Buscar
Usuario

Música

Soraya Arnelas: "Fui a Eurovisión con algo que no hubiera hecho nunca"

La artista extremeña lanza su séptimo trabajo de estudio y anticipa el lanzamiento de un documental sobre sus tres últimos años de carrera musical.

Soraya Arnelas: "Fui a Eurovisión con algo que no hubiera hecho nunca"

Soraya Arnelas lleva 15 años sobre la cresta de la ola. "A mí no me tumba ni dios", decía minutos después de la gran final del Festival de Eurovisión 2009 en Moscú. Ni ese inesperado resultado pudo hacerlo. El concurso europeo no destruye carreras. La extremeña puede corroborarlo, pues continuó imparable lo largo de toda una década, llena de música, pero sobretodo, de historias. El nacimiento de su hija Manuela de Gracia en 2017 marcó un antes y un después en la vida de esta luchadora.  

Tras seis álbumes de estudio, el último en 2013, regresa al mercado con 'Luces y sombras', el que probablemente sea su trabajo más personal. La ex concursante y segunda clasificada de la cuarta edición de 'Operación Triunfo' ha pasado por todo tipo de experiencias personales y profesionales que ha querido recoger en 14 nuevos temas, llenos de vivencias, alegrías y miedos. De hecho, Arnelas reconoce que no tenía pensado trabajar con ningún compañero de profesión, pero admite que todo aquello que cuenta se puede extrapolar al recorrido de otras personas. 

Tras tres años de trabajo, y con un formato entre manos jamás visto anteriormente, la reina del dance español en los últimos años vuelve a la escena musical con mucho que contar, como ella bien ha elegido. La pandemia por el coronavirus no ha tumbado sus ganas de seguir adelante con multitud de ideas en mente, reconoce que es muy activa y no puede parar. Directos, tutoriales, entrevistas... y una interminable lista de distracciones. Lo hace siempre al lado de su familia, pues además de la pequeña Manuela, acostumbra a tener muy en cuenta a sus padres y a su pareja. 

Después de contar hasta diez y contarnos lo bonito de la vida, Soraya deja a un lado los quehaceres del hogar para contarnos cómo está llevando el confinamiento y charlar acerca de su séptimo álbum, además de su futuro musical y televisivo, y cómo no, para hacer balance de la última edición de 'Operación Triunfo' y la representación de Blas Cantó en Eurovisión 2020. 

No nos esperábamos hablar contigo de esta forma, pero así ha tenido que ser. Hace unos días hiciste un gran repaso a tus 15 años de carrera en una serie de directos en los que, álbum tras álbum, hemos podido ver tu camino. Ahora vienes con un nuevo trabajo, ¿cómo surgió la iniciativa y qué te ha llevado a lanzarlo ahora?

No te planteas nada, hay cosas que salen de forma natural. El proyecto del disco comenzó hace unos tres años. Cuando me quedé embarazada de mi hija Manuela empecé a escribir. El día que me enteré de que estaba embarazada me quedé paraliza y me entró mucho miedo. Hay mujeres que reaccionan llorando de alegría, pero en mi caso, fue así. Después de eso, comencé a escribir en un cuaderno y me di cuenta de que a lo mejor podrían llegar a ser canciones, compartiendo con la gente esas historias llenas de miedos, alegrías... Durante estos tres años he estado dándole forma a todo eso que escribí en su inicio. Recuerdo que aprovechaba en los aviones, los trenes, mis ratos libres... o incluso hablando con alguien, me llegaba la inspiración a través de palabras, un recuerdo. Ha sido un proceso muy largo. Tres años con sus días, sus horas, sus minutos, y ha sido muy enriquecedor. 

