La Iglesia catalana abre un centro para reeducar a los monjes llegados del resto de España

La Iglesia catalana abre un centro para reeducar a los monjes llegados del resto de España

La institución religiosa de la región quiere que el resto de curas acepte la vía del procés.

Evitar la 'desnaturalización' de los centros catalanes. Esa es la nueva iniciativa que ha iniciado la Iglesia catalana para que los curas del resto de España que viajen a Cataluña abracen el proceso independentista. Considera que la llegada de personas del resto de España está provocando que se pierda la indentidad de sus centros.

La llegada de religiosos a Cataluña se está fortaleciendo por la caída de fieles. El cambio de la institución ha creado una congregación en una provincia única, de ámbito español. Por ello, el viaje de religiosos a la región provenientes del resto de España y América Latina se ha incrementado durante los últimos años.

Una de las asambleas organizadas por la Iglesia catalana "Una de las asambleas organizadas por la Iglesia catalana"

El centro cuenta con la promoción especial de los monjes de Montserrat, conocidos por asegurar que "la Virgen apoyaría la causa catalana". Ahora, con los nuevos cursos, intentarán que los recién llegados "conozcan bien el contexto cultural y eclesial donde tienen que inculturar su vida y misión". Es decir, abrazar el proceso independentista a cuenta del apoyo mostrado.

Las órdenes religiosas ya han presentado los cursos, que irán dirigidos a "los religiosos y religiosas destinados en Cataluña provenientes de otras partes de la península, Europa y otros continentes". En todo el documento se realizan múltiples giros semánticos para evitar nombrar la palabra 'España'.

De Badajoz a abrazar la causa independentista

Máximo Muñoz cambió su nombre para adaptarlo al catalán "Máximo Muñoz cambió su nombre para adaptarlo al catalán"

Màxim Muñoz es uno de los miembros más activos de esta iniciativa. Nacido en Badajoz, cambió su nombre (antes se llamaba Máximo) para adaptarse al catalanismo. Él inició el conocido como 'Pacto del derecho a decidir' con el que conseguir que los monjes y religosas de la región apoyasen la vía unilateral del Govern.

Según Màxim, el apoyo a la independencia de Cataluña "se trata de una necesidad pastoral", por lo que finalmente los religiosos que no procedan de Cataluña se verán obligados a cursar este temario.

Màxim considera que el antiguo Govern no cometió ilegalidades por incumplir la Constitución, la normativa del Parlament y desobedecer las sentencias de la Justicia. El discurso de los 'presos políticos' que está calando con fuerza entre la sociedad catalana.

Comentarios