La lista de Puigdemont y ERC abandonan a la CUP para decir adiós al independentismo

La lista de Puigdemont y ERC abandonan a la CUP para decir adiós al independentismo

"No queremos lecciones de patriotismo de la CUP", ha llegado a decir un miembro de ERC desde Soto del Real.

Política Adrián Parrondo Adrián Parrondo 20 Marzo 2018 10:53

El procés se encuentra en sus horas más bajas a cuenta de la complicada situación judicial de los miembros del exGovern y, sobre todo, a la realidad que enfrentan o han enfrentado los políticos presos.

Por todo ello, la lista de Puigdemont (Junts per Catalunya pero, sobre todo, el PDeCAT) y ERC han optado por abandonar la vía de la unilateralidad y paralizar el procés 'sine die' a la espera de la decisión de los magistrados.

Para evitar mayores problemas, ambas formaciones han prescindido de la CUP. Entre las filas de Puigdemont, se considera que no se puede confiar en los anticapitalistas porque "no se puede hacer absolutamente nada". Por otro lado, los republicanos aseguran que la formación "pretende vivir en la eterna adolescencia ajena a cualquier responsabilidad".

Elsa Artadi vuelve como principal candidata a dirigir la Generalitat "Elsa Artadi vuelve como principal candidata a dirigir la Generalitat"

La quiebra de las relaciones llegan después de que Elsa Artadi, perteneciente al círculo cerrado de Puigdemont, sea señalada definitivamente (aunque de manera velada) como posible candidata a la Generalitat.

Artadi fue desde el principio la 'moneda de cambio' ante la dificultad de Puigdemont para dirigir la Generalitat, aunque el último golpe de mano se dio con la candidatura de Jordi Sànchez (sin futuro porque no pudo abandonar la prisión).

Política de pactos y vuelta al autonomismo

Ante este cambio de postura, los partidos independentistas han optado por buscar apoyos entre Podemos y el PSC. Todo apunta a una vuelta al autonomismo que ha caracterizado tradicionalmente a la antigua Convergencia, garantía de estabilidad en los gobiernos en Moncloa.

El independentismo apuesta por volver a la vía autonomista "El independentismo apuesta por volver a la vía autonomista"

Esta vuelta a la defensa de la autonomía centrará el discurso en el punto emocional, tal y como se ha estado ejecutando en los últimos meses. Sin embargo, todo se centrará en la defensa de políticas sociales y no tanto en los anhelos independentisas.

Precisamente, esto último es lo que ha dejado entrever la número dos de ERC, Marta Rovira. En varias declaraciones públicas ha apoyado la suspensión del procés, el aumento de la política social y esperar a que la independencia se pueda consumar en un futuro indeterminado.

"No queremos lecciones de patriotismo"

Las filas independentistas pero, sobre todo, ERC han criticado la postura de la CUP, que se ha negado a apoyar a ningún Govern que no continúe con la vía uniltateral. "se pasan el día dándonos lecciones de patriotismo y de democracia cuando los encarcelados y los desterrados los ponemos nosotros", ha señalado un dirigente de la formación republicana en declaraciones al diario ABC.

La CUP ha recibido duras críticas de sus antiguos socios por su postura continuista "La CUP ha recibido duras críticas de sus antiguos socios por su postura continuista"

Sin embargo, todo queda a la espera de lo que decida a Puigdemont, que mantiene un debate interno en torno a su renuncia. Esta decisión se ha materializado en varias ocasiones, aunque ha reculado poco tiempo después de anunciarlo. Unos cambios de postura que dejan en completa indeterminación el futuro de Cataluña.

Precisamente esto último influye en la imposibilidad deintuir un nuevo proceso electoral. A falta de la renuncia de Puigdemont y Toni Comín, que espera a averiguar cómo puede mantener a su marido en su futuro 'exilio' en Bruselas, la aritmética parlamentaria actual es muy complicada y parece bastante complicado que el PSC de Miquel Iceta se disponga a apoyar a las formaciones soberanistas tras defender el 155.

Falta de apoyos y movilización

El independentismo se siente débil después de las elecciones del 21-D, en las que el independentismo ganó en escaños y no en votos gracias a la ley D'Hont que recoge la actual Constitución Española.

Con un 47% de apoyos, parece difícil que se pueda imponer una medida tan drástica como separar a la región del resto de España. Además, hay que tener en cuenta la gran capacidad de movilización que han desarrollado organizaciones constitucionalistas como Sociedad Civil Catalana, algo impensable en el pasado reciente.

El constitucionalismo ha ganado una fuerte capacidad de movilización "El constitucionalismo ha ganado una fuerte capacidad de movilización"

Por otro lado, gran parte del voto independentista se ha formado como protesta al sistema actual y no por verdadero convencimiento. Por ello, en las encuestas se aboga por la independencia con cierto nivel de apoyo, pero desciende drásticamente a la hora de apelar a los sentimientos de pertenencia: solo el 28% de los catalanes no se sienten españoles.

Por último, la detención de los líderes de las formaciones soberanistas ANC y Òmnium ha sido fundamental para que el independentismo pierda su gran capacidad de movilización. Las organizaciones han ido rebajando el nivel de las movilizaciones y, poco a poco, han perdido fuerza a la hora de congregar asistentes.

Mientras tanto, todo queda en pausa a la espera de que la situación judicial de los políticos presos se aclare.

Comentarios