Álvaro Reyes pierde la demanda contra la joven que pidió el cierre de su canal

Álvaro Reyes pierde la demanda contra la joven que pidió el cierre de su canal

Zarina Kulaeva había pedido el cierre del canal de Álvaro Reyes por fomentar el acoso contra las mujeres, por lo que fue demandada por el youtuber.

En 2016 la joven de 22 años Zarina Kulaeva puso en marcha una campaña en Change para que se cerrara el canal de Álvaro Reyes. A causa de ello, en agosto de ese año, recibía una demanda por parte del youtuber, que le pedía la cantidad de 30.000 euros, además de las costas del juicio, por vulnerar "su honor y su imagen". Ahora, la misma chica ha informado por el mismo medio, la campaña de Change, que Álvaro Reyes ha perdido el juicio: "La sentencia me ha sido favorable a mí en 1ª instancia, aunque el señor Álvaro Reyes ha puesto un recurso, con lo cual seguimos en el proceso judicial".

Álvaro Reyes es un youtuber que enseña a ligar sin respeto hacia las mujeres "Álvaro Reyes es un youtuber que enseña a ligar sin respeto hacia las mujeres"

El canal de Youtube de Álvaro Reyes se presentaba como una especie de guía para aprender a ligar y a seducir a las mujeres. Mal comienzo, porque todo lo que tenga que ver con gurús del ligoteo, tiende a implicar conductas machistas que atentan contra la libertad y la dignidad de las mujeres. Sin embargo, este canal iba más allá, entre sus vídeos o "clases", pasaba por besar a las chicas sin permiso, tratarlas como a trofeos y denigrarlas de la manera más descarada: aunque lo haya borrado, nadie olvida el vídeo de "Cómo ligar con gordas y feas: mano al coño". Tras las críticas el youtuber se disculpó y dijo que nunca había pretendido fomentar el maltrato a la mujer, e incluso ha rebajado el tono de sus vídeos.

El apoyo de las redes contra Álvaro Reyes

A raíz de esto, el youtuber se hizo famoso, pero no para bien, sino que recibió críticas por parte de grupos de mujeres, e incluso otros youtubers masculinos le han llamado pervertido y han reprochado su conducta. Incluso el coach ha tenido que marcharse de sus clases presenciales porque se organizaban escraches. Pero el movimiento más popular contra Álvaro Reyes ha sido la petición de Kulaeva, que recibió hasta 106.000 firmas apoyando su causa.

Para afrontar los gastos judiciales, cientos de personas anónimas decidieron colaborar mediante una campaña de crowdfunding, con la que se consiguió alcanzar la cifra de 6.089 euros. Ahora, con la sentencia favorable a Kuleava, aunque sin haber sido el caso todavía cerrado, Zarina ha mostrado un desglose de todos los gastos que ha tenido y en qué ha empleado cada euro de la campaña. Lo ha hecho como gesto de transparencia ante la solidaridad de las personas que se unieron a la campaña #STOPAlvaroReyes, entre cuyos lemas también se encontraba el de #MiAcosoNoEsTuNegocio, y también como agradecimiento.

Comentarios