He puesto muchas cosas en la balanza en este tiempo, de capítulos que a lo mejor nos los había asimilado muy bien. Cuando pones música e instrumentos a esas historias, todo se suaviza mucho más y lo ves con otros ojos. Hablo de capítulos duros como la canción que comparto con Chenoa, en el que hablo sobre una etapa de mi vida en la que tuve una pareja muy nociva, una persona muy complicada. Todos hemos pasado por una situación así, los primeros amores suelen ser muy nocivos. No somos muy conscientes de qué es lo que te da verdaderamente amor. Con los años y con músicas de fondo, aquel capítulo, gracias a esto, lo acepté y saqué su moraleja. Se aprenden lecciones para no caer en el error de repetir ciertas historias. Con tiempo, asimilación y aceptación, nace un álbum así. 

'Luces y sombras' nace tras tres años de asimilación y aceptación de unas historias que en un principio se escribieron sobre un cuaderno

Otro de esos inesperados duetos, ha sido el que has realizado con la pequeña Manuela en 'Contaré hasta diez', algo precioso y muy curioso, ¿qué te llevó a ello?

Nace desde el momento en el que me quedé embarazada. A qué madre, y que cante, no le apetece cantarle a su hijo o hija. Aún no siendo cantantes, a todos algún día nos gustaría poder hacerlo. Supe que iba a llegar el momento. Me lo planteé como una nana, porque es mucho más dulce, más suave, más privada. Es más sincera y honesta. Me reuní con varios compositores, incluso algunos eran padres, e intentamos hacer una canción con un mensaje muy honesto, con palabras muy poco rebuscadas, de forma sencilla y simple. Así nace.

Soy muy de los elementos, como la luna o el sol, que los he utilizado mucho durante este álbum. Para mí, la noche, es la luna. Por eso, el día que grabamos la canción le dije a Manuela que esta canción nacía desde las entrañas y que cuando yo no esté, y ella vuelva a escuchar la canción, o en las noches de luna, me sepa ver en su reflejo, donde yo me convierta, de alguna manera, en él. La luna es el reflejo de la noche. Nace del amor infinito a un hijo, pero no esperábamos que la pequeña fuera a cantarla. Cuando cumplió los dos añitos, la empezó a cantar. Por aquel momento, en casa escuchábamos las canciones cuando la producción de álbum estaba aún terminándose. Vimos que Manuela cantaba, y de hecho, se sabía el álbum entero mucho antes de que saliera. De tanto escucharlo en casa, nos dimos cuenta de que cantaba su propia canción. Ella decía: "Es mi canción".

Decidimos llevarla un día al estudio, ponerle los cascos, la canción y ver qué pasaba. La cantó y nos pareció precioso. Era perfecto y creo que aunque ahora no sea consciente, cuando la vuelva a escuchar el día de mañana, aún con 80 años, ahí estaré siempre para ella. 

¿Cómo decidiste titular al álbum 'Luces y sombras' y por qué hemos tenido que esperar siete años para escuchar un álbum inédito de Soraya?

No actúo bajo campañas de marketing ni obligaciones. Tengo la suerte de ser independiente y tener mi propio sello discográfico, Valentia Records. Me tomo y manejo mis tiempos. Creo que las cosas llegan cuando tienen que llegar y necesitaba llegar a ese día, donde me entero que estoy embarazada y me entra ese miedo, con el que nacen las luces y las sombras. Hago repaso de mi vida y me doy cuenta que todos tenemos luces y sombras, buenos y malos momentos, una cara más orientada a la calle, al público, y también una más privada. Todo eso para mí representa la dualidad de las luces y las sombras. El título fue lo primero que nació, como en todos mis álbumes, porque es como un resumen total de lo que va a ser todo el trabajo. El resto de canciones, la estética, las producciones... todo va a su alrededor. Un título es evocador, habla por sí solo.

El título es lo primero que nace en mis álbumes, es evocador y habla por sí solo

El disco, como nos has contado, es todo un gran repaso a tu historia, ¿qué quisiste plasmar exactamente? ¿Qué facetas de Soraya se pueden apreciar?

