Buscar
Usuario

Política

PP y Cs recortan el centro de salud sexual de Madrid, que ya no atiende en fines de semana

El centro es el único que presta este servicio para jóvenes en toda la capital: denuncian una deriva ideológica.

PP y Cs recortan el centro de salud sexual de Madrid, que ya no atiende en fines de semana

El Centro de Anticoncepción y Sexualidad de Madrid, situado en la calle San Vicente Ferrer, se ha convertido en la nueva diana del alcalde de la capital, José Luis Martínez Almeida. El pasado 31 de diciembre de 2019 decretó el fin de la atención en fines de semanas de un servicio que realiza la prueba rápida del VIH, que asesora a jóvenes que han tenido relaciones de riesgo o que proporciona la pastilla del día después.

El centro ofrece atención anónima y está gestionado por la Federación de Planificación Familiar Estatal (FPPE). Su atención es gratuita, pero el servicio no se podía mantener los siete días de la semana después del hachazo de 30.000 euros al que le ha sometido el consejo de Gobierno (compuesto por Partido Popular y Ciudadanos).

El servicio de fines de semana permitió resolver problemas a un total de 800 jóvenes en 2019, 2.000 en todo el año. Los coordinadores se han reunido con el equipo del Área de Familias, Igualdad y Bienestar Social pero, tras intentar una solución, los responsables han llegado a la conclusión de que existe una "falta absoluta de voluntad", según explica la directora Gema Castro, en declaraciones al diario El País.

La responsable señala que el cierre de los fines de semana ha incluido también la atención telefónica que se prestaba desde el propio centro. Y también se encuentran en peligro otro tipo de actividades que ahora proporciona el centro, entre ellas, "multitud de talleres de educación sexual, asesoramiento a profesionales y familias, trabajo específico con entidades y organizaciones que trabajan también con jóvenes, como grupos de boyscout, por ejemplo", destaca.

La oposición denuncia una deriva ideológica en este tipo de decisiones "La oposición denuncia una deriva ideológica en este tipo de decisiones"

El servicio que se prestaba los fines de semana estaba formado por un equipo de psicólogas y sexólogas que respondían preguntas y asesoraban a los más jóvenes. Principalmente, porque los fines de semana la edad media de los solicitantes bajaba y, entre otros asuntos, servía para asesorar sobre la pastilla del día después: "El 70% de quienes acuden al centro, en la calle San Vicente Ferrer, son chicas", señala la responsable.

La coordinadora del centro, Raquel Hurtado, explica por qué es necesario atender a los jóvenes en fines de semana y por qué no es recomendable esperar hasta el lunes: "No es que sea una urgencia sanitaria, pero a la vez sí es una urgencia. Todo lo que tiene que ver con las dificultades en vida de las personas se vive con urgencia y se agrava cuando se es más joven. Además, el lunes a las 08:00 hay que estar en clase, para ese momento nosotras ya hemos acompañado a esos jóvenes en su ansiedad, ya les hemos aconsejado o derivado al servicio sanitario correspondiente y hemos dado información para solventar sus inquietudes".

El Consistorio señala que el convenio no se ha prorrogado porque se atienden embarazos no deseados y ello no forma parte del Área de Familias, Igualdad y Bienestar Social. Además, señalan que su financiación depende de una subvención nominativa, relacionado con una sola entidad que presta un servicio, una política que no comparte el actual Ayuntamiento. Y considera que esta materia será encomendada a Madrid Salud en un futuro.

Deriva ideológica

Los responsables del centro aseguran que en ningún caso se adoctrina a los jóvenes que acuden al centro para solicitar información y creen que el servicio que se presta debería mantenerse ajeno a cualquier consideración ideológica.

La oposición, sin embargo, cree que el auge de VOX y su posición determinante para sostener los gobiernos de la Comunidad de Madrid y el Ayuntamiento están siendo fundamentales en este caso.

La secretaria de Igualdad del PSOE madrileño, Lorena Morales, considera que lo que sucede está íntimamente relacionado con los centros de la red contra la violencia de género: "Cada vez que el PP saca un pliego, prioriza la bajada económica frente a las mejores técnicas, teniendo presupuesto habilitado y necesidades urgentes en temas como la violencia sexual. Así se va degradando el servicio y llega un momento en el que ninguna empresa ni entidad quiere quedarse con esa gestión". Y, en ese sentido, critican al actual consejero del ramo, Alberto Reyero (Ciudadanos), de quien esperaban un cambio en la hoja de ruta, pero del que se han sentido decepcionados.

Artículos recomendados

Comentarios