Buscar
Usuario

Ciencia

Encuentran migas de pan tostado con 14.400 años de antigüedad: podría cambiarlo todo

Las migas halladas son anteriores al que se creía hasta ahora el origen de los cereales cultivados.

Un grupo de arqueólogos de la Universidad de Copenhague se hallaba investigando en el desierto Negro, al nordeste de Jordania, cuando descubrieron varias migas de pan que, tras analizarlas, datan de hace 14.400 años. Hasta aquí, si no se tienen mayores conocimientos sobre historia de las distintas civilizaciones, todo podría parecer normal. Pero, lo cierto, es que los cereales tardarón mucho más en comenzar a ser cultivados por los seres humanos. Para ser más exactos, varios milenios más.

Lo que se ha hallado son veinticuatro pequeños trozos quemados, donde se identificó una especie de tubérculo acuático, así como trigo silvestre, semillas de avena, cebada y escaña. Amaia Arranz-Otaegui, la principal autora del estudio, ha dicho lo siguiente:"¿Tienes tostadora en casa? Pues estos veinticuatro son muy parecidos a los restos de pan que se quedan en ella". "Al microscopio binocular se ve que hay algo diferente, como incrustaciones. Pero con el microscopio electrónico de barrido, se ve que son células vegetales, células de granos de cereal", ha especificado la otra autora de la investigación, Laura González Carretero.

El pan más antiguo del mundo podría cambiar nuestro conocimiento de la historia

Así se ven las migas en el microscopio "Así se ven las migas en el microscopio"

A raíz de este descubrimiento, las investigadoras españolas decidieron realizar un estudio completo, que publicaron en la revista PNAS. Se ha descrito el pan como plano, sin levadura, hecho de harina de agua; es una estructura muy similar, aunque no idéntica, a la de los panes actuales.

Se considera el pan más antiguo del mundo, y sorprende especialmente porque el cultivo consciente de cereales tardó bastante más en realizarse. "El trigo actual se descascarilla casi solo, en los silvestres la cobertura está diseñada para protegerlo y después había que molerlo, amasarlo, cocerlo... Todo apunta a que el pan se hacía en ocasiones, quizá para un uso simbólico o ritual, pero esto es difícil de demostrar", explica Arranz-Otaegui.

El director de la tesis de González, Dorian Fuller, ha querido incidir en que "el pan exige un proceso intensivo de mano de obra que incluye el descascarillado, la molienda de los cereales, el amasado y el horneado. Que esto se hicieran antes de los métodos agrícolas sugiere que era considerado algo especial y el deseo de hacer más de esta comida especial probablemente contribuyera a la decisión de empezar a cultivar cereales". Es decir, que el descubrimiento de unas pequeñas migas de pan podría haber cambiado por completo la historia de la agricultura del cereal tal y como la conocemos.

Artículos recomendados

Comentarios