Muchas, hay muchas. He mezclado capítulos que tienen más de 20 años incluso. Algunos que vienen hasta de mi familia, tienen muchísimos años, y me han afectado de alguna manera u otra. Hay una esencia dentro del mí que es la que soy, pero depende de las circunstancias que te toquen vivir, hay una Soraya u otra. Si te ponen en un escenario, y luego en otro, sacan una parte diferente de ti. He mezclado todo eso y por eso, la portada refleja muy bien esa combinación de Sorayas, de estilos. Está mi silueta, pero dentro mi propia cabeza hay varias Sorayas. Esto podría representar varias cosas, como las diferentes personalidades que hay dentro de mí, o los diferentes estilos. En 15 años he tocado palos diferentes, pero igualmente, cada uno lo va a interpretar de una manera.

¿Cómo se va a desarrollar el proyecto a partir de ahora? ¿Qué evolución va a tener? ¿Habrá videoclips, u otro tipo de material...?

La parte física, que desgraciadamente aún no he podido sacar, es cien veces, por no decir mil, más interesante que la digital. Es verdad que a nivel digital se puede ver la portada, y unos pequeños adelantos de cómo se hicieron las grabaciones en estudio, con los participantes; cómo fue la sesión de fotos; o cómo fue la escucha en exclusiva para 44 personas que se desplazaron a Madrid desde puntos de toda España, e incluso desde fuera de nuestras fronteras.

Hemos grabado durante tres años un documental de 31 minutos que están recogidos en la versión física. Por otro lado, hay todo tipo de material que los propios fans me habían pedido durante mucho tiempo, como son las versiones instrumentales de mis canciones, para poder cantarlas. Estarán también dentro de ese álbum físico. Vamos a ir desvelando muchas sorpresas, sobre todo por su formato. Nunca jamás se ha visto y no lo ha hecho ningún artista en el mundo. Vamos a ser los primeros y los pioneros en ese sentido. La empresa que a la que se le encargó es española, por lo que estoy muy orgullosa de lo que os vamos a presentar, pero hay que esperar un poquito. 

Soraya Arnelas cuenta con su propio sello discográfico, Valentia Records, desde el año 2013 "Soraya Arnelas cuenta con su propio sello discográfico, Valentia Records, desde el año 2013"

En cinco lustros de carrera ha habido una clara evolución en ti. Te conocimos gracias a 'Operación Triunfo' y has atravesado un largo camino musical a lo largo de siete álbumes en el mercado, consolidando esa marca dance que tanto caracteriza a Soraya. Por otro lado, siempre nos has dejado ver tu faceta más personal. Tu hija y tu marido han estado ahí y los hemos visto a tu lado continuamente. Como bien has mencionado, te lanzaste a la piscina con Valentia Records. ¿Qué balance haces de todos los pasos dados en lo personal y lo profesional? ¿Te has llegado a sentir atrapada musicalmente hablando?

Siempre he hecho lo que me ha dado la gana. En el momento en el que se me presenta alguien y me obliga a hacer algo, directamente aparto a esa persona de mi vida. Puedo llegar a entender, o me pueden llegar a explicar, como ocurrió en mis dos primeros álbumes de los años ochenta. Yo aquello no lo había pensado y nada más salir de la Academia, Ricardo Campoy y Narcís Rebollo, presidentes de Vale Music, vieron que encajaba en ese proyecto y me preguntaron si quería hacerlo. De primeras dije que no lo veía. En 'OT' hacíamos versiones y me apetecía sacar mi material, después de un primer álbum con temas míos. No me apetecía volver a eso. Luego lo pensé y me pareció divertido. Me dejo guiar y aconsejar, pero no cuando directamente me imponen algo y me dicen que lo tengo que hacer por obligación, porque sí. En ese momento, automáticamente, es cuando yo digo "no". Me he sentido muy afortunada de trabajar con la gente que llevo trabajando estos 15 años, porque ninguno de ellos me ha obligado a hacer nada. A mí me han explicado las cosas, las he entendido y lo que me ha parecido bien, lo he hecho. Pero que me obliguen... eso no va a pasar nunca en mi vida. 

