Buscar
Usuario

Vida

La futura ley del alcohol implanta sanciones a los padres de los menores que beban

El Gobierno quiere aumentar los impuestos y endurecer las multas.

El informe que establece las bases de la futura Ley contra el consumo de alcohol en menores, validado en el Senado y a la espera de su aprobación por la Comisión Mixta Congreso-Senado para el Estudio del Problema de las Drogas, ha incluido una novedad y es que a partir de este año se sancionará a los padres de los menores que beban, y, en caso de reincidencia grave, si se demuestra una actitud negligente de los padres, se aplicaría la normativa existente en el ordenamiento jurídico para la protección del menor.

Por tanto, según la Ley Orgánica 1/1996, de 15 de enero, de Protección Jurídica del Menor, de modificación parcial del Código Civil y de la Ley de Enjuiciamiento Civil, esa reincidencia grave podría suponer la perdida de la custodia del menor por parte de sus padres.  Asimismo, para que se pueda condenar la sanción los padres deberán participar junto con los menores en las actividades reeducativas que se les impongan como alternativa, basadas en la evidencia y con objetivos de prevención y reeducación.

Futura Ley contra el consumo de alcohol en menores

A partir de este año se sancionará a los padres de los menores que beban "A partir de este año se sancionará a los padres de los menores que beban"

En esta nueva ley se propone prohibir la venta y el consumo de bebidas alcohólicas en vía pública (botellón) salvo terrazas o áreas autorizadas y unificar criterios y también limitar la publicidad, promoción y patrocinio en vía pública estableciendo un perímetro en torno a las cercanías de lugares destinados a menores o frecuentados habitualmente por ellos. Además, endurece las medidas contra cualquier tipo de local o comercio que vendan o suministren alcohol a menores de manera reiterada, llegando a ser incluso clausurado.

Otro de los apartados propone revisar los impuestos especiales de todas las bebidas y establecerlos en relación con la cantidad de alcohol puro que contiene cada una de ellas, es decir según la graduación de la bebida la multa trendrá un precio u otro; e incluso se considera la posibilidad de que una parte de dichos impuestos sean finalistas, destinados al control de la oferta y a actuaciones preventivas y disuasorias del consumo o del tratamiento de los efectos adversos del mismo.

Además, se recomienda establecer regulación de horarios de venta de bebidas alcohólicas en los establecimientos en los que no esté permitido su consumo inmediato, al igual que en la venta a domicilio y televenta (por ejemplo, de las 22.00 a las 07.00). También, prohibir los happy hour en los locales. Por tanto, los happy hour (la venta reducida del precio de bebidas alcohólicas en un periodo de tiempo determinado) pueden tener los días contados. Las medidas propuestas por el Congreso y el Senado quieren "prohibir las ventas reducidas en horarios específicos en establecimientos de hostelería". Los parlamentarios entienden que esta práctica "fomenta el modelo de consumo de atracón".

Se van a prohibir las ventas reducidas en horarios específicos en establecimientos de hostelería "Se van a prohibir las ventas reducidas en horarios específicos en establecimientos de hostelería"

Otra medida es establecer la obligación a locales de suministrar agua gratuitamente y la embotellada a precio reducido; y prohibir la venta de bebidas alcohólicas en gasolineras. Además, como ya ocurre con el tabaco, incluir en el etiquetado de las bebidas con contenido alcohólico - teniendo en cuenta la Directiva Europea - una advertencia sanitaria sobre los daños y riesgos para la salud

El informe, que parte de que "los últimos datos de consumo de alcohol por menores son preocupantes", muestra como "objetivo primordial" retrasar la edad de inicio en el consumo hasta los 18 años e incrementar la percepción social del riesgo de dicho consumo. No obstante, el informe muestra falta de acuerdo entre los expertos en lo relativo a la eficacia de una ley de menores sin alcohol, se muestra "escépticos" puesto que ya existen legislaciones autonómicas y ordenanzas locales que regulan las cuestiones fundamentales "y, sin embargo, su impacto no ha sido el esperado".

El informe, por tanto, afirma que "cualquier medida a desarrollar debe contar con unos niveles adecuados de coordinación entre los ámbitos educativos, familiares, sanitarios, sociales y de cualquier otro ámbito que pudiese ser necesario". Esto conlleva "sensibilizar" a toda la sociedad sobre los riesgos del consumo de alcohol por parte de los menores y disminuir la tolerancia al consumo en esta etapa vital para el desarrollo de la persona con medidas destinadas a incrementar la percepción de riesgo y disminuir la tolerancia social frente a su consumo.

Crear un Observatorio de menores y alcohol con participación de todos los agentes implicados que estén llamados a formar parte de la solución, en el seno del Observatorio Nacional de Drogas y Adicciones. Para ello, se prioriza incluir en el Plan Nacional sobre Drogas actuaciones específicas "sobre los menores y el alcohol"; y ampliar, en el ámbito judicial equipos psicosociales en los juzgados de familia y menores y en juzgados de guardia, para que tengan la suficiente capacidad de afrontar la mediación civil y penal

La actual facilidad de los menores para comprar alcohol

6 de cada 10 menores adquieren bebida en los establecimientos sin ningún problema "6 de cada 10 menores adquieren bebida en los establecimientos sin ningún problema"

Uno de los graves problemas que hay hoy en día en la sociedad española es que ser menor de 18 años no te supone ningún impedimento a la hora de comprar alcohol. El dato establece que 6 de cada 10 lo consiguen. Un estudio elaborado por la OCU en varias ciudades de España pone de manifiesto la permisividad de muchos establecimientos.

Si nos vamos a grandes cadenas de supermercados la compra se dificulta algo más, aunque en tiendas de barrio más del 60% de los menores compran alcohol sin impedimentos. Por ley es obligatorio pedir el DNI  y comprobar la identidad, pero en la práctica la realidad es otra. 

Esto desencadena en que las estadísticas de jóvenes preadolescentes que beben vaya a cifras desorbitadas. El inicio del consumo de bebidas alcohólicas en nuestro país está en los 13 años y casi un 80% de los adolescentes se ha emborrachado.

Artículos recomendados

Comentarios