Buscar
Usuario

Noticias

"¡Zorras, que folláis como conejos!": grupos ultras atacan a refugiados sirios en Lesbos

Los grupos de ultraderecha y la presión en la frontera turca-griega aumentan el drama entre más de 15.000 seres humanos que huyen de la guerra.

"¡Zorras, que folláis como conejos!": grupos ultras atacan a refugiados sirios en Lesbos

La crisis migratoria es uno de los grandes problemas europeos y los últimos acontecimientosacaecidos en la frontera de Grecia y Turquía exige una reacción inmediata y conjunta por parte Europa. Porque si esto sigue así el Brexit solo será la punta de lanza para la extinción de un proyecto común llamado Unión Europea. Ahora, miles de sirios huyendo de la guerra se agolpan en tierra de nadie y otros tantos intentan llegar al país heleno por agua.

La tensión entre ambas fronteras se ha recrudecido con el paso de los días. Los inmigrantes se ven acorralados y atrapados entre dos países que les empujan a uno y otro lado. El Ejército y autoridades griegas han impedido la entrada por tierra mientras las llegadas por el mar han aumentado en las últimas semanas. Por eso, el Gobierno heleno ha decidido suspender durante un mes el derecho a pedir asilo. Una acción que atenta contra el derecho internacional de los derechos humanos, más concretamente, el de asilo.

La UE no debe mirar hacia otro lado

Stelios Petsas, portavoz del Gobierno griego, explicaba que "Turquía se ha convertido en traficante". Petsas insiste que este problema fronterizo está incentivado y dirigido por Turquía y que "violan las obligaciones derivadas de la declaración conjunta entre la Unión Europea y Turquía", y, afirma, que en lugar de "restringir las redes de tráfico de refugiados y migrantes" las incentiva.

Un problema tan complejo y con tantas aristas necesita un frente común de la Unión Europa. Sin embargo, da la impresión que Europa mira hacia otro lado mientras el discurso de la extrema derecha campa a sus anchas con todo el peligro que ello conlleva. Solo hay que ver cómo recibieron a golpes, insultos y amenazas a una embarcación de refugiados sirios a su llegada a Lesbos (Grecia) para intentar impedir su desembarque.

Ante esta situación, los partidos y grupos de extrema derecha han optado por la violencia. "¡Zorras, que folláis como conejos!", gritaban estos grupos a una pequeña embarcación en la que viajaban mujeres embarazadas y niños mientras trataban de expulsarla, en una escena grabada por AP y Reuters. Por eso, la Unión Europea, no debe mirar hacia otro lado y dar una solución a 15.000 seres humanos que huyen de los horrores de la guerra.

Amenazas y ataques de la ultraderecha

Los refugiados sirios no son los únicos que sufren las agresiones de estos grupos de ultraderecha: los periodistas y ONGs también son sus objetivos. De hecho, varios periodistas y ocho voluntarios de la ONG española Zaporeak han sufrido amenazas y ataques en Lesbos. Malen Garmendia, su coordinadora, explica a laSexta que han venido a por ellos "con palos" y los que producen "estos ataques son fascistas griegos, de ultraderecha, que se han organizado en la isla", asevera.

La desesperación en la frontera turco-griega aumenta con el paso de los días. Los inmigrantes sirios intentan escapar de la presión y brutalidad de ambos países -con gaseamiento incluidos-. De hecho, muchos se lanzan al río para llegar a suelo griego. Sin embargo, todos aquellos que toquen tierra helena serán devueltos inmediatamente al no tener derecho de asilo durante todo el mes de marzo.

Los refugiados sirios también intentan llegar a suelo griego en patera y, por ese lado, se ha vivido el drama. Un niño ha muerto ahogado al volcar un bote en el que iban 48 refugiados. Tras rescatarlo fue evacuado inconsciente de urgencia al hospital, pero los médicos ya poco podían hacer por su vida.

Artículos recomendados

Comentarios