Una periodista de Telecinco, sufre una agresión en la manifestación del 1-O en Barcelona

Una periodista de Telecinco, sufre una agresión en la manifestación del 1-O en Barcelona

Laila Jiménez lidió con los radicales, que le arrojaron el contenido de una botella de vodka además de proferirle insultos y vejaciones.

Una presión que parecía no tener fin. Eso es lo que sintió Laila Jiménez, reportera de Mediaset, cuando cubría las manifiestaciones del 1-O en Barcelona. Una jornada que si bien se preveía que estuviera llena de radicales, no se esperaba que terminara de esta forma para la periodista y es que a Jiménez le lanzaron una botella de vodka a la cabeza, hecho que le obligo a abandonar el lugar.

Varias personas se abalanzaron sobre ella mientras intentaba hacer su trabajo. A pesar de la tensión y el deasosiego presentes, no pudo seguir adelante con su labor de informar. Hubo quienes también quisieron ayudarle y mientras era objeto de las vejaciones de unos, también era el foco de las defensas y respaldos de otros. Su compañero, el cámara que le acompañaba, también sufrió los vergonzosos insultos que los radicales les profirieron en medio de las polémicas jornadas.

Finalmente, fue tanto el agobio que Laila Jiménez se vio obligada a retirarse y es que trabajar y cubrir este tipo de informaciones nunca es fácil. Son citas donde la angustia y la incertidumbre están elevadas al máximo exponente. Sus asistentes también son presa de los nervios y si bien no es la primera vez, tampoco será la última. Jiménez tuvo que hacer frente, como otros muchos compañeros de profesión anteriormente, a los ataques de radicales

Las imagenes recogidas por Telecinco y el cámara que le acompañaba demuestran que la periodista fue víctima de varios radicales relacionados con el independentismo presente en la controvertida manifestación en memoria del referéndum ilegal del 1 de octubre de 2017. 

Apoyo social tras lo ocurrido

Los CDR fueron protagonistas de varios incidentes a lo largo de la tarde y demostraron estar más unidos que nunca en este segundo aniversario del 1 de octubre. Lo hacían bajo la consigna de "ni olvido, ni perdón" al grito de la  "desobediencia". También volvieron a apelar a la puesta en libertad de los políticos catalanes presos. Esto fue la excusa para atacar a una periodista y vulnera el derecho de todos los españoles a la información, según cita Telecinco en su versión digital. 

En cuanto al eje político de la cuestión, Quim Torra y Carles Puigdemont, aunque este último desde Bruselas, aseguran que seguirán luchando por la independencia de la comunidad autónoma y comparan la violencia de Cataluña con la del País Vasco. "No recuerdo que se haya aplicado el 155", apuntaba el prófugo durante el evento, que comenzó a las 19 horas, organizado por la Asamblea Inicial Catalana.

Gabriel Rufián, en representación de Esquerra Republicana y desde Fonollosa, tampoco se quedó callado y envió un mensaje a Pedro Sánchez: "Nos avergonzamos de la izquierda española". 

Tras lo ocurrido, numerosas personalidades del panorama político y social del país quisieron lanzar un mensaje de apoyo a la reportera por los altercados a los que tuvo que hacer frente alrededor de las 21 horas. Telecinco no tardó en publicar y contar lo ocurrido.

Las reacciones no tardaron en aparecer. Pese a su apoyo y favor a la moción catalana separatista, Rufián condenó lo ocurrido a través de su perfil en Twitter. De la misma manera lo hicieron Pablo Casado, Albert Rivera, Ana Rosa Quintana, J.J. Santos o Iñaki López.

Comentarios