Todo lo que ha pasado en estos años ha sido fruto de las circunstancias. He querido estar en discográficas, lo he hecho. He querido salirme, porque sí que es verdad que depende del proyecto, se necesita o no ese recurso, y en estos últimos años me he dado cuenta de que no la necesito. Tengo un equipo muy bueno a mi lado, a mi manager desde hace 10 años, un equipo de booking que me quieren, me protegen y defienden mi producto, están ahí apoyándome. El equipo de prensa también es estupendo. Cuando tienes todo eso, a pesar de que hacen una gran labor, ya no te hace falta. Cuando empiezas, las discográficas se encargan de todo y por eso siguen subsistiendo. En el momento en el que nacen nuevos artistas, saben ayudarles y son muy efectivas. Después de 15 años, quién me puede ayudar a mí a estas alturas. Lo único que me ayuda es el público, la gente que consume mi música. Con mi propio sello discográfico, creo que es suficiente.

Detrás de un artista hay una persona. Yo soy madre, cocino, limpio... De hecho, antes de la entrevista estaba limpiando mi casa. Nunca he dejado de hacer las cosas que he hecho. Mi madre me levantaba todos los fines de semana para limpiar y tengo costumbres que no he perdido. Cuando uno sigue arraigado a lo suyo, a su familia, a sus amigos de siempre y no se deja de llevar por una profesión, porque detrás hay una persona, uno sigue siendo el mismo. He evolucionado, he querido sorprender y he aprendido a cantar, a moverme en el escenario. Estoy aprendiendo ahora a tocar la guitarra y a producir. Hay cosas que evolucionan, pero mi esencia sigue intacta. 

Has estado en muchos formatos de televisión, como 'Tu Cara Me Suena', pero también has dejado claro que no eres competitiva, ¿que nos podrías decir a día de hoy de esa experiencia? ¿Qué debe tener la televisión hoy en día para que Soraya se involucre en un proyecto?

Las cosas no son como uno las ve desde fuera. Dentro de la tele, hay muchos intereses económicos y datos que la gente no va a conocer nunca. Probablemente no llegue nunca a ciertos programas por ser independiente, y quizá, económicamente soy más humilde que otras empresas que compran espacios televisivos. Es muy importante que eso se sepa, que ciertos artistas no vamos a llegar nunca a ciertos programas de televisión por acuerdos económicos. Tampoco tengo pretensiones, sinceramente. Creo que la televisión debe emplearse cuando tienes que contar algo, no para decir tonterías. Cuando acudo a ella lo hago para hablar de mis trabajos, de mi vida, de algo que tenga que ver conmigo. No voy a vender tonterías, que es lo que muchas veces tiene cabida en muchos programas.

Creo que estoy haciendo un uso normal y no necesito más horas de televisión. Como cantante, necesito horas de escenario y que el público me acompañe, que me sigan permitiendo cantar mis canciones. Si me contratan en una televisión, obviamente, será para algo musical. Siempre que lo he hecho, ha sido así, en un programa musical o de talentos, como 'Mira Quien Baila' o 'Tu Cara Me Suena'. He sido jueza, pero de programas cuyo motivo principal era artístico. Siempre estoy con cosas que tienen que ver con aquello donde puedo aportar y nunca voy a formar parte de un programa donde eso no ocurra. He dicho que no a muchas experiencias que me han ofrecido, porque no me veo. No voy porque no necesito más horas. Actualmente, con las plataformas digitales, el que quiera verme, lo puede hacer. No hace falta una sobreexposición, pues incluso a veces te lleva a que la gente te critique más, y a mí me afecta, como a todo el mundo. Entonces, qué necesidad tengo ir tanto a la televisión, iré cuando sea necesario. Prefiero giras, prefiero conciertos, otras cosas que estén relacionadas con la música. 

