Buscar
Usuario

Política

El 'negocio' del Zendal: 170 millones para un hospital que triplicó costes y ya no tiene prácticamente actividad

Ayuso presentó el "milagro" del Zendal: diez meses después, está al 2% de su capacidad mientras el refuerzo de la Atención Primaria no llega.

El 'negocio' del Zendal: 170 millones para un hospital que triplicó costes y ya no tiene prácticamente actividad El 'negocio' del Zendal: 170 millones para un hospital que triplicó costes y ya no tiene prácticamente actividad

Foto: Comunidad de Madrid

Nueve meses. Ese ha sido el tiempo que ha durado Fernando Prados al frente del Hospital Zendal hasta que finalmente ha sido destinado a otro cargo en la Consejería de Sanidad. El centro, ahora, se queda sin práctica actividad cuando los contagios se han reducido drásticamente gracias a la vacunación.

El edificio, que Isabel Díaz Ayuso erigió como el gran puntal de su gestión frente a la pandemia, ahora se ha convertido en un dispendio que, con el tiempo, pierde sentido. De hecho, triplicó sus costes de construcción y no implicó un refuerzo en la contratación de profesionales sanitarios, que fueron transferidos desde otros hospitales de referencia.

Los gastos del hospital ascienden a 170 millones de euros. Los sobrecostes, solo en obras, ascienden al 149% del total. Se trata de un edificio compuesto por varias naves industriales que puede albergar 1.000 camas y 40 UCIs, aunque carece de habitaciones y quirófanos, ya que es un espacio diáfano en el que se comparten los baños y ni siquiera hay cocinas.

Ayuso, durante la inauguración del Hospital Zendal Ayuso, durante la inauguración del Hospital Zendal, imagen de sustitución
Ayuso, durante la inauguración del Hospital Zendal Comunidad de Madrid

Solo levantar el hospital, con el que se quería replicar el modelo de Ifema, costó 140,1 millones de euros, un 82% del total del presupuesto destinado a este cometido. Las empresas que se llevaron el montante, que se ejecutó sin publicidad ni concurso público, fueron siete, con Ferrovial, Dragados y Constructora San José a la cabeza, llevándose la mitad del coste.

Los otros 30 millones de euros se han destinado a mobiliario, equipo sanitario, informático o seguridad, entre otros gastos. En mantenimiento se ha gastado, en tan solo diez meses, 2,6 millones de euros. Mientras tanto, en limpieza se han invertido otros dos millones de euros.

Hay gastos llamativos, como 369.759 euros en un contrato para El Corte Inglés para la sala de prensa. U otros 329.959 euros para la llamada 'sala de crisis' que según la Consejería de Sanidad es un espacio "polivalente". A ello se suma el contrato de seguridad, que se llevo Ariete seguridad en dos ocasiones por 2,1 millones de euros. Esta empresa figura como administradora única una ex concejala del PP en Alcorcón, Silvia Cruz Martín.

Contratos 'a dedo'

La práctica totalidad del hospital se ha realizado con contratos 'a dedo', sin ningún tipo de publicidad ni concursos. Fue el Gobierno de Isabel Díaz Ayuso, mediante el procedimiento de emergencia, quien decidió a quién concedía cada fase del proyecto. Fueron 151 contratos concedidos mediante el procedimiento de contratación de emergencia y otros nueve contratos menores, con importes inferiores a los 18.000 euros, que no obligan a pasar por este tipo de filtros.

Para saltarse este tipo de controles, Ayuso empleó el estado de alarma decretado por el Gobierno de Pedro Sánchez, contra el que posteriormente cargaba en las ruedas de prensa. Estados de alarma que ha recurrido la oposición, pero que le sirvieron para levantar el hospital que posteriormente vendió como el "milagro" del Zendal.

Mientras que el hospital se ha llevado 170,5 millones de euros en su construcción, el refuerzo de la mermada Atención Primaria madrileña se ha quedado en tan solo 80 millones de euros, en un plan a tres años. Un año después de dicho anuncio, los centros de salud todavía esperan la llegada de ese dinero, que todavía no ha llegado a su destino.

Mientras todo esto sucede, todavía no queda claro para qué servirá el Hospital Enfermera Isabel Zendal cuando la pandemia acabe definitivamente. Se habló en un primer momento de emplear las instalaciones como almacén. También, como espacio de rehabilitación del hospital de La Paz, algo complicado por su falta de instalaciones. Además, para pacientes con secuelas del coronavirus. Pero no se concreta nada.Actualmente solo hay 20 pacientes ingresados en planta, el 2% de su capacidad y otros 12 en UCI y 14 en UCRI, según publica El Diario.

De hecho, Ayuso le ofreció las instalaciones a Pedro Sánchez durante su reunión el pasado mes de julio. Su caro mantenimiento afectará a las cuentas de la Comunidad de Madrid para un edificio cuya amortización queda en total entredicho.

Artículos recomendados

Comentarios