Buscar
Usuario

Vida

Nace el primer bebé sin género de la historia

Las autoridades canadienses niegan emitir un certificado sin género para el menor, como sucede en Pakistán o Irán. El progenitor afirma que el género no se identifica con la apariencia de los genitales

Kary Doty está luchando por una causa: que las autoridades permitan a su hijo elegir el sexo con el que quiere identificarse o, incluso, que no lo haga con ninguno. Es lo que  le sucede a él mismo, ya que se define como una persona trans de género no binario, es decir, no se identifica con lo que tradicionalmente catalogamos como masculino o femenino.

A Kary le impusieron desde el nacimiento una identidad de género, algo que quedó registrado en todos sus documentos oficiales. Ahora quiere que su Searyl, su bebé, tenga la oportunidad de elegirlo cuando tenga uso de razón.

Por todo ello, ha comenzado una batalla legal que ya ha dado sus primeros resultados: en la tarjeta sanitaria de su retoño (prefiere que les mencionen como 'elles'),  ya aparece la letra 'U' en el recuadro de 'género'.

"Estoy intentando que Searyl no se vea obligado a elegir un género hasta que no tenga consciencia propia y dominio del vocabulario para decirlo. Únicamente le reconozco como un bebé y estoy brindándole todo el apoyo y amor para que sea la mejor persona y se vea lejos de las imposiciones de 'chico' y 'chica' que actualmente vivimos en nuestra sociedad", ha relatado Kary a CBC

Las autoridades canadienses, mientras tanto, se están negando a emitir toda su documentación oficial con la categoría de 'género indefinido', algo que se permite en otros países como Pakistán o Irán.

Algunas regiones del país norteamericano sí están contemplando incluir una tercera casilla en las identificaciones, pero Kary quiere ir un paso más allá: pretende que en el propio certificado de nacimiento se reconozca esta posibilidad.

Denuncia por Derechos Humanos

Kary Doty está luchando para que se reconozca el derecho de su hijo a nacer con género no binario "Kary Doty está luchando para que se reconozca el derecho de su hijo a nacer con género no binario"

El empeño del progenitor ha sido tal, que ha terminado acudiendo al Tribunal De Derechos Humanos de la Columbia Británica como una persona más de las ocho denunciantes para conseguir que los derechos de su bebé se cumplan. El progenitor considera que los derechos del menor se deberían de reconocer al igual que sucede en otros estados de su propio país.

Kary se reafirma en que el género de una persona "no se puede determinar únicamente por la apariencia de los genitales", ya que la persona puede tomar otra determinación a lo largo de su vida o, simplemente, cuando tenga uso de razón.

Este activista considera que imponer un género a su hijo viola flagrantemente los derechos de su retoño, que no tendrá la posibilidad de decidirlo por sí mismo en un futuro. Los trámites para cambiar este aspecto en la documentación son muy complicados y la burocracia o los controles impiden, muchas veces, que la persona pueda mostrar cómo se identifica en la realidad.

"Ciertamente, nuestra cultura está obsesionada con decir que un bebés es un niño o una niña, pero el Gobierno no cuenta con ningún indicio determinante que certifique que esta afirmación es realidad", ha relatado Kary Doty. Ahora tendrá que esperar y batallar en los tribunales para que su bebé "tenga la posibilidad y la libertad de ser quien quiera ser".

Artículos recomendados

Comentarios