Probablemente algunos artistas no lleguen nunca a algunos programas de televisión por acuerdos económicos

Parece que llevas bien el confinamiento, o al menos así lo estás dejando ver en redes sociales. 

Tengo días buenos, pero también tengo días malos. A veces, el tiempo no cambia y estar encerrados nos afecta a todos. Lo cierto es que cuando estás con entrevistas, hablas con la gente, haces los tutoriales y te diviertes con lo artístico, parece que el tiempo pasa de otra manera. Es por ello que nos agarramos a las series, los libros... la cultura acompaña y te hace el tiempo más llevadero. Un libro, a través de lo bonito de la descripción, te permite imaginarte escenarios, a los que actualmente no puedes ir físicamente. Esa magia nos está acompañando y al crear ese contenido, también me beneficio de ello. No obstante, tengo días en los que el confinamiento empieza a pasar factura, también por Manuela, que a sus tres años está encerrada en casa y no entiende lo que está ocurriendo.

Hablaba hace unos días con un psicólogo, que me contaba que hay niños que están desarrollando trastornos que notarán cuando sean mayores, aunque ahora no se den cuenta y creamos que los dos meses que llevamos encerrados son poco tiempo. Los niños necesitan relacionarse y ahora no pueden hacerlo. Crecer con miedos influye, pues se trata de una etapa importante en la formación de su personalidad. Yo le explico a mi hija que hay un virus fuera y que no puede salir, no voy a mentirle. Hay que explicárselo, pero luego ellos lo interpretan y lo manifiestan de muchas maneras, con nervios o pesadillas. A todos nos está pasando factura, pero a mí me influye cuando la veo mal a ella. 

Ahora estamos terminando de darle forma a un proyecto de familia, que teníamos hace tiempo en mente. Mi pareja Miguel Ángel y yo estamos ultimando los detalles de todo esto, que verá la luz cuando salgamos de la pandemia. Sigo componiendo en casa, e incluso he echado un ojo a cursos online. Cosas que me mantengan productiva, porque lo necesito. No necesito descansar, es decir, algo puntual está bien, pero cuando tengo una semana libre en verano o Navidad, me vuelvo loca. Necesito crear. A veces, escribo en un cuaderno todas las ideas locas que se me vienen a la cabeza o aquellos proyectos que me gustaría llevar a cabo. Hace unos días escribí a Itziar Castro con una idea que va relacionada con el mundo de la actuación... Necesito estar todo el rato activa, y si no, limpio (risas). 

¿Te sientes inspirada? ¿Crees que se puede sacar algo bueno de todo esto? ¿Qué mensaje lanzarías?

Se pueden sacar millones de cosas, todo depende de lo curioso que seas en la vida. Si eres una persona curiosa tienes un campo de posibilidades muy amplio, tienes todo el tiempo del mundo, ahora las excusas no valen. A mí al menos no me valen, teniendo a mi hija en casa. Ahora es ponerte frente a frente, con uno mismo, y usar ese tiempo para todo aquello que nos pedíamos antes y no podíamos hacer. Ahora es el momento de sacar cosas buenas, incluso para quien no le apetezca hacer cosas físicas. También se puede hacer el ejercicio mental de preguntarse si uno es la persona que quiere llegar a ser, o si se está haciendo lo correcto para convertirse en esa persona que uno quiere ser. Mentalmente uno puede hacer muchas cosas que le beneficien en todo esto. Hay gente que hace yoga, medita, hace deporte... ¡y no lo habían hecho nunca, y si no, mira Anabel Pantoja! ¡Se lo pasa bomba y nos entretiene a todos! Ahora eso, sí, el bienestar que le está dando a ella no se puede medir... 

El que aproveche este encierro, no confinamiento, encierro, va a salir muy reforzado. Partiendo de la base de que estando en casa tenemos salud, solo nos queda dar gracias a la vida. 

