Buscar
Usuario

Vida

España, uno de los pocos países de la UE que todavía permite circos con animales

La legislación española no termina de legistar y, menos de prohibir, el uso de los animales salvajes en los espectáculos circenses.

El accidente que se produjo el pasado lunes en la carretera A-30, a la altura de Pozo Cañada (Albacete), donde un camión que transportaba elefantes volcó provocando su liberación a lo largo de la calzada, ha vuelto abrir el debate sobre la salud y cuidado de los animales ligados a actividades circenses. Dado que el estado de los paquidermos, más allá de las heridas del propio accidente, no era muy óptimo a simple vista.

La mayoría de la gente que acude a este tipo de espectáculo donde se usan osos, leones, elefantes, tigres o serpientes desconoce, en muchos casos, el verdadero estado y bienestar de estos. La diversión del circo siempre ha escondido ese lado oscuro que gran parte de los espectadores o bien desconoce o bien ha decidido mirar hacia otro lado. Las butacas y las lonas siempren han sido un lugar donde compartir un buen rato con nuestros hijos y amigos; pero, sin conocer más allá la realidad de unos animales que sufren, en ciertas ocasiones, maltrato sistemático.

El accidente con los elefantes acontecido en Albacete "El accidente con los elefantes acontecido en Albacete"

Quedan pocos circos en España que utilicen animales

Marta Merchand, coordinadora de Infocircos, coalición formada por las entidades de protección de los animales, afirmó a Verne que "es muy difícil calcular cuántos circos incorporan animales en sus espectáculos". Establece que ya son pocos los circos que no han eliminado aún de sus espectáculos los animales en España. Sin embargo, afirma que "hay que tener en cuenta que muchos alquilan números determinados, por ejemplo, al dueño de un león, y quealgunos circos vienen de otros países". Especifica que no hay un registro oficial de este tipo de exhibiciones así que los datos pueden ser algo imprecisos.

La realidad diaria y su impacto en los animales salvajes utilizados en las exhibiciones circenses viene siendo objeto de estudio por expertos en zoología. Ya que los circos no proporcionan -y ni pueden proporcionar- unos entornos de garantías y de requisitos mínimos para cada especie animal. Por eso, la graves consecuencias y problemas que sufren cada uno de ellos: sufrimiento físico, comportamientos anómalos, riesgos de salud por higiene, estrés o alimentación inapropiada, entre otros. De hecho, la Organización Mundial de Sanidad Animal, adoptó cinco principios básicos llamados las Cinco Libertades: los animales tienen derecho a un ambiente apropiado, una dieta adecuada, oportunidades para expresar comportamientos naturales, protección del miedo y los estados angustiosos y protección del dolor, daños o enfermedades.

Los dueños de los circos se acogen a una ley pensada para animales de granjas

En el caso concreto de España no existen unas leyes que tipifiquen específicamente a los circos que usan animales en sus espectáculos. Por lo tanto, como apuntan en Infocircos, existe un vació legal y, por lo tanto, los inspectores desconocen o carecen de unas herramientas legales efectivas a la hora de controlar, obligar y multar al sector circense. Por lo que se convierte un problema para ellos. Cosa que no ocurre en otros sectores como el de los zoos que cuentan con su propia ley.

Sin embargo, en Infocircos, apuntan que en España existe una legislación básica que se puede aplicar a este tipo de circos referida a la conservación, a la sanidad animal, a la seguridad y al bienestar de los animales como recoge en su página web.

La conservación está regulada a nivel comunitario a través de la legislación CITES (Convenio Internacional para el Comercio de Especies Amenazadas) que controlan la documentación y las transacciones de los animales de los empresarios circenses. Mientras, las leyes sobre sanidad, seguridad y bienestar tienen que recurrir a un reglamento no especificado para estas especies y, por lo tanto, de muy difícil aplicación; de hecho, la ley de animales potencialmente peligrosos, está planteada para los perros y no para tigres o leones. Marta Merchand, desentraña que los dueños de los circos se acogen a una ley pensada para los animales de granjas. "Por eso no basta cuando escuchamos decir que ese circo cumple con las leyes, porque no existe una legislación en concreto que diga a cuántos metros puede estar el público de esos animales y otras especificaciones necesarias", afirma Merchand.

Cataluña pionera en la prohibición de circos de animales

En varias regiones de España ya se encuentran prohibidos estos circos que usan animales en sus shows. Ya que esta legislación sobre la protección de los animales es competencia de las comunidades autónomas. En 2015, Cataluña fue una de las primeras que aprobó unas leyes que prohíben el uso de animales en los espectáculos circenses. Hace apenas un año se unieron a ella: Baleares, Galicia y Murcia. Sin embargo, aunque todavía muchas comunidades no han legislado sobre esto, más de 400 municipios han incorporado a sus ordenanzas que no volverán a contratar a circos que incluyan animales en sus shows. Entre esto se encuentran ciudades tan importantes como Alcalá de Henares, Valencia, Toledo, Parla, Pamplona, Málaga, Vitoria, Alcobendas, Badajoz, Alicante, Valencia, Albacete, Oviedo, o Zaragoza, entre otras.

Mientras, en Europa, en la mayoría de países está ya prohibido los circos con animales: Portugal, Estonia, Finlandia, Holanda, Hungría, Irlanda, Letonia, Dinamarca, Bélgica, Noruega o Suecia, entre otros. En el resto del mundo países como India, Irán, Israel, México, Costa Rica o Singapur tampoco se pueden celebrar este tipo de espectáculos.

Artículos recomendados

Comentarios