Buscar
Usuario

Noticias

Queda parapléjico en Málaga con 38 años al saltar en una cama elástica con el hijo de su pareja

Antonio estaba saltando en la cama elástica de un centro comercial cuando un salto mal dado terminó con consecuencias fatales.

Queda parapléjico en Málaga con 38 años al saltar en una cama elástica con el hijo de su pareja

Foto: Freepik

Un hombre de 38 años ha quedado parapléjico tras una caída mientras saltaba en unas camas elásticas en el Centro Comercial Málaga Nostrum. El pasado 29 de noviembre, el malagueño Antonio Robledo Díaz jugaba con el hijo de su pareja haciendo volteretas y, cuando realizaba una de ellas, se rompió una vértebra del cuello, según publica Diario Sur.

Cuando sufrió el accidente, el hombre aseguraba que solo sufría dolor en el brazo derecho y que la boca le sabía a sangre. Su pareja, Eva Ordóñez, recuerda que él le pedía que le moviera, pero ella se negaba por temor a lastimarlo más. Mientras llegaban los servicios de emergencias, una enfermera que se encontraba allí ya pronosticó lo peor al conocer el dolor en el brazo derecho y la sangre en su boca: "No te quiero asustar, pero cuando eso ocurre, es una lesión en le cuello", le dijo.

Ese dolor en el brazo, en realidad, tenía una explicación: era la única parte del cuerpo que realmente sentía. El rescate de Antonio tuvo que realizarse entre la Policía y los Bomberos por la gran complejidad que suponía ante la situación tan delicada en la que se encontraba.

El hombre permanece hospitalizado "El hombre permanece hospitalizado"

Tuvieron que hacerle una especie de puente y emplear una tabla para inmovilizar su cuerpo desde la cabeza hasta los pies. De ahí le pasaron a un colchón vacío y por último hasta la uni móvil. Tardaron más de una hora en sacarlo de allí y evaluarlo al Hospital Regional Universitario Carlos Haya.

Varias operaciones

Las radiografías que realizaron en el centro hospitalario confirmaron el estado en el que se encontraba: se había fracturado la quinta vértebra cervical de la columna (C5), con tan mala suerte que, al romperse, se desplazó y se dañó la médula. Le operaron en dos ocasiones: la primera, por la garganta, para introducir una prótesis. La segunda, por la parte posterior del cuello, para ponerle una placa con 18 tornillos (nueve a cada lado) entre la C4 y C6 para sujetar la columna.

Desde la operación se encuentra sedado y todavía no se ha despertado del todo porque ahora padece también una neumonía. Esta misma semana se ha quedado ingresado en el Hospital Nacional de Parapléjicos para recibir tratamiento.

Artículos recomendados

Comentarios