Buscar
Usuario

Noticias

Glovo admite que el repartidor fallecido no tenía contrato y trabajaba sin permiso

El repartidor que murió tras un accidente con un camión de la basura en Barcelona no tenía papeles.

Glovo admite que el repartidor fallecido no tenía contrato y trabajaba sin permiso

Cuando falleció por un accidente de tráfico en una céntrica calle de Barcelona llevaba a sus espaldas una mochila de Glovo. El joven repartidor no tenía cuenta en la plataforma, y según varios repartidores compañeros, vivía una de las situaciones más precarias dentro del sector: repartía con una cuenta subarrendada, de manera no oficial, porque no tenía papeles. 

Varios días después de lo ocurrido, Glovo ha reconocido mediante un comunicado oficial que este trabajador no estaba registrado en su plataforma digital y confirmó así "que el hecho de que llevara una mochila de Glovo hace suponer que pudiera estar utilizando la cuenta de un tercero". 

El Diario ha podido confirmar que el joven fallecido no tenía un contrato mercantil con la empresa para repartir como autónomo, que es la única manera de trabajar con ellos de manera oficial. Los trabajadores de Glovo, igual que los de Deliveroo no tienen contratos de trabajo como tal, y por eso la Inspección de Trabajo ha clasificado a los repartidores como falsos autónomos. 

Trabajaba sin permiso 

El joven mensajero falleció en un accidente de tráfico ocurrido en una céntrica calle de Barcelona, el cruce entre la calle Balmes y la Gran Vía de las Corts Catalanes, por la noche, a las 23.15, según confirmó la Guardia Urbana. Tras saltar la noticia, El Diario preguntó a la empresa por la situación del fallecido, y tras mucho insistir, Glovo ha mandado un comunicado a los medios de comunicación en el que explica la situación. 

La empresa de reparto a domicilio ha admitido que el joven nepalí de 22 años repartía desde la cuenta de Glovo de otra persona, y ha explicado que "en este sentido, la compalía sigue analizando los datos en colaboración con las autoridades para esclarecer los hechos". Este mensaje reafirma las declaraciones de varios repartidores que afirmaron que el fallecido tenía "una cuenta prestada, no tenía papeles". Uno de sus compañeros explicó que "el chico llevaba muy poco en España, unos cuatro meses y no tenía permiso de residencia". 

Pero esta situación de alquiler de cuentas en este tipo de plataformas no es un fenómeno nuevo, aunque no había sido reconocido abiertamente por la compañía. Esta es una de las muestras más graves de precariedad asociada a estos trabajos, a la que recurren en muchas ocasiones migrantes sin permiso de trabajo para obtener ingresos. 

Condiciones de precariedad

El repartidor de Glovo fallecido en Barcelona no tenía permiso de trabajo "El repartidor de Glovo fallecido en Barcelona no tenía permiso de trabajo"

Como en este caso, los trabajadores que pagan por usar una cuenta no suelen estar dados de alta como autónomos y perciben solo una parte proporcional de lo que el dueño de la cuenta obtiene por el pedido. Por este motivo, en caso de sufrir un accidente, no están cubiertos por los seguros que han ido contratando estas plataformas para sus repartidores y, por supuesto, tampoco por la Seguridad Social.

p>Esta situación no se ha denunciado mucho propios riders porque temen que "persigan a los trabajadores sin papeles y no a las empresas", explica Felipe Diez, miembro de RidersxDerechos en Madrid. Esta asociación ha organizado varias concentraciones tras la muerte de su compañero rider, para denunciar la falta de seguridad y las pésimas y precarias condiciones de su trabajo.

Artículos recomendados

Comentarios