Manuela Carmena reduce la deuda de Madrid a la mitad en menos de cuatro años

Manuela Carmena reduce la deuda de Madrid a la mitad en menos de cuatro años

Si se cumplen las cifras de superávit de 2018 el Gobierno de Manuela Carmena reducirá la deuda viva del ayuntamiento de Madrid a la mitad.

Economía Mario Cerdeño Mario Cerdeño 19 Noviembre 2018 10:25

Los datos económicos del Gobierno de Manuela Carmena objetivamente, más allá de la crisis de Podemos en Madrid, son muy buenos. La formación de Ahora Madrid, junto con el PSOE, presentará en el consistorio madrileño los presupuestos para 2019. Así, de esta forma, Carmena quiere dar carpetazo los problemas internos, demostrar estabilidad y sacar músculo de su gestión al frente del ayuntamiento.

Según el Ejecutivo municipal, el Ayuntamiento de Madrid cerrará este año con 700 millones de superávit y devolverá otros 700 millones de deuda. Unas cifras nada desdeñables se miren por donde se miren; aunque todavía tienen carácter provisional hasta que se cierren a principios de 2019 y pueden sufrir una desviación en torno al 20%, como recuerda Jorge García Castaño, concejal del Área de Economía y Hacienda del Consistorio.

Si se cumplen esos datos el equipo de Carmena sería el tercer año que encadena superávit en las cuentas municipales y en la reducción de la deuda del Ayuntamiento de Madrid; de hecho, en 2017, se cerraron las cuentas con 1.120 millones de euros de superávit y se redujo su deuda en 450 millones hasta los 3.423 millones, cuando era concejal Carlos Sánchez Mato.

Una promesa cumplida

Carmena en el Ayuntamiento de Madrid "Carmena en el Ayuntamiento de Madrid"

La llegada de Manuela Carmena al ayuntamiento puede suponer una reducción total del 54,4% de la deuda viva en 2018; de hecho, desde la llegada de Ahora Madrid se ha pasado de 5.936 a 2.703 millones de euros. Si se cumplen las cifras estimadas para este cierre, el partido habrá cumplido la promesa de bajar la deuda del Consistorio por debajo de la mitad. Mientras, el anterior equipo de Gobierno que dirigía Ana Botella (PP), presupuestó que 2018 cerraría con 3.723 millones de deuda.

Este superávit en las cuentas se dedicará a inversiones al margen del presupuesto ordinario del Ayuntamiento de Madrid. Ya que esta partida se encuentra muy reducida debida al plan económico impuesto por el Ministerio de Hacienda que dirigía por aquel entonces Cristóbal Montoro que, terminó interviniendo las cuentas municipales. Este hecho llevó a la dimisión a Carlos Sánchez al no querer ajustarse a ese plan.

Comentarios