Buscar
Usuario

Vida

18.000 euros de premio si consigues llegar al final del recorrido de esta casa del terror

Si te apasionan las películas de terror y te fascina pasar miedo, en la mansión McKamey Manor todas tus pesadillas se harán realidad.

18.000 euros de premio si consigues llegar al final del recorrido de esta casa del terror

La mansión McKamey Manor, en Tennessee, es una verdadera casa de los horrores como la que hemos visto en multitud de películas. Tal es el rerror que se pasa dentro que antes de acceder debes firmar 40 páginas en las que muestres que conoces los riesgos a los que te expones y presentar un certificado médico que demuestre que no tienes problemas físicos o mentales. Si consigues llegar al final del recorrido, podrás ganar 20.000 dólares (18.000 euros), aunque nadie lo ha conseguido hasta la fecha.

Lo especial de la mansión McKamey Manor son las situaciones extremas por las que pasan los participantes. En las 40 páginas que deben firmar se habla y advierte acerca de todos los riesgos que podrán sufrir al entrar y se les obliga a ver un vídeo de dos horas en el que observarán otros participantes y sus experiencias. Es sorprendente que los empleados de la mansión pueden agredir físicamente a quienes participan: les golpean con juguetes vibrantes, ahogan, obligan a comer y beber sustancias desconocidas, les atan, amordazan y les obligan a pasar por situaciones de tortura emocional, física y psicológica.

Hasta ocho horas de tortura

Según el fundador de la casa, "no existe ningún riesgo verdadero" dentro de la misma, aunque las torturas o baños con sangre pueden hacernos pensar lo contrario. La experiencia dura entre cuatro y ocho horas. La mansión, que está inspirada en una película de terror, costó más de un millón de dólares. En algunos momentos podríamos sentirnos dentro de 'Psicosis' o 'Los pájaros', ambas historias de Hitchcock. Actualmente, para entrar existe una lista de espera de más de 24.000 personas, y solo se permite la entrada de un grupo por fin de semana. A su vez, solo hay un método de pago: comida para perros.

Aquellos que se han atrevido a entrar cuentan que han tenido que sumergirse en tanques de barro con caimanes, tomar drogas, comer bichos, cubrirse de tarántulas o encerrarse en algún ataúd. Sin duda alguna, no encontrarás mejor plan con el que pasar miedo este Halloween.

Artículos recomendados

Comentarios