Pedro Sánchez quiere elevar el sueldo mínimo a 1.000 euros

Pedro Sánchez quiere elevar el sueldo mínimo a 1.000 euros

Pedro Sánchez y su Ejecutivo se ha comprometido a elevar el sueldo mínimo interprofesional a los 1.000 euros.

Economía Mario Cerdeño Mario Cerdeño 24 Julio 2018 10:56

El salario mínimo interprofesional (SMI) es una de esas batallas que son necesarias de luchar. La vida y sus gastos básicos han subido y el sueldo básico se antoja demasiado pequeño para poderle hacer frente. Por eso,Pedro Sánchez, el presidente del Gobierno, se ha comprometido, según ha señalado en una entrevista a El Diario, a una subida hasta los 1.000 euros mensuales para el año 2020.

El actual salario mínimo interprofesional se encuentra en 735,90 euros mensuales por lo que habría sumarle otros 264,10 euros más entre los años 2019 y 2020 para llegar a los hipotéticos 1.000 euros. Lo que supondría un incremento porcentual de un 35% y un verdadero reto para Pedro Sánchez y su gobierno. Esta petición de subir el SMI ya se la hizo llegar Sánchez al expresidente Mariano Rajoy en el parlamento; ahora, el socialista ve una excelente oportunidad para llevarlo a buen puerto.

Sin embargo, durante el Gobierno de Mariano Rajoy pactó con los sindicatos una subida progresiva del salario mínimo interprofesional hasta los 850 euros en 2020, en tres tramos de aumento: 4% en 2018, del 5% en 2019 y del 10% en 2020.

Pedro Sánchez en el Congreso de los Diputados "Pedro Sánchez en el Congreso de los Diputados"

El reparto de la renta entre trabajadores y beneficios empresariales está desequilibrado

"España crece, pero no redistribuye ese crecimiento. Ahora mismo el reparto de la renta entre los trabajadores y los beneficios empresariales está absolutamente desequilibrado", insiste Pedro Sánchez. Por lo que el presidente pide a la patronal y sindicatos que en sus negociaciones lleven el SMI de convenio hasta los 1.000 euros al mes por catorce pagas en 2020.

Pedro Sánchez también ha ratificado la hoja de ruta de su Ejecutivo en cuanto al gravamen al diésel para que cada vez se use menos. "España es un país que está a la cola en la tributación ecológica. Y este Gobierno, que está comprometido con la lucha y la adaptación al cambio climático, con la necesidad de impulsar las energías renovables y de respetar nuestro medio ambiente, pues lógicamente vamos a hacer lo que están haciendo otros países europeos, que es precisamente la imposición al diésel". Además, añadió que este impuesto no afectará a los trabajadores que utilizan diésel como combustible en sus quehaceres laborales.

Comentarios