Buscar
Usuario

Noticias

En libertad tras propinar una brutal paliza homófoba entre cuatro en el centro de Málaga

Los agresores empezaron a gritar "maricón" a su víctima, con la que se cruzaron por la calle, hasta que empezaron a propinar golpes y patadas.

En libertad tras propinar una brutal paliza homófoba entre cuatro en el centro de Málaga

Cuatro jóvenes han sido detenidos y posteriormente puestos en libertad con cargos por propinar una brutal paliza homófoba a un joven de 26 años al que insultaron y golpearon por su orientación sexual, como ha indicado la Policía Local de Málaga.

Los acusados, con edades comprendidas entre los 21 y 23 años, se encuentran imputados actualmente por un delito de odio y otro de lesiones. Los hechos ocurrieron sobre las 03:10 horas de la madrugada en la pasada noche de San Juan, en la plaza Marqués del Vado Maestre, conocida popularmente como la Mitjana, en pleno centro.

El joven iba caminando por esta zona junto a unos amigos cuando un grupo de jóvenes empezaron a insultarle y gritarle "maricón", únicamente por su orientación sexual.

Acto seguido, uno de ellos se acercó rápidamente hacia él y le propinó sorpresivamente un golpe por la espalda, tras lo que el resto del grupo empezó también a propinar golpes.

La víctima sufrió patadas y puñetazos, además de un golpe en la cabeza con un objeto contundente. Varios testigos llamaron a la policía con el objetivo de evitar que continuaran con la agresión.

Los hechos tuvieron lugar en la plaza Marqués del Vado Maestre, en pleno centro de Málaga "Los hechos tuvieron lugar en la plaza Marqués del Vado Maestre, en pleno centro de Málaga"

Cuando la policía llegó a la zona, los agentes comprobaron que la víctima presentaba la cara ensangrentada con una herida en la frente. Los sanitarios la trasladaron a un centro hospitalario donde fue preciso practicarle seis puntos de sutura, además de ser asistido por una luxación en el hombro derecho.

Detenidos y posteriormente puestos en libertad

La policía rápidamente ordenó la detención de los agresores, que caminaron por la zona como si nada, algunos de ellos incluso con restos de sangre de su víctima en los nudillos.

Los testigos fueron clave en la detención, ya que ayudaron al Grupo Operativo de Apoyo la Policía Local a identificarlos. En ese momento, los agentes procedieron a su detención, tres miembros del grupo. El restante estaba caminando solo y fue localizado por una patrulla de paisano gracias a otro testigo que se desplazó en un coche camuflado con los agentes.

El delito de odio incluye penas de prisión de uno a cuatro años, además de una multa situada entre los seis a doce meses. La Justicia ahora ha ordenado su libertad con cargos a la espera del juicio.

Artículos recomendados

Comentarios