Fiscalía solicita que se anule el permiso que permite a Urdangarin realizar voluntariado

Fiscalía solicita que se anule el permiso que permite a Urdangarin realizar voluntariado

El ministerio público considera que Urdangarin debe cumplir la cuarta parte de su condena para obtener este tipo de beneficios.

Iñaki Urdangarin podría estar en problemas para volver a salir de prisión con el objetivo de completar las tareas de voluntariado que le fueron autorizadas por el juez el pasado martes 17 de septiembre. La Fiscalía Provincial de Valladolid habría solicitado al juez que revoque su decisión de permitir las salidas del marido de la infanta Cristina al centro Hogar Don Orione, localizado a 103 kilómetros de la cárcel de Brieva (Ávila), en la localidad madrileña de Pozuelo de Alarcón

Soledad Martín Nájera no está de acuerdo con que estas salidas se produzcan antes del cumplimiento de la primera parte de la condena y pese a que la defensa de Urdangarin alega que no sería necesario contemplar este factor para el desarrollo de un "programa específico de tratamiento", la fiscal explica que "no significa que no deba ser tenido en cuenta como una circunstancia esencial en el cumplimiento de la condena". Además, critica que el programa de voluntariado no responda a lo que dicta el artículo 117 del Régimen Penitenciario, ya que trabajar con personas discapacitadas no hace que pueda mejorar sus aptitudes, conocimientos, capacidades profesionales y carencias para facilitar su reinserción laboral. 

Según el ministerio público, la petición de la defensa debería ser desestimada porque no se cumplen las premisas legales que corresponderían a la justa aprobación de esta medida. Martín Nájera remarcó en su petición que el cumplimiento de la cuarta parte de la condena sí aparece como una exigencia a la hora de permitir a cualquier reo salir del centro penitenciario, aunque sea "para la aplicación de cualquier otro el beneficio, tratamiento o actividad dentro de la legislación penitenciaria". De acuerdo con la fiscal, la legalidad no sitúa al exjugador de balonmano fuera de la cárcel hasta el 28 de noviembre de 2019, momento el que habrá cumplido la parte de su condena que le autoriza a salir del módulo en el que se encuentra. Entonces, el panorama será "mucho más flexible" y se tomarán "otro tipo de medidas" en lo que a su permanencia en Brieva respecta.

Sin realizar llamadas ni salir del centro de voluntariado

Iñaki Urdangarin se hará cargo del transporte desde la prisión al centro Hogar Don Orione "Iñaki Urdangarin se hará cargo del transporte desde la prisión al centro Hogar Don Orione"

En su recurso, la fiscal también hace hincapié en que Urdangarin eligió de forma voluntaria el centro penitenciario al que quería asistir, "con conciencia plena de las condiciones en las que se va a desarrollar el cumplimiento de la condena" y asegura que permanece allí por propia voluntad, a diferencia de que lo su defensa contempla como la razón de sus salidas, el aislamiento forzoso. Hay que recordar que en el módulo en el que está recluido no hay ninguna reclusa más (está en una cárcel de mujeres). De la misma manera, Soledad Martín ha querido basar su discurso en los

Pese a lo anteriormente conocido y frente a las peticiones de la Junta de Tratamiento del centro, el juez de Vigilancia Penitenciaria de Castilla y León, Florencio de Marcos, ha recordado al cuñado de Felipe VI que no puede realizar llamadas teléfonicas, ni por WhatsApp o Skype, con sus familiares. "Cualquier tipo de comunicación" lo tiene "terminantemente prohibido". A pesar de exihibir una buena conducta y estar clasificado en segundo grado penitenciario, el tiempo que lleva en prisión no es aún suficiente para gozar de este tipo de permisos más allá de las llamadas diarias, visitas semanales y vis a vis mensuales organizados por la prisión. En esta línea, De Marcos ordena a Iñaki Urdangarin quedarse en el centro de forma permanente durante el ejercicio de su actividad, por lo que también tendrá que almorzar en sus dependencias. 

Iñaki Urdangarin salió por primera vez de prisión el pasado jueves 19 de septiembre para asistir al centro donde realizaría las labores de voluntariado, siguiendo las órdenes del juez De Marcos, que le autorizó a permanecer ocho horas fuera de la cárcel dos días a la semana. Su implicación en el caso Nóos lo mantendrá en Brieva hasta 2022, momento en el que previsiblemente solo tendrá que asistir a prisión para dormir, hasta cumplir los 5 años y diez meses de condena. Su mujer, la hija de los reyes eméritos de España, estaría viviendo la peor etapa de su vida por no tener cerca su marido desde junio de 2018, al que acude a visitar cada vez que puede. Sin embargo, le habrá aliviado saber que probablemente pueda comerse el turrón y los polvorones en casa el próximo mes de diciembre.

Comentarios