La clínica del Opus Dei dice que la homosexualidad ocasiona gastroenteritis

La clínica del Opus Dei dice que la homosexualidad ocasiona gastroenteritis

La Clínica Universidad de Navarra, perteneciente al Opus Dei, dice que ser promiscuo y homosexual ayuda a contraer la gastroenteritis.

El Opus Dei, en un estudio elaborado por la Clínica Universidad de Navarra, dicta que la homosexualidad y la promiscuidad contribuye a contraer gastroenteritis. Una enfermedad tan cotidiana como el resfriado, pero que según este informe la orientación sexual puede ayudar a contraerla.

Quizá estas conclusiones cuadren más si se tiene en cuenta que la Clínica Universidad de Navarra pertenece al Opus Dei, con sedes en Madrid y Pamplona. Solo así se entiende el disparate. Unas clínicas que actúan bajo la ética, moral, obra y gracia de Dios y de la Iglesia Católica.

Este informe que data de septiembre de 2018, según avanza Público, está firmado por Laura García Albarrán, una investigadora de la Universidad de Navarra, y Ramón Angós, doctor y especialista en el aparato digestivo. En este documento explican las diferentes etapas de la gastroenteritis: contagio, desarrollo, síntomas y curación.

Homosexualidad y promiscuidad

Clínica Universidad de Navarra "Clínica Universidad de Navarra"

"La forma de adquisición suele ser por contagio de persona a persona o por ingesta de alimentos o agua contaminados" y que suele provocar "fiebre, náuseas, vómitos, diarrea y dolor abdominal principalmente", explica el estudio.

Albarrán y Angós recogen en su guía de actuación en Urgencias recogen una serie de puntos a la hora de aproximarse al diagnóstico de una gastroenteritis aguda. Donde detallan "datos epidemiológicos que, en ocasiones, resultan esenciales para orientar la Etiología" y, entre ellos, se encuentra el "hábito sexual", donde hace hincapié en la "promiscuidad y la homosexualidad" del paciente para diagnosticar casos de "proctitis e infecciones por Shigella, Salmonella, Campylobacter, gonorrea".

La evidencia científica de la investigación es nula y apunta a una cuestión más ideológica. "Es la primera vez que leo algo así en cuarenta años de profesión. No tiene ninguna evidencia científica y solo se puede entender en claves ideológicas", remarca Juan Luis Uria, médico especialista en Medicina Preventiva y Salud Pública, a Público.

Comentarios