Eutanasia: Detenido un hombre por ayudar a morir a su mujer en fase terminal

Eutanasia: Detenido un hombre por ayudar a morir a su mujer en fase terminal

María José Carrasco fue diagnosticada de esclerosis múltiple cuando tenía 32 años. A muerto esperando una ley que le ayudará a hacerlo dignamente.

Los enfermos de esclerosis múltiple sufren inhumanos dolores continuos que no les permiten casi moverse. Uno de los últimos casos mediáticos que conocimos en nuestro país de esta enfermedad fue el de María José Carrasco. El miércoles 3 de abril esta mujer falleció con ayuda de su marido después de haber aguantado meses a que se aprobara la ley de la eutanasia.

El cónyuge de la enferma, Ángel Hernández, no se ha separado nunca de ella en los muchos años que llevan sufriendo juntos. Este hombre ha reconocido públicamente que ha hecho falta su ayuda para poder finalizar el tormento de su esposa, después de que esta se lo pidiera en incontables ocasiones. Por cumplir su deseo, el hombre se encuentra detenido.

El marido de María José ha sido detenido por ayudarla a descansar en paz "El marido de María José ha sido detenido por ayudarla a descansar en paz"

Uno de los reporteros de 'Cuatro al día', Agustín Pérez, también ha sido retenido e interrogado por la policía al estar en domicilio de Ángel y María José instantes después de producirse el desenlace de esta historia. El reportero ya siguió la historia de este matrimonio hace unos meses.

El marido de María José ha hecho pública una carta en la que asegura que no hubo más remedio que ayudar a cumplir la voluntad de su mujer. Ángel cuenta en la misiva que su esposa llevaba más de 30 años padeciendo una terrible enfermedad. María José tenía más de un 82% de discapacidad y ya había pasado mucho tiempo desde que pedía morir.

"Esta historia quedará concluida cuando María José en su derecho a poner fin a su malvivir y en uso de su libertad decida seguir adelante con su suicidio. Es evidente que el deseo de María José a fin de que se cumpla necesita que se la ayude, por su incapacidad a realizarlo por ella misma, y como es una constante en ella demandar ese auxilio no habrá más remedio que proporcionarle esa ayuda para que su deseo se cumpla" declara Agustín Pérez en la carta.

La mujer sufría brotes de dolor insoportables. También necesitaba la ayuda de su marido para realizar tareas de aseo higiénico básico. María José casi ni podia tragar y le costaba mucho respirar, según relata el marido en la carta. En el mismo texto se nos cuenta que la mujer recibía los mejores cuidados paliativos que se le podían dar. También se reclama la aprobación del derecho al suicidio si una persona así lo reclama, como en el caso de su esposa.

Todo el proceso en el que se apaga la vida de María José se ha grabado en video por parte de su marido. En la filmación se ve como Ángel le pregunta varias veces si estaba segura y ella lo afirma. También se ve cómo le suministra el arsénico y agarra de la mano a la mujer hasta que finalmente fallece.

María José Carrasco solo deseaba una muerte digna "María José Carrasco solo deseaba una muerte digna"

Los equipos de emergencias llegaron al lugar y avisaron a la policía de que Ángel había suministrado a María José el veneno que le había provocado la muerte. El detenido se mantiene a la espera para conocer si la justicia le acusará de homicidio o no es procesado por ayudar a recuperar su dignidad a una persona con la que ha pasado 25 años.

Una ley para morir dignamente

El pasado 16 de octubre de 2018 el Partido Popular presentó su enmienda a la totalidad para evitar la despenalización de la eutanasia ante la propuesta del PSOE. Según el texto del partido de Pablo Casado "ni en nuestra Constitución, ni en el resto de nuestro ordenamiento jurídico, existe el derecho a morir. No existe un derecho a disponer de la vida, ni a poder requerir de los poderes públicos la asistencia para ello".

En este texto también se hace referencia a que en lugar de una ley para aprobar la muerte asistida, sería necesario contar con servicios más amplios en cuidados paliativos y una ampliación de la formación en este tipo de tratamientos.

Aun así no es suficiente para personas como María José, que sufren día tras día sin ningún tipo ayuda mas que la de su marido. En estos casos no sirve discutir si la muerte digna es un derecho legal o no, tan solo son válidos los testimonios de los afectados por enfermedades terminales y los de sus familiares.

Comentarios