Buscar
Usuario

Vida

CAT, la última técnica sexual que revolucionará por completo el orgasmo femenino

La nueva técnica sexual promete revolucionar los orgasmos y el placer que sentirás en tus relaciones.

CAT, la última técnica sexual que revolucionará por completo el orgasmo femenino CAT, la última técnica sexual que revolucionará por completo el orgasmo femenino

Foto: Freepik

Disfrutar del sexo implica probar nuevas técnicas que pueden estimular tu placer hasta límites insospechados. Con ello, podemos conocernos hasta donde no éramos capaces, y en muchas ocasiones, de una manera mucho más sencilla de lo que creíamos. ¿Acaso lo dudabas? Quizás deberías conocer la técnica CAT.

CAT son las siglas de Técnica de Alineación Coital y está dirigido al orgasmo femenino. Las mujeres suelen tener mayor dificultad para alcanzar el orgasmo durante la penetración, aunque las posiciones sexuales son muy importantes para alcanzar el clímax.

Con esta sencilla técnica se puede llegar a aumentar hasta un 56% las posibilidades de que la mujer llegue al orgasmo con una simple posición, según un estudio publicado en el Journal of Sex and Marital Therapy.

¿Cómo se hace la posición de CAT?

La técnica promete revolucionar el orgasmo femenino "La técnica promete revolucionar el orgasmo femenino"

Hacer la posición de CAT es muy sencillo. Simplemente se trata de un simple ajuste de los cuerpos para que el clítoris sea estimulado de una forma más eficiente y el orgasmo pueda llegar de una manera mucho más estimulante.

La mujer debe estar acostada boca arriba y el hombre se debe acostar sobre ella. Parecería que es la típica posición del misionero, pero no. Cuando el hombre penetra a la mujer, empuja suavemente hacia arriba hasta que los huesos pélvicos de ambos se encuentran.

A continuación, el hombre mueve sus caderas lentamente de forma rítmica. Así, el pubis del hombre estimula el clítoris. Unos ligeros movimientos circulares aumentan la estimulación. De esta forma, los cuerpos quedarán más unidos y el pene queda apuntando un poco más hacia abajo. Esta posición, además de penetrar a la mujer, ayuda a aumentar la fricción de la pelvis del hombre con el clítoris de su pareja, manteniendo un buen ritmo.

La simple alteración del ángulo y el ligero cambio de movimiento hacen que la base del pene y el hueso del pubis del hombre presionen el clítoris de forma más directa, aumentando los estímulos y, con ello, el placer de la pareja, permitiendo que ella alcance un orgasmo más intenso y con mayor facilidad.

Artículos recomendados

Comentarios