Soraya Arnelas durante su paso por 'OT 2005' "Soraya Arnelas durante su paso por 'OT 2005'"

¿Qué es lo primero que vas a hacer al salir?

Me voy a ir a Extremadura a visitar a mis padres. Me muero por abrazar a mi madre, por darle la enhorabuena. Es una de todas aquellas personas en primera fila de guerra, en una residencia de ancianos. Quiero abrazar a mi padre y compartir momentos, aunque estemos callados en el sofá. Quiero estar a su lado y con ellos, quiero que pase el tiempo ya para poder hacerlo. 

Vamos a tener que acostumbrarnos a la nueva normalidad. También en lo que respecta a la televisión o la industria musical. 'OT' cerró sus puertas con la intención de volver, ¿qué futuro crees que debería tener y cómo valoras la evolución del formato a lo largo de todo este tiempo? ¿Quién crees que debería afrontar el reto de presentarlo, ahora que Roberto Leal se marcha a Antena 3?

Yo pondría de nuevo a Carlos Lozano. Nos traería muy buenos recuerdos de aquella primera edición. Es un gran profesional y le quiero mucho. Su voz, cuando la escucho, siempre será 'Operación Triunfo'. Me gustaría volverle a ver al frente. 

Los chicos necesitan una final, porque todos (o casi todos) la tuvimos de forma regular, aunque también aquella edición la tuvo. No por proclamar más o menos ganadores, sino porque ha de terminar de forma redonda. Se lo merecen ellos, se lo merece el público y también la gente que trabaja dentro del programa. 

'OT' no está desgastado, es un programa de interés lúdico, de aprendizaje... pese a que luego nos llegue a interesar la vida de los concursantes. Otros programas han contribuido a eso. La propia audiencia ha querido saber más según han pasado los años, por eso cada edición es diferente. No obstante, es lícito, eso sí, siempre que se respeten sus vidas. Tienen un talento especial y magia y están ahí por eso. Es normal que la gente quiera saber un poquito más de aquello especial que tienen. El programa sigue cumpliendo esa función de lanzar artistas, el reflejo está en las listas de éxitos y en la propia industria, siendo de los más aclamados para contrataciones, y también en ventas.

Me gustaría ver a Carlos Lozano al frente de 'Operación Triunfo'

Por otro lado está Eurovisión, un tema recurrente en estas fechas, pero que desgraciadamente no verá la luz como estamos acostumbrados. Hace 11 años de tu participación, un camino muy difícil para ti, del que has hablado en multitud de ocasiones. Este año le tocaba a Blas Cantó, con el que te llevas muy bien. 'OT' ya no ha servido de plataforma para seleccionar al representante de España, ¿veías bien que se usara para tal propósito o piensas que el artista debe decidir sobre ello? 

Sería hipócrita decir que iría donde me obligan. Yo fui a Eurovisión porque me apetecía y, por tanto, no lo vería bien. De hecho, como dices, el representante ya no sale del programa. En estas dos últimas ediciones del concurso, había concursantes que no querían ir y se les metía en contrato la posibilidad de acudir al concurso con canciones que ellos no querían defender. Incluso algunos hasta lo dejaban claro antes de que llegara el proceso. 

En tu caso no te obligaron, tú querías ir, pero luego te impusieron ciertos detalles a lo largo de tu candidatura hacia Moscú. Un ejemplo de ello fue la coreografía...

Quiero explicar esto bien, ya que la noche que gané la final nacional y me elige el público, firmé un contrato. Ese contrato decía que RTVE podía decidir sobre cualquier cosa dentro del proyecto y que yo no iba al festival con mi carrera. Yo iba allí como cantante a cantar una canción que RTVE había elegido a través de un concurso, y no a hacer promoción de mi carrera o mi proyecto como artista. Siempre supe bien lo que entraba dentro de ese contrato, pude haberme echado para atrás y decir que no, pero lo acepté y firmé. No obstante, mi argumento es el que es, pero acepté firmar una documentación en la que decía que yo tenía que dejarme hacer. Acepté esas condiciones, aunque luego dejaron de interesarme, pero ante todo fui profesional. Tuve que aceptarlo. Yo en ningún momento me he callado sobre este asunto, dejando ver que no estuve conforme, y ese ha sido muchas veces mi problema. Siempre he sido transparente y clara con todo, no miento nunca. 

