Buscar
Usuario

Noticias

Polémico castigo: un padre pone a su hijo a correr bajo la lluvia por hacer bullying

Castigó a su hijo de esta forma después de enterarse de que había sido expulsado del autobús de ruta por haber hecho bullying en el colegio.

Bryan Thornhill es un padre estadounidense que no ha dudado en castigar de forma inusual a su hijo porque acosaba a otros niños en el colegio. El hombre se enteró de que su hijo pequeño fue expulsado del autobús de ruta, que le lleva a clase y le trae de vuelta a su casa, por hacer bullying y decidió que hiciese el mismo recorrido pero corriendo durante los días que estuviese expulsado. ¿Para qué? Según afirma el padre para que aprendiese que ser un matón no le traería nada bueno, e incluso le ha obligado a realizarlo mientras llovía. 

"Mi objetivo es que todos los niños sean amados y respetuosos. Porque nuestros hijos son el futuro de mañana. No sé dónde termina este viaje, pero tal vez en la Casa Blanca. O tal vez termina con muchos padres luchando ya que tienen esperanza de que no están solos. Sólo un padre puede saber qué es lo mejor para su hijo, siempre y cuando tengan los ojos abiertos y estén involucrados". Así se defendía Bryan en su muro de facebook después de que el vídeo en el que explica el castigo a su hijo se hiciese viral y muchas personas le acusasen de mal padre, mientras que otras hasta le piden consejo. Te lo dejamos aquí para que juzgues tú mismo. 

El vídeo ha recibido más de 25 millones de visitas desde que fue compartido el pasado 1 de marzo en su cuenta de Facebook. Y es que el castigo no sólo consistía en correr sino también en compartirlo y hacerle ver que también se pueden reir de él. Dicho y hecho. Cogió su coche y guió a su hijo hasta la escuela mientras corría bajo la lluvía y él lo grababa para después publicarlo. 

"Hola a todos, escuchen al padre de 2018", comienza diciendo Bryan en el vídeo. "Han expulsado a mi hijo del autobús escolar durante tres días por ser un pequeño matón. No voy a tolerarlo, no lo soporto. Ahora tiene que ir corriendo a la escuela y estamos a casi dos kilómetros de distancia, así que durante toda la semana tendrá la experiencia de ir corriendo. La buena noticia es que tiene un ritmo muy bueno. Sólo quería enseñároslo y hacer que os riáis un poco", explicaba mientras no perdía al niño de vista. 

"Ser padre no consiste en ser un amigo"

Bryan cree que el castigo servirá de ejemplo a otros padres y madres y les aconseja que se aseguren de "mostrar a sus hijos que los aman con abrazos y disciplina. Ser padre no consiste en ser un amigo, sino en guiar a los hijos a un futuro mejor"

Para algunos padres y madres e incluso profesores se trata de un castigo necesario que "resolvería el 90% de los problemas de las sociedades". "Como maestra te aplaudo por ser un padre que no tolerará que su hijo sea un matón. Demasiados padres inventan excusas para sus hijos y no hacen nada. ¡Gracias por enseñarle a tu hijo que la intimidación no es aceptable!", escribió una profesora en respuesta al vídeo del castigo.

Bryan Thornhill junto con su hijo y su hija "Bryan Thornhill junto con su hijo y su hija"

Mientras que para otros se trata de unahumillación de la que un niño no aprenderá nada porque le está enseñando más formas de intimidación. "Hacer que su hijo corra bajo la lluvia, sin paraguas, sentándose en clase todo el día empapado con ropa mojada, corriendo el riesgo de enfermar... ¿Usted lo llamada ser buen padre?", le reprochaba un hombre. Otro comentario le pregunta si "alguna vez miró al niño a la cara y habló con él sobre los motivos que le llevan a acosar". Además le insta a averigüar "dónde aprendió a ser un matón"

Sin embargo, Thornhill está tan convencido de que su castigo es ejemplar que dice que es mejor este tipo de castigos que pegar a los niños, ya que considera que hay que "apretarles las tuercas". "No estoy matando a nadie", se defiende. 

Mejora su comportamiento en el colegio

Aunque haya suscitado polémica, parece ser que al pequeño de 10 años este castigo le ha venido bien, ya que su padre asegura que ahora su comportamiento es "mucho mejor" y que su maestro le ha felicitado por su actitud esta semana. 

"Esta semana no se ha metido en ningún problema en la escuela, aunque la semana pasada estaba completamente enloquecido. Esto aquí se llama criar bien a los hijos", explicaba Bryan. El padre dice que a partir de ahora se asegurará de que su hijo no acose a nadie y que la situación en la escuela sea buena para todo el mundo. 

Artículos recomendados

Comentarios