No, Pilar Gutiérrez, las personas trans no estamos enfermas ni tenemos un trauma

No, Pilar Gutiérrez, las personas trans no estamos enfermas ni tenemos un trauma

La televisión ha vuelto a dar minutos a 'la mujer más franquista de España', en los que ha aprovechado para atacar al colectivo LGTB+.

En pleno auge de la extrema derecha y aprovechando la interminable polémica del traslado de los restos de Franco fuera del Valle de los Caídos, las televisiones buscan aumentar su audiencia apoyándose en personajes que alimentan polémicas.

Sin embargo, la línea de lo ético se cruza cuando la controversia se sustenta en el discurso de odio. 'Todo es mentira', el programa de Risto Mejide que se emite en Cuatro, ha ido a buscar a Pilar Gutiérrez, bautizada como 'la mujer más franquista de España' por el programa que la dio a conocer, 'Espejo Público'. Y sí, han encontrado lo que querían: atención.

La entrevista en cuestión la lleva a cabo Elsa Ruíz, una colaboradora del programa y además, mujer trans. Nada más comenzar, Gutiérrez afirma estar en contra del colectivo LGTB+ por considerarlo un 'lobby', como si no hubiéramos existido toda la vida.

La reportera, a continuación, le expone la siguiente realidad: las personas homosexuales nacen en familias heterosexuales, por lo que difícilmente alguien les ha 'impuesto' su orientación sexual. Sin embargo, la entrevistada ni corta ni perezosa aporta una información cuya fuente desconocemos tanto nosotros como ella, porque no existe: "O no, o son niños adoptados por homosexuales, que crecen y les hacen homosexuales, que han sido abusados".

La transexualidad como una crisis de identidad

A continuación, el circo de la ignorancia toma una curva ascendente cuando, al ser cuestionada por el colectivo trans, opina lo siguiente sin pestañear: "Ser transexual se puede curar, las personas que tengan una crisis de identidad pueden encontrarse a sí mismas". Y, como considera que aún no es suficiente, añade: "No deberías tener acceso en la sanidad pública para cambiarte de sexo, deberías hacerlo con tu dinero", le explica a la colaboradora. También quiere justificárselo al argumentar que "no lo haces por una necesidad de salud, es por una necesidad psicológica y tendrías que tratarlo".

Pilar Gutiérrez no ha estrenado el discurso LGTBfóbico ni mucho menos, pero sí que es una de las personas que más orgullosamente hace gala de su intolerancia y desinformación. Las personas trans no estamos enfermas, simplemente nos vemos atrapadas en un mundo en el que tus genitales deberán dictar tu identidad de por vida. Quizá la crisis de identidad no sea la transexualidad, sino seguir idolatrando a un dictador fascista en pleno siglo XXI y más de 40 años después de su muerte.

Las personas trans no estamos enfermas, simplemente nos vemos atrapadas en un mundo en el que tus genitales deberán dictar tu identidad de por vida

El 41% de las personas trans ha tenido pensamientos suicidas

Según una encuesta realizada en 2015 por The Williams Institute en colaboración con la 'American Foundation for Suicide Prevention', el 4,6% de la población total ha reportado intentos de suicidio. En contrapunto, esta cifra se incrementa entre un 10 y un 20% para las personas lesbianas, gay o bisexuales. Este dato se dispara hasta un 41% de las personas transgénero que afirmaron haber pensado en quitarse la vida. Nuestra identidad da lugar a un trastorno cuando personas como Pilar Gutiérrez se dedican a negar nuestra existencia como personas sanas y perfectamente válidas.

Pilar Gutiérrez en directo con Dani Mateo en 'Espejo Público' "Pilar Gutiérrez en directo con Dani Mateo en 'Espejo Público'"

El elemento de cordura lo aporta Elsa Ruíz, ahora en plató, desde el cual con gesto serio y mirando a cámara exclama: "Las personas trans ni estamos enfermas ni mal de la cabeza, ¡que quede claro!". Unas palabras llenas de verdad pero que no haría falta pronunciar tan a menudo si interesara ignorar este tipo de discursos fóbicos hacia un colectivo históricamente marginado.

Más allá de seguir narrando esta decadencia en formato televisivo, es importante dejar claro que la aparición de este tipo de personajes en los medios no tiene otro beneficio que no sea económico para la propia cadena. No aporta información, no genera un debate sano y se abre una compuerta para que las voces retrógradas expongan su odio escudándose en la libertad de expresión. No, la libertad de expresión recoge ideas y opiniones, algo que invalidar y atentar contra la identidad de alguien, no es.

Comentarios