Buscar
Usuario

Noticias

Una de las víctimas del entrenador de fútbol de Terrassa: "abusó de mí más de 200 veces"

El acusado se enfrenta a una pena de 80 años de prisión por varios delitos sexuales contra menores.

Eduardo L.E. fue el entrenador de fútbol de los infantiles del club deportivo Can Trias (Terrassa) durante la temporada 2007/08 y su único objetivo era abusar sexualmente de los jugadores de su equipo. Para ello eligió a tres víctimas y les denominó 'Los Galácticos'. Con ellos tenía un trato especial para conseguir ganarse su confianza y poder abusar de ellos y que estos no dijesen nada. 

Les invitaba a comer, a cenar, al cine, les compraba regalos y les subía a su casa a ver películas. Una vez allí les hacía felaciones. "Eduardo nos subía a su casa y nos ponía una película en la salita. A veces estábamos los tres juntos. Otras por separado. De repente nos mandaba a su habitación. Nos decía que nos quitásemos los tejanos y nos pusiésemos un pantalón corto de deporte. Entonces nos empezaba a dar masajes en las piernas. Iba de fisioterapeuta. Luego subía sus manos hasta los muslos y al final nos las metía en los genitales. Nos masturbaba o nos hacía felaciones", explicaba una de las víctimas en el juicio. Este testimonio fue corroborado por los otros dos jóvenes que también formaban parte de 'Los Galácticos'. 

Eduardo L.E. acusado por varios delitos de abuso sexual a menores "Eduardo L.E. acusado por varios delitos de abuso sexual a menores"

Por aquel entonces los tres jugadores de los que abusó tenían 13 años, ahora tienen 24, y siempre les ponía de titulares. A uno de ellos le concedió la capitanía. Es el chico del que más veces abusó: "no las podría contar pero tal vez abusó de mi unas 200 veces". Además este aseguró que podría hacerlo dos o tres veces al día, estos presuntos abusos sexuales fueron continuados durante dos años. Los otros dos chicos hablan de entre 8 y 15 veces. Ninguno dijo nada porque eran muy pequeños y "tenían miedo". Las vítimas recuerdan que cuando se negaban a hacer lo que su agresor les exigía, este les agarraba del cuello y les amenazaba. 

Uno de los tres 'galácticos' aseguró en el juicio que los abusos a los que Eduardo le sometió le cambiaron la vida para siempre y que no ha vuelto a ser el mismo. El chico se encontraba muy nervioso pero quiso explicar que desde ese momento dejó el fútbol y el deporte en general y que sigue en tratamiento psicológico y psiquiátrico.

Otras víctimas

A Eduardo se le imputa por delitos sexuales, todos ellos relacionados con el abuso de menores y es que el de los tres 'Galácticos' no es el único caso por el que este individuo se ha sentado en el banquillo de los acusados. Y es que a partir de la primera denuncia, fueron más las personas que se atrevieron a plantarle cara ante la justicia: un niño al que le pidió fotos masturbándose, una niña de 14 años a la que penetró a cambio de trabajo, un adolescente al que conoció de fiesta, otro menor al que consiguió trabajo en una discoteca a cambio de sexo, otro al que emborrachó y drogó para abusar de él... Se enfrenta a una pena de más de 80 años de cárcel. 

Otro chico que formaba parte de los tres jugadores predilectos del presunto pederasta explicó que Eduardo se puso a cuatro patas y le pidió que le penetrase, pero él no lllegó a hacerlo porque "no tuve una erección. Éramos muy pequeños y no sabíamos lo que hacíamos". El calvario de los tres menores terminó cuando Eduardo fue expulsado del Can Trias por su mal comportamiento, ya que era una persona muy conflictiva por su fuerte temperamento y en todos los partidos el árbitro le daba toques de atención. 

Campo de fútbol del Viladecavalls "Campo de fútbol del Viladecavalls"

Tras el cese en Terrasa se marchó a Sabadell, en donde entrenó a un grupo de juveniles, pero también fue despedido. Según El Español se debió a que Eduardo organizó una fiesta en su casa con jugadores del equipo, muchos de ellos menores de edad y todos acabaron borrachos. Mientras entrenaba en Sabadell trabajaba como relaciones públicas en una discoteca para adolescentes. A través de este puestose ganaba la confianza de los chavales, a los que emborrachaba y les proporcionaba marihuana. Lo tenía todo pensado: se los llevaba a su casa y abusaba de ellos. Así lo aseguraron este jueves 3 de mayo dos víctimas en el juicio celebrado en Barcelona. 

En esa época también llegó a abusar de una menor de 14 años, a la que ofreció trabajo a cambio de sexo. Le dijo que le daba trabajo en una discoteca de Sabadell y ella tenía que devolverle el "favor": le penetró en varias ocasiones y le exigió fotos desnuda, que luego intercambiaba con otros menores de edad a los que también les pedía fotos sexuales. 

Primera denuncia

Una vez sin equipo, decidió entrenar al rival directo del Can Trias, el Viladecavalls. Tampoco duró mucho en este club. Los dirigentes se dieron cuenta de lo que Eduardo hacía con los chicos, ya que les pedía dinero y les prometía que les devolvería el doble de lo que le prestaban. Nunca devolvió nada. Así lo aseguró Abel Martínez, el coordinador del Viladecavalls, cuando fue preguntado por los magistrados. "A mí me pidió 300 euros pero jamás me los devolvió y lo acabé echando del club", afirmó. 

Abel comunicó su decisión al equipo a través de Whatsapp y les pidió que le dijeran si Eduardo les había pedido dinero. Uno de ellos le habló por privado, pero no porque el entrenador le hubiese robado dinero, sino porque este le hacía preguntas sexuales, y es que en los pantallazos que el joven mostró a Abel se podía leer cómo Eduardo le preguntaba "si se masturbaba, si la tenía muy larga, si le podía pasar vídeos sexuales..."

El coordinador fue la primera persona que denunció a Eduardo ante los Mossos y estos comenzaron a investigarle. En un corto periodo de tiempo los agentes consiguieron suficientes pruebas para detenerlo y el caso saltó a la opinión pública. De esta forma, las demás víctimas se enteraron de que no habían sido los únicos y también le denunciaron. Los siguientes en contar su historia fueron los 'galácticos', después el chico al que emborrachó en la discoteca, la chica de 14 años a la que violó en dos ocasiones, etc. 

Artículos recomendados

Comentarios