Eurovisión 2019: Zena, la candidata Bielorrusia que pasa de presentar el Junior a Tel Aviv

Eurovisión 2019: Zena, la candidata Bielorrusia que pasa de presentar el Junior a Tel Aviv

Zena, presentadora en Minsk de Eurovisión Junior, ahora será la abanderada bielorrusia en Israel.

Bielorrusia presenta este año a la benjamina de todo Eurovisión 2019: roza la edad mínima de participación del eurofestival, fijada en 16 años. Desde el año 1990, la UER estableció ese mínimo de 16 años para formar parte del festival europeo, una vez un año antes, en 1989, tanto Israel como Bélgica presentaran candidatos de tan solo doce años. Encontrando ganadoras muy jóvenes como France Gall o Vicky Leandros con 17 años, la juventud no es un problema.

Existiendo Eurovisión Junior como nicho para esos niños prodigios, no es nada extraño el trasvase de candidatos al Junior que finalmente acuden al Eurovisión tradicional. En España, ejemplos como los de Mirela, que luchara hasta tres veces por representar a TVE en Eurovisión luego de haber formado parte de Eurojunior, demuestran que el talento joven puede ser muy útil para el festival una vez cumple la edad. 

Lo curioso del caso bielorruso es que se llevan a una representante unida a Eurovisión Junior no como cantante, sino como presentadora. Zinaida Aleksandrovna (conocida como Zena), vencedora de la preselección bielorrusa, el Eurofest, curiosamente fue una de las presentadoras de Eurovisión Junior 2018 meses atrás. En un evento celebrado en Minsk, dentro de una Bielorrusia más que potente en el festival infantil, la joven Zena aún no tenía la edad mínima para llegar a Eurovisión, unos dieciséis años que ahora sí le permiten el billete a Tel Aviv con su canción 'I Like It'.

Ganadora de manera mayoritaria de su preselección sumando 69 de los 70 puntos del jurado profesional, Zena, cuyo nombre artístico viene inspirado por la princesa guerrera de aquella serie de los noventa, es todo un fenómeno en territorio bielorruso, habiendo sido actora de doblaje en películas de Disney como 'Moana' o 'Rompe Ralph Internet', haber presentado más de un magazine infantil, y ser conocida en todo su país natal. Ahora, luego de quedarse a las puertas de representar a Bielorrusia en el Junior dos años (2015 y 2016), le llega la alternativa en el 'Eurovisión de mayores'.

Una canción pop sin alardes

Zena junto al trofeo del Eurosong "Zena junto al trofeo del Eurosong"

El Eurosong bielorruso no ha sido la mejor final nacional de la temporada eurovisiva. En una delegación, que apenas ha conseguido cinco apariciones en la final en sus quince participaciones, la exigencia no es demasiado alta. Luego de quedarse fuera de la final el año pasado con Alekseev y su 'Forever' (nunca olvidaremos esa rosa pinchada en la palma de su mano), y sí conseguir billete para el sábado en 2017 con Naviband, este año en Tel Aviv se presenta como un año de transición. 

La canción, 'Like It', compuesta por Yulia Kireeva y Victor Drobbish (compositores de aquel 'Party For Everybody' de Rusia que quedara segundo en 2012), no es más que una canción pop comercial donde todo se juega al carisma de una Zena muy cómoda en el estilo y la tesitura del tema. 

A riesgo de más de un revamp al igual que ocurriera el año pasado con Bielorrusia, la canción es pegadiza, y movida en un año de baladas. Sabiendo que la canción lenta es la predominante en Tel Aviv, algo queda de esperanza para una Bielorrusia que deberá verse en las caras en la primera semifinal con rivales como República Checa, San Marino y sobre todo Chipre. 

Jugando la puesta en escena un factor importante, tenemos delante una canción radiable decente sin más, la que tendrá muy complicado pasar del martes pese a formar parte de una semifinal más abierta que la del jueves y además con un país menos tras la renuncia de Ucrania. 

VALORACIÓN: Carisma como mayor baza (13/25)

El carisma es la mejor baza de la candidata "El carisma es la mejor baza de la candidata"

Una vez conocemos la canción, queda valorarla, y lo cierto es que este 'Like It' de Zena guarda pocos puntos diferenciales a priori. Y es que parece evidente que la televisión pública bielorrusa ha apostado por ese punto juvenil, adolescente, que a veces tan bien funciona en Eurovisión. 

La candidez en una voz femenina es algo histórico del festival, con ejemplos añejos como los de France Gall, o más modernos como los de Lena Meyer-Landrut o Emmelie de Forest. Sin embargo a todas ellas le acompañaba una mejor canción a todas luces. 

Con este pack, solo quedará valorar qué tal el directo de la joven Zena en el escenario, y ver si las tablas le acompañan o no, junto a una puesta en escena que haga lucir a esta canción que se puede escuchar y que puede resultar pegadiza. Partiendo en la semifinal (en principio) más asequible, queda algo de esperanza para los bielorrusos en Tel Aviv. 

Comentarios