mediocridad, nunca estuvo tan cerca meterse entre los cuatro primeros.

3 Zidane 'nos jubiló'

Zidane fue verdugo de España en 2006 "Zidane fue verdugo de España en 2006"

Alemania, 2006. El evento que definitivamente unía a un país como Alemania en torno a una bandera desde la caída del Muro de Berlín. España llegaba de nuevo plagado de ilusión y ganas. Lo ocurrido cuatro años atrás obligaba a dar el máximo, y de nuevo la fase de grupos fue inmaculada, con victorias ante Ucrania, Túnez y Arabia Saudí.

En octavos de final, esperaba un hueso, la Francia de un Zidane que se despedía en Alemania de la selección. El diario Marca jugaría en sus portadas a afirmar que 'jubilaríamos' al francés en ese partido, y finalmente un 3-1 en favor de los galos nos mandaban de nuevo a casa. Francia acabaría siendo subcampeona del mundo, Zidane de despediría con un cabezazo, y España volvería a quedarse en el camino.

4 El codazo de Tassotti

Un posible penalti dejó fuera a España en Estados Unidos "Un posible penalti dejó fuera a España en Estados Unidos"

Estados Unidos, 1994. Si los anteriores recuerdos han sido dolorosos, pocos hubo iguales que el codazo de Tassotti a Luis Enrique en los cuartos de final de aquel año. 

La selección, entrenada por Javier Clemente, llegaba a EE.UU. y comenzaba con una primera fase sin mucho rendimiento, donde dos empates y una victoria decisiva en el último partido ante Bolivia les daban el pase a octavos. Allí, un equipo con especial protagonismo de jugadores del Barcelona le endosaba un serio 3-0 a Suiza, ganándose un billete a cuartos donde esperaba un rival más que conocido, Italia.

Si el juego de un Mundial caluroso y en suelo extraño no estaba siendo muy lustroso, el partido de cuartos lo fue mucho menos. Sin apenas ocasiones, un gol de Roberto Baggio ponía en franquía el pase a semifinales para los italianos. Luego vino la polémica.

Ya en el descuento, una internada de Luis Enrique en el área concluía con un codazo de Tassotti, el que no era sancionado como penalti, y dejaba la imagen del torneo, la del español ensangrentado con la nariz rota pidiendo explicaciones a un árbitro que pitaba el final del partido. España volvía a casa y de camino dejaba una imagen icónica: la de haberse desangrado para nada una vez más.

5 El 'no gol' de Cardeñosa

Con toda la portería para él, Cardeñosa falló un gol providencial "Con toda la portería para él, Cardeñosa falló un gol providencial"

Doce años sin Mundial son muchos. España los sufrió entre 1966 y 1978 y, curiosamente, en el año donde los españoles veían nacer una Constitución democrática, la selección conseguía el pase al Mundial de Argentina 1978, un país que paradójicamente comenzaba a acercarse a años negros con la dictadura de Videla. 

La ilusión era desbordante en España, pero el resultado, volvió a ser cruz. Encuadrados en el grupo con Brasil, Suecia y Austria, la Selección estaba obligada a ganar sí o sí a los cariocas para garantizar el pase a la siguiente fase. En ese partido, Cardeñosa, delantero del Betis, sería protagonista.

Con apenas quince minutos por jugar, fallaría un gol a portería vacía tras intentar cambiarse el balón de pierna, finalizando el defensa brasileño Amaral la jugada. Ese 'no gol', le costó la clasificación a España, así como la fama a un excelente delantero al que desde entonces siempre le persiguió ese fallo. 

Artículos recomendados

Comentarios