Buscar
Usuario

Vida

Los españoles, entre los europeos menos racistas según un estudio de la Comisión Europea

Los datos publicados por el Eurobarómetro dejan en muy mala posición a la mayoría de los países europeos.

Europa tiene un problema con la inmigración. Esta circunstancia queda reflejada en el Eurobarómetro publicado por la Comisión Europea el 18 de abril, basada en una extensa encuesta a personas de todos los países europeos en octubre del año pasado. 

Los resultados muestran la controversia que genera este tema y la dificultad de un consenso. También muestra las diferencias entre unas zonas y otras. Mientras Suecia lidera en aceptación, los países del Este son los que más rechazo muestran a la inmigración en cómputos generales, seguidos por Italia y Grecia.

España, un país contradictorio

En el caso de España, el balance es positivo, aunque con matices. Nuestro país figura en la mayoría de las categoría dentro del top 10 de territorios europeos más tolerantes con la inmigración. De hecho, un 71% de los encuestados españoles consideran un éxito la integración de los migrantes en el país, lo que aúpa a España a la tercera posición.

No obstante, donde más destacamos es en el ámbito de las relaciones sociales con migrantes. Hasta un 83% de los encuestados afirma sentirse cómodo socializando con ellos, liderando la mencionada lista. Por hacernos una idea, en Bulgaria solo un 15% contestó favorablemente a esta cuestión. 

España, líder en relaciones sociales con los migrantes "España, líder en relaciones sociales con los migrantes"

No nos importa tener contacto con inmigrantes en general pero, a la hora de concretar, el porcentaje disminuye considerablemente. Al ser preguntados sobre si se sienten cómodos teniendo a migrantes como doctores, jefes, compañeros de trabajo, vecinos o amigos, una media del 60% respondieron de forma afirmativa, por lo que hay un 20% que se ha perdido por el camino. A pesar de ello, con el 60% nos vale para estar también aquí en las primeras posiciones, lo que no habla demasiado bien del resto de Europa.

España coincide con sus vecinos del Mediterráneo al considerar (erróneamente) que el número de inmigrantes ilegales es mayor que el de los legales, además de sobrerrepresentar el volumen de inmigración en su territorio. Para los encuestados españoles el porcentaje es del 23,2%, cuando en realidad es del 8,8%.

No hay consenso entre los españoles al tratar la inmigración como problema o como oportunidad "No hay consenso entre los españoles al tratar la inmigración como problema o como oportunidad"

En la pregunta sobre si la inmigración supone un problema o una oportunidad para el país que la acoge, España no se decanta por una u otra opción. El 26% apuesta por la oportunidad, el 26% por el problema, el 33% por ambas y el 13% por ninguna. Igualdad total. A pesar de esta falta de contundencia, de nuevo nuestro país se encuentra entre los más tolerantes en este apartado.

La buena posición de España a pesar de sus contradicciones nos deja dos conclusiones claras: la primera, que a nuestro país le queda mucho por recorrer en este sentido; la segunda, que a la mayoría de europeos les queda todavía más

Artículos recomendados

Comentarios