Para Eurovision firmé un contrato que decía que yo tenía que dejarme hacer

En la actualidad parece que internamente, poco más de una década después, se ha aprendido de ciertos errores. La delegación española ha cambiado y con ello la forma de trabajar, prueba de ello es el concepto con el que nuestros últimos representantes han acudido al festival, con el que están contentos a su vuelta. Parece que al artista le dejan tener más voz. En el caso de Blas parece que ha sido así...

Efectivamente, cuando he hablado con otros compañeros, me han dicho que ellos están muy contentos con su paso por el evento y la gente con la que trabajaron. Cuando me preguntan a mí, sobretodo por consejos, yo digo que no puedo darlos. Cada representación es única y las circunstancias diferentes. Que yo no estuviera de acuerdo con la puesta en escena que el equipo de RTVE eligió para mí fue algo puntual. Me consta que Ruth Lorenzo fue como quiso, Pastora Soler también, incluso Edurne. Yo no puedo hablar de los demás, algunos tuvieron más y otros menos problemas. Yo fui con algo que no hubiera hecho nunca, pero no pasa nada por decirlo.

Soraya Arnelas en Eurovisión 2009 "Soraya Arnelas en Eurovisión 2009"

Blas Cantó estaba dispuesto a darlo todo en Rotterdam y siempre tuvo el apoyo de los seguidores. No obstante, las redes sociales juegan en ocasiones una mala pasada a más de uno, y también le ocurrió a Blas, tras no interpretar la canción en la PrePartyES...

Me parece muy feo, por decirlo de forma cordial. Es cierto que uno no puede gustar a todo el mundo. No siempre las canciones complacen a todo el conjunto del sector eurofan. Como en todos los concursos, siempre habrá gente que te apoye y gente que te critique, eso no es nuevo, todos los años ocurre con cada representante. Siempre pasa lo mismo, es lo que tiene Eurovisión. Se vive tan al límite, es una vez al año, por lo que hay gente que lo espera con ansia y lo viven con una intensidad muy fuerte. Puedo llegar a entender que haya gente que critique, aunque no me guste y no lo acepte, pero en lo que al concurso respecta. Todos los que hemos ido sabemos que iba a haber gente que nos apoyaría y gente que nos criticaría, es parte de este movimiento. Tiene amor y odio a partes iguales. Uno puede criticar pero siempre desde la productividad, no desde la crítica fácil y rastrera. Hay gente que también lo hace así. A pesar de eso, no se puede manchar a todo el conjunto de seguidores del concurso. Este aspecto va con la educación de uno y la educación viene de casa, no la enseña el Festival de Eurovisión. 

Dado que no podrá interpretar 'Universo' en 2021, ¿qué camino crees que tomará sobre el escenario? ¿Te gustaba el tema?

Lo va a hacer muy bien, lo iba a hacer muy bien y lo tenía muy claro. No he visto a alguien encima de un escenario que controle mejor su voz que Blas Cantó. Le conozco desde hace muchísimos años y si ya la canción era buena, porque a mí me encantaba y me parecía mágica, como lo iba a ser la puesta en escena... sabiendo el nivel de perfección y gusto que tiene, nos va a traer un tema más de baile. Me voy a arriesgar a decirlo, sí, va a revolucionar. Creo que va a apostar por algo más de baile. Con la voz que tiene puede hacer lo que quiera. Creo que sorprendería con algo de baile, que no él mismo bailando, sino haciendo un tema épico up-tempo con su gran voz.

Artículos recomendados

Comentarios