Buscar
Usuario

Cine

Las 10 mejores escenas homoeróticas del cine

Seleccionamos diez títulos con escenas de sexo entre hombres que harán subir la temperatura y que, a su manera, ondearon la bandera de la igualdad.

Si echamos la vista atrás y nos ponemos a recuperar aquellas películas que, de alguna forma u otra, han servido para completar el estado actual de lo que podemos entender como cine erótico, está claro que lo que siempre ha regido por norma han sido las escenas de sexo entre un hombre y una mujer.

Desde la mantequilla de 'El último tango en París', al uso de la miel como lubricante en 'Nueve semanas y media', pasando por los polvos de infarto entre Sharon Stone y Michael Douglas en 'Instinto básico', o la tendencia a la adicción al sexo de este último con algunas de sus partenaires cinematográficas en los ochenta y noventa (con Glenn Close en 'Atracción fatal' o Demi Moore en 'Acoso'). Todas y cada una de estas, han funcionado como buenas representaciones de sexo, las cuales no siempre han tenido por qué ser explícitas. Sin embargo, y si nos ponemos a divagar sobre cuáles pueden ser las películas con las secuencias de sexo entre hombres que más han sido recordadas, está claro que el abanico de posibilidades se cierra.

Durante los últimos años, y dada la proliferación del cine indie y la etiqueta de "cine de temática gay", han sido muchas las propuestas que se han atrevido a reflejar en pantalla lo que hasta ahora parecía hegemonía del sexo heterosexual. Es por ello que, seguramente dada la absoluta libertad de la que han podido disponer los cineastas que han querido dar su propia visión sobre el sexo en pantalla, que a menudo lo explícito ha ido ligado la polémica. Es por ello que en el presente especial, hacemos una recopilación de diez títulos con escenas homoeróticas que nada tienen que envidiar a las legendarias propuestas de cine que, desde hace décadas, se ha preocupado en mostrarnos los vicios y virtudes del placer carnal entre hombres y mujeres.

1 'La ley del deseo'

'La ley del deseo', de Pedro Almodóvar "'La ley del deseo', de Pedro Almodóvar"

Para su sexto largometraje, y siendo ya todo un experimentado en aquello de representar en pantalla los cánones del melodrama bajo una mirada puramente kitsch (el sello que le convertiría en una de las máximas representaciones de la Movida), Almodóvarconvertía a Antonio Banderas y Eusebio Poncela en dos iconos gays gracias a los personajes que intepretarían en 'La ley del deseo'.

Pese a que el manchego ya había tratado en su filmografía a personajes homosexuales, fue en 1987 cuando estos pasaban a ser los principales de una de sus propuestas, y es que aún recordamos la entonces polémica y poco sutil escena de cama entre Pablo (Poncela) y Antonio (Banderas), dos hombres que se dejarán llevar por la pasión en una historia marcada por los celos y los secretos familiares al descubierto, en la que Carmen Maura encarnó a otro personaje LGTB histórico: Tina, la hermana transexual de Pablo.

2 'Brokeback Mountain'

'Brokeback Mountain', de Ang Lee "'Brokeback Mountain', de Ang Lee"

Muchos son quienes siguen recordando 2005 como el año en el que 'Crash' (la mala, no la de Cronenberg) le robó el Oscar a 'Brokeback Mountain', aquel drama romántico que hizo correr ríos de tinta por atreverse a retratar la historia de amor entre dos hombres en la América rural de los sesenta.

Sin embargo, la Academia premiaría a Ang Lee como Mejor Director y le otorgaría al film otras dos estatuillas, las de Mejor Guion Adaptado y Mejor Música Original, todo un logro para una película de espíritu indie que se coló en los cines de medio mundo, pese a que este no estuviese preparado para asistir a ver cómo Jake Gyllenhaaly Heath Ledger se enamoraban y dejaban que lo suyo fuese más allá del puro colegueo. No tendremos escenas explícitas de sexo entre ambos protagonistas, pero sus encuentros quedaron grabados para la posteridad como una de esas veces en la que, bajo todas esas capas de doble moral y puritanismo, a veces Hollywood puede ser abierto de mente.

