Portugal pondrá multas de hasta 250 euros por tirar colillas de tabaco al suelo

Portugal pondrá multas de hasta 250 euros por tirar colillas de tabaco al suelo

Las sanciones oscilarán entre los 25 y 250 euros y las empresas productoras de tabaco deberán pagar un nuevo impuesto en concepto de ecotasa.

En Portugal se arrojan 7.000 colillas cada minuto. Aunque este pequeño residuo pueda parecer inofensivo, contiene partículas tóxicas que contaminan gravemente el suelo, los ríos y el mar y dañan los ecosistemas.

Esta es la razón por la cual el la Comisión de Medio Ambiente del Parlamento portugués ha decidido comenzar a multar a las personas que tiren las colillas al suelo con multas que oscilan entre los 25 y los 250 euros.

La normativa será votada en el pleno que tendrá lugar el viernes 26 y entrará en vigor durante el mes de agosto, después de ser promulgada por el presidente de Portugal, Marcelo Rebelo de Sousa. Mientras tanto, está prevista una moratoria de un año para concienciar e informar a los ciudadanos de la importancia que reducir los residuos de colillas puede conllevar en el medio ambiente.

Para facilitar la labor de deshacerse del tabaco, el país pretende, además, aumentar el número de ceniceros en la calle y en las instalaciones, por lo que la nueva ley también prevé multas de hasta 1.500 euros para las oficinas, zonas de embarque, empresas de hostelería y universidades que no coloquen ceniceros en su exterior.

Lisboa quiere aumentar la limpieza en sus barrios "Lisboa quiere aumentar la limpieza en sus barrios"

Lisboa, ciudad anticolillas y antichicles

Pero esta legislación no afectará únicamente a empresas y fumadores, sino que contempla, además, el pago de un nuevo impuesto en concepto de ecotasa para las empresas que producen el tabaco. Para conocer la cuantía del nuevo impuesto habrá que esperar a la entrada en vigor de la normativa.

Además de combatir la contaminación, la nueva ley tiene un propósito muy claro: poner fin a la suciedad de los barrios. Según datos oficiales, la basura en el centro de Lisboa ha aumentado un 10% en los tres últimos años, que coinciden con el incremento turístico. Por ello, paralelo a la mejora de los servicios de limpieza mediante la contratación de operarios y la instalación de contenedores subterráneos, el Gobierno portugués le ha declarado ahora la guerra a las colillas.

De esta forma, Lisboa, que ya ha retirado los vasos y los platos de plástico de sus bares, ha declarado 2019 el año anticolillas y antichicles, y será premiada en 2021 como Ciudad Europea Ecoverde.

Comentarios