Rechazan su currículum por ser rumana en Madrid, pese a sus méritos

Rechazan su currículum por ser rumana en Madrid, pese a sus méritos

Raluca lleva viviendo, estudiando y trabajando en España prácticamente la mitad de su vida, pero eso no ha sido suficiente.

Noticias Maribel Baena Maribel Baena 17 Marzo 2017 12:34

Raluca, de nacionalidad rumana, lleva viviendo en Madrid unos quince años. Se diplomó en Turismo y, posteriormente, se licenció en Publicidad y Relaciones Públicas, obteniendo un Premio Extraordinario Fin de Carrera. Lleva más de ocho años trabajando en temas relacionados con eventos y marketing, pero todo esto no ha sido suficiente para la empresa Zankyou. Zankyou es una compañía que se dedica a la organización de bodas, y que se encontraba en ese momento buscando un comercial que se dedicara en Madrid a todo el tema de publicidad. Estamos hablando, pues, de una temática que Raluca maneja de sobra gracias a su amplia experiencia.

Pero, pese a su increíble currículum, pese a sus años de trabajo, desde Zankyou rechazaron su petición, tal y como recoge ABC. Porque entre los requisitos para formar parte de su equipo de trabajo contaba el de tener nacionalidad española. Eso sí, la empresa se autodefine como "un equipo joven y multicultural". ¿Dónde queda la multiculturalidad cuando se exige que los candidatos sean de nacionalidad española?

Oferta de trabajo "Oferta de trabajo"

Raluca presentó su candidatura al puesto, aún sabiendo de antemano que iba a ser rechazada. "Ni siquiera me interesaba el puesto, porque no es lo que estoy buscando. Quería comprobar cuanto tardarían en rechazar mi candidatura", ha explicado la afectada. Según ella, cuatro horas, más o menos. Y es que no necesitaron más para comprobar que Raluca no era española y, por tanto, no cumplía con los requisitos necesarios. La mujer comenta que fue "el tiempo necesario para entender que estaba siendo víctima de un claro caso de discriminación laboral". Y es que, ciertamente, exigir una nacionalidad a la hora de pedir un trabajo es un claro caso de discriminación.

Pero Raluca no quiso dejar la cosa ahí, y quiso averiguar el porqué de esta exigencia. Para ello, escribió a la empresa un mensaje a través de Facebook, donde señalaba lo que le había pasado y lo mal que le parecía esa situación. "Quería preguntar por qué una empresa que se define como multicultural abre un anuncio en un portal de búsqueda de empleo en el que como requisito pide la nacionalidad española", comenzó escribiendo. Y es cierto que no tiene sentido declararse una empresa multicultural y, posteriormente, exigir una nacionalidad concreta. Poca variedad cultural se puede apreciar ahí.

La empresa no contestó a su primer mensaje

Pese al mensaje de Raluca, la empresa no contestó en un primer momento. Y ella, ni corta ni perezosa, se decidió a contactar con la Federación SOS Racismo para comentarle lo que había sucedido. Durante todo ese tiempo, la oferta de trabajo permanecía sin ningún tipo de cambio; según cuenta la joven, tenía apenas tres personas inscritas, siendo ella una de las tres.

La oferta comenzó a recorrer las redes sociales, gracias a la difusión que se le comenzó a dar. Fue entonces cuando llegó a oídos de InfoJobs, que reconoció que la oferta era totalmente discriminatoria, y procedió a contactar con Zankyou para que cambiaran el anuncio. Posteriormente, aseveraron que el anuncio ya había sido cambiado.

Respuesta de Zankyou a Raluca "Respuesta de Zankyou a Raluca"

En ese momento, y no antes, la empresa se decidió a contactar con Raluca para ofrecerle su visión del asunto. Lo que ellos pretendían en todo momento era explicar que se trataba de un malentendido, según comenta ella. "Me dijeron que contrataban gente nativa porque conocen mejor la organización de las bodas en sus respectivos países", explica Raluca. En cierta medida, sería lógico pedir un conocimiento sobre cómo se realizan las bodas en cada país; lo que no tendría sentido es pedir, para ello, la nacionalidad en cuestión.

Raluca ha señalado que nunca le había pasado algo así. Otros de los motivos que le dio la empresa es, según sus propias palabras, "Si nosotros abriéramos un portal en Rumanía, ¿a que no te parecería bien que cogiéramos personal inglés?". Esto no hizo más que aumentar el enfado de la afectada, que se sintió directamente afectada por el racismo implícito en esas palabras. La empresa volvió a ponerse en contacto con Raluca a través de Facebook, de forma pública, señalando que "no se trata de una discriminación por tus orígenes ya que, como sabes, Zankyou está presente en 23 países, cada uno de ellos con un equipo formado por personas NATIVAS del lugar". 

Realmente, no han dado ninguna explicación coherente. Zankyou parece haberse equivocado a la hora de definir sus exigencias a la hora de contratar trabajadores; ahora solo le queda admitirlo y rectificar.

Comentarios