La Xunta recomienda la marcha atrás como un anticonceptivo válido y es muy peligroso

La Xunta recomienda la marcha atrás como un anticonceptivo válido y es muy peligroso

El Servicio Galego de Saúde ha equiparado la marcha atrás y el condón como método anticonceptivo.

Vida Maribel Baena Maribel Baena 24 Abril 2018 16:34

La Xunta de Galicia ha publicado un panfleto informativo que hace un flaco favor a la educación sexual de nuestros adolescentes y jóvenes. Llevan años impartiéndose en los centros de educación secundaria charlas sobre educación sexual, sobre la importancia de mantener relaciones de forma segura, que con este folleto podrían haber sido en vano; sobre todo si los jóvenes toman al pie de la letra lo que este dice. Porque según la información que ha publicado la Xunta, el coitus interruptus es un método anticonceptivo de eficacia muy parecida a la del preservativo.

El folleto en cuestión enumera todos los métodos anticonceptivos existentes, incluyendo algunos que los expertos dejaron de recomendar hace mucho tiempo debido a su poca fiabilidad y, sobre todo, a que no evitan las enfermedades de transmisión sexual. El principal problema de todo esto es, precisamente, que se habla del embarazo como el único problema tras mantener relaciones sin las precauciones necesarias, y hay veces en las que el embarazo podría llegar a ser la menor de las preocupaciones. 

Existen diversos métodos anticonceptivos "Existen diversos métodos anticonceptivos"

Se habla de la marcha atrás como un método anticonceptivo cuya eficacia ronda entre el 73% y el 96%. Según lo explican, "consiste en retirar el pene de la vagina antes de la eyaculación, que no debe producirse cerca de la vulva. La eficacia anticonceptiva depende de si se emplea correcta y sistemáticamente". Explican que no protege de las ETS, pero al principio del folleto señalan que no existen "métodos buenos o malos", así como que no existe un "método ideal". Es decir: están dando a entender al alumnado que reciba este tipo de panfletos que pueden optar por la marcha atrás, puesto que no es un método malo, pese a que no proteja en ningún momento de las enfermedades de transmisión sexual. No hay que olvidar, además, que el riesgo de embarazo es mucho mayor del que se señala en este panfleto.

La información que se da es perjudicial

Además de hablar de la marcha atrás como método anticonceptivo, hablan del método de la temperatura corporal basal. Este consiste en que la mujer debe medirse diariamente la temperatura, a la misma hora, en ayunas y sin moverse de la cama. Dependiendo de la temperatura que obtenga cada día, sabrá si tiene posibilidades o no de quedarse embarazada. Además, debe evitar "coitos vaginales desde la menstruación hasta tres días después" de haber detectado que el termómetro deja de variar. Estamos hablando de un método anticonceptivo complicado, y que no se recomienda a personas que estén fuera de una relación estable y, sobre todo, que no tengan posibilidades de afrontar un embarazo indeseado.

Se habla también del método Billings, llamado también del moco cervical, que se basa en "identificar los días secos y los días húmedos del ciclo menstrual". De nuevo, estamos ante un método anticonceptivo difícil de llevar a cabo, que requiere un seguimiento constante, y que no todo el mundo debería usar.

Fragmento del folleto "Fragmento del folleto"

El problema principal de este folleto es que, pese a indicar que hay métodos que sí protegen de las Enfermedades de Transmisión Sexual y otros que no, no se pronuncia realmente sobre si uno es mejor que otro. Sí, se establecen índices de eficacia (aunque no se dice la fuente de la que se han obtenido), pero no se señala de forma explícita que los mejores anticonceptivos son los que además de evitar embarazos también evitan ETS. 

Enseñar distintos métodos anticonceptivos es algo muy interesante, y que puede llegar a ser muy beneficioso, pero también es necesario hacerles ver a los más jóvenes que no todos son igual de útiles. Es positivo que se aprenda el método Ogino, por ejemplo, y que las mujeres comprendan cómo funciona su cuerpo, pero es más positivo incluso que sepan que todos estos métodos solo deberían practicarse cuando realmente no importa un embarazo indeseado y, sobre todo, cuando se sepa que se está completamente sano y la otra persona también. De otro modo, el embarazo sería la menor de las preocupaciones.

¿Responsabilidad exclusiva de la mujer?

El sexo seguro, la mejor opción "El sexo seguro, la mejor opción"

Hay otro gran fallo que tiene este folleto, y es que responsabiliza única y exclusivamente a la mujer de los métodos anticonceptivos. Se dirige a ellas, obviando que esto también es responsabilidad de los hombres. Sí, es cierto que las mujeres deben cuidarse a sí mismas ante todo, pensar en su salud, mas cuando se mantiene una relación, la obligación de usar un método anticonceptivo útil y apropiado es de ambos. Da lo mismo que sea una relación heterosexual u homosexual (algo que tampoco señalan), puesto que el riesgo de ETS continúa estando ahí, y es responsabilidad de todos evitarlo.

"No hay indicaciones, la elección depende de la persona, de sus circunstancias, del tipo de relación de pareja y del tipo de relación sexual. Solo en algunos casos la elección individual puede estar delimitada por contraindicaciones médicas", explica este folleto. Y si bien es cierto que todo depende mucho del tipo de relación que se tenga, debería haberse explicado también que en caso de mantener relaciones esporádicas, o de no estar seguro de la salud propia o la del otro, la única alternativa es el preservativo. Este es el método más fiable, el más práctico y el más beneficioso. 

Comentarios