Los pacientes de larga duración tratados con orfidal o valium pueden acabar enganchados

Los pacientes de larga duración tratados con orfidal o valium pueden acabar enganchados

Las probabilidades de dependencia se duplicaban por cada diez días de medicación adicional a lo largo de un año, según un estudio.

Ciencia 16 Septiembre 2018 10:50

Los fármacos que llevan benzodiacepinas provocan trastornos en la tercera edad que llevan a una mayor somnolencia, ansiedad o depresión. Así lo asegura un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Michigan y la de Filadelfia (Estados Unidos) publicado en la JAMA Internal Medicine. Los medicamentos que se realizan con benzodiacepinas son el Orfidal, Lexatin, Rivotril o Valium. 

El estudio lo realizaron sobre los ciudadanos estadounidenses mayores que están inscritos en un programa de subsidios que les ayuda a pagar sus medicinas, ya que esta población es la que suele tratarse con mayor asiduidad con este tipo de medicamentos para hacer frente a desequilibrios asociados a la edad como el insomnio. En el proyecto participaron 576 individuos a los que les recetaron benzodiacepinas entre 2008 y 2016 y tras un año con este tratamiento, 156 de ellos continuaban tomándolo. Se dieron cuenta de que los consumidores a largo plazo obtenían las recetas de sus médicos de atención primaria y no de psiquiatras. 

Los pacientes tratados de larga duración presentan más problemas de insomnio que los se tratan a corto plazo "Los pacientes tratados de larga duración presentan más problemas de insomnio que los se tratan a corto plazo"

Entre sus conclusiones destaca que cuanto más tiempo durase el tratamiento, más probabilidades tenían los pacientes de desarrollar dependencia a las benzodiacepinas. Las probabilidades se duplicaban por cada diez días de medicación adicional a lo largo de un año. Además, estos pacientes presentaban más insomnio que los pacientes que dejaron su tratamiento a tiempo.

Tratamiento no recomendable en mayores de 65 años

Los científicos también descubrieron que la calidad sociosanitaria no es la mejor, pues la  sociedad médica estadounidense no aconseja el tratamiento con benzodiacepinas para mayores de 65 años y la media de los pacientes que participan en el programa de subsidios y que reciben este tratamiento tenían 78 años. Y es que el factor socioeconómico tiene mucho que ver con el tipo de medicamentos a los que acudimos.  En este caso los mayores, tanto por la edad como por su economía, no podían acceder a la asistencia médica en su país y por tanto, no acudieron a psicólogos o psiquiátras y así no tuvieron la oportunidad de recibir otras alternativas como la terapia conductual. 

Según Lauren Gerlach, autora principal del estudio, los médicos deben comenzar a recetar benzodiacepinas con un final del tratameinto en mente. "Se debe empezar con un tratamiento a corto plazo, conversar con el paciente, volver a valorar sus síntomas e ir reduciendo las dosis". 

Comentarios