3 'Eating Out 2: Sloppy seconds' 

'Eating Out 2: Sloppy seconds', de Phillip J. Bartell "'Eating Out 2: Sloppy seconds', de Phillip J. Bartell"

Puede que estemos ante un título no muy conocido, pero si hablamos de cine destinado a público gay, 'Eating Out' (estrenada en 2004 y escrita y dirigida por Q. Allan Brock), es una de esas comedias románticas que a muchos les pueden venir a la cabeza, en la que se dan cabida todos los tópicos habidos y por haber en el género, y a los que se suman los clichés que siempre han acompañado al colectivo.

Como no podía ser de otra forma, y por aquello de que para contentar al potencial espectador no puede faltar la pertinente cuota de carne gratuita en pantalla, en su secuela (se trata de una saga que consta de, hasta ahora, cinco películas), 'Eating Out 2: Sloppy seconds', y por aquello de que las segundas partes tienen que tener el doble de lo que hemos podido ver en la anterior, Marco Dapper se convertía en Troy, el principal objeto del deseo de una historia en la que encarna a un modelo de desnudos cuyas escenas subidas de tono hacen que muchos se pregunten por qué el actor no decidió nunca probar suerte en el mundo del porno.

4 'Shortbus'

'Shortbus', de John Cameron Mitchell "'Shortbus', de John Cameron Mitchell"

Más de una década después de su estreno, 'Shortbus' sigue siendo una de aquellas propuestas a camino entre lo underground y el cine puramente arty, bajo cuya etiqueta de "sexo explícito" se esconde una de las obras cumbre del cine indie estadounidense de principios del nuevo siglo.

En ella, John Cameron Mitchell nos presenta a modo de historias cruzadas las vidas de varios personajes que, maravillas del sexo mediante, se encontrarán a sí mismos, haciendo que el director divague en torno a la aceptación, el descubrimiento del amor y la naturalidad con la que el sexo debería formar parte de nuestras vidas. Memorable es el trío que se montan tres de sus protagonistas masculinos, Ceth (Jay Brannan), James (Paul Dawson) y Jamie (PJ DeBoy).

5 'Phillip Morris ¡Te quiero!'

'Phillip Morris ¡Te quiero!', de <!--StartFragment-->Glenn Ficarra & John Requa<!--EndFragment--> "'Phillip Morris ¡Te quiero!', de Glenn Ficarra & John Requa"

Estrenada en 2009, la tragicomedia 'Phillip Morris ¡Te quiero!' es más una rareza en la filmografía de Jim Carrey, que el título fallido que muchos vieron con su estreno. Como bien definieron en su momento desde ciertos sectores de la crítica, el título bien podría ser un "cruce perfecto entre 'Brokeback Mountain' y 'Atrápame si puedes'", donde a modo de biopic en clave cómica, se presenta ante nosotros la vida de Steven Russell (Carrey), quien tras salir del armario y haber acabado en la cárcel por haber cometido varias estafas, se enamorará perdidamente de un preso, el Philip Morris del título (interpretado por Ewan McGregor), a quien perseguirá fugándose de la cárcel después de que este haya sido trasladado a otro centro.

Vendida como una comedia absolutamente transgresora, y precedida por los rumores que hablaban de que se había prohibido filmar escenas de sexo entre hombres en una de las prisiones en las que se llevó a cabo el rodaje, tuvo una de las escenas de sexo más hilarantes que jamás podíamos haber imaginado ver: aquella en la que Jim Carrey gritaba a los cuatro vientos que se iba a correr dentro de su amante, pequeño papel interpretado por Donovan Guidry, quien aparecería acreditado como The Moustached Man.

6 'Weekend'

'Weekend', de <!--StartFragment-->Andrew Haigh<!--EndFragment--> "'Weekend', de Andrew Haigh"

Quien haya vivido con total intensidad un amor fugaz de fin de semana, podrá verse claramente reflejado en'Weekend', el drama romántico que en 2011 causó sensación en el circuito de festivales indie y que se convirtió en abanderado del cine LGTB del momento.

Dirigida por Andrew Haigh, la película nos presenta el retrato claramente intimista entre Russell (Tom Cullen) y Glen (Chris New), dos jóvenes cuyas vidas se cruzarán en la noche de un viernes y vivirán una tórrida y sentida historia de amor con fecha de caducidad cercana, pues al siguiente lunes uno de ellos se muda de ciudad. Preparad los cleenex para las lágrimas y sed testigos de la pasión desatada entre ambos.

