Buscar
Usuario

Vida

Una mujer con dos vaginas estuvo años pensando que era normal usar dos tampones a la vez

Tras un diagnóstico de tabique vaginal, tuvo que operarse pues podía tener complicaciones en sus relaciones sexuales o en el parto.

Una mujer con dos vaginas estuvo años pensando que era normal usar dos tampones a la vez Una mujer con dos vaginas estuvo años pensando que era normal usar dos tampones a la vez

Foto: Envato Elemen

Tee Barlett, una joven de 24 años natural de Hunter Valley, en Nueva Gales del Sur (Australia), nació con dos vaginas. Durante toda su vida creyó que aquello era normal y no le supuso ningún problema. Sin embargo, cuando empezó a menstruar, comenzaron a surgir algunas dudas.

Durante dos años, Barlett estuvo usando dos tampones a la vez. No fue hasta que cumplió los 16 cuando, de casualidad, se dio cuenta de que algo no iba bien. Durante una conversación con su madre, según ha contado ella misma a Daily Mail, le preguntó que en qué orificio debía introducir el tampón, "si en el izquierdo o en el derecho". Tras la confusión inicial, acudieron al médico.

Tabique vaginal

Al principio, narra la joven, los doctores a los que acudió le hicieron sentir mal e incluso uno la expulsó de su consulta. "Empezaba a dudar de mí misma", cuenta, asegurando que llegó a pensar que estaba loca. A pesar de todo, siguió buscando más opiniones médicas hasta que dio con la respuesta a lo que le pasaba.

Un ginecólogo le diagnosticó un tabique vaginal que le hacía tener la vagina dividida en dos. Este se origina cuando el sistema reproductor femenino no se desarrolla completamente, dejando una pared divisoria de tejido en la vagina.

Pese a que durante años había podido hacer vida normal, el ginecólogo le advirtió que su doble vagina probablemente haría que las relaciones sexuales y el parto fueran difíciles y potencialmente peligrosos. Así, a los 17 años, Tee Barlett se sometió a una cirugía para extirpar ese tabique.

"Mi pared era demasiado gruesa y era tan larga como un dedo justo antes de mi cuello uterino. Aparentemente, el tabique vaginal se supone que debe disolverse pero el mío nunca se disolvió. Era un poco más grueso y más largo de lo normal, por eso tuve que operarme", ha explicado la joven, que tras hacer publica su historia ha comprobado que hay muchas mujeres con particularidades similares: "Lo más loco de publicarlo es la cantidad de chicas que han comentado que tienen problemas similares. Y no se dieron cuenta de que no era normal".

Artículos recomendados

Comentarios