7 'El desconocido del lago'

'El desconocido del lago', de <!--StartFragment-->Alain Guiraudie<!--EndFragment--> "'El desconocido del lago', de Alain Guiraudie"

En 2013, Alain Guiraudie conseguía el premio al Mejor Director en Cannes, donde 'El desconocido del lago' competía dentro de Un Certain Regard, y con la que llamaba la atención por la forma en la que mezclaba el romance, el thriller y el sexo de la forma más natural y explícita posible, donde no podían faltar 

La historia nos llevaba hasta las orillas de un lago, donde cada verano se dan cita varios hombres ansiosos de tener encuentros sexuales fortuitos. Allí, Franck (Pierre de Ladonchamps) sentirá cómo Michel (Christophe Paou) se convierte en su nuevo amor platónico. Después será cuando descubra que este es un asesino, pero debido a la fascinación que este despierta en Franck, con la llegada de las autoridades a la zona, el protagonista decidirá mantener a salvo la identidad psicótica del objeto de sus deseos.

8 'Theo & Hugo, París 5:59'

'Theo & Hugo, París 5:59', de <!--StartFragment-->Olivier Ducastel & Jacques Martineau<!--EndFragment--> "'Theo & Hugo, París 5:59', de Olivier Ducastel & Jacques Martineau"

Existe cierta similitud entre la historia que nos proponía 'Weekend' y la que ofrece 'Theo & Hugo, París 5:59'. En la película inglesa, los protagonistas se conocían antes de que un bar gay echase el cierre, dando así origen a un fin de semana idílico entre ambos. En esta, la nueva película del tándem compuesto por Olivier Ducastel & Jacques Martineau, los protagonistas se conocerán dando rienda suelta a sus más bajos instintos: en un cuarto oscuro parisino.

Después de haber mantenido relaciones en el local, será cuando se inicie entre ambos una relación que pondrá sobre la mesa varias de las cuestiones a las que se tiene que enfrentar a día de hoy la comunidad gay: desde el debate de la promiscuidad al peligro de las relaciones sexuales sin protección. Sin embargo, y por lo que a la representación del sexo se refiere, Ducastel y Martineau apuestan por poner toda la carne en el asador en la primera secuencia de la película, aquella en la que entre la multitud de los cuerpos, Theo (Geoffrey Couët) y Hugo (François Nambot) vivirán un auténtico flechazo que va más allá del sexo sucio y sin compromiso.

9 'Beach rats'

'Beach rats', de <!--StartFragment-->Eliza Hittman<!--EndFragment--> "'Beach rats', de Eliza Hittman"

Programada dentro de la sección U.S. Dramatic Competition de Sundance de 2017, se presentó al mundo, y gracias a la que pudo dar una versión harto realista del confrontamiento que a día de hoy todavía tienen en su interior muchas personas que no asumen su verdadera orientación sexual.

En ella, Harris Dickinson se mete en la piel de Frankie, un joven de Brooklyn que vive en una asfixiante heteronormatividad y que descubre que entre torsos masculinos desnudos y tanta testosterona que sus amigos desprenden, a él le lo que le atrae realmente son los hombres, con tendencia a que le gustan mayores que él. Será después de haberse citado con uno de ellos que ha conocido a través de una web de contactos, cuando descubra las maravillas del sexo entre iguales, a la vez que debe enfrentar a su verdadera yo con lo que pretende demostrar al mundo.

10 'Call me by your name'

'Call me by your name', de Luca Guadagnino "'Call me by your name', de Luca Guadagnino"

Guadagnino convirtió en 2017 a Timothée ChalametyArmie Hammer en dos iconos del cine queer, gracias a sus papeles de Elio Perlman y Oliver, un joven de diecisiete años y el nuevo ayudante de su padre, un prestigioso profesor. El verano de 1983 en una bucólica estampa del norte de Italia, servirá para que el despertar sexual del joven a manos del apuesto Oliver, se convierta en parte esencial de su vida.

Como no podía ser de otra forma, el sexo formará parte de 'Call me by your name', aunque la escena de alto contenido sexual que pasaría a la historia no tendría mucho que ver con posiciones del kamasutra ni sexo explícito, sino que sería la que nos presentaba un melocotón agujereado, fluidos y una demostración de amor que ya le gustaría a muchos vivir en sus propias carnes.

Artículos recomendados

Comentarios