La entrañable historia de una pareja que se ha conocido y casado a sus 100 años de edad

La entrañable historia de una pareja que se ha conocido y casado a sus 100 años de edad

Se han conocido en la residencia de ancianos donde viven y antes del gran momento, mantuvieron su noviazgo durante algo más de un año.

Noticias como esta no se dan todos los días. Acostumbrados a la debacle política y social a la que este siglo XXI tiene por delante, este tipo de historias hacen que vivir hasta, al menos, los 102 años de edad merezca la pena. Y si no, que se lo digan a John y Phyllis Cook.

Los ancianos de 100 y 103 años respectivamente han contraído matrimonio tras un año de idilio como novios en la residencia donde se conocieron y viven sus vidas desde hace algún tiempo. Sin embargo, como dato curioso, ambos decidieron mantener su apartamento dentro del complejo, aunque pasan la mayoría del tiempo juntos y disfrutan mucho de la compañía que se dan el uno al otro.

El complejo residencial en el que se encuentran se ubica en Sylvania, Estados Unidos, en el estado de Ohio. No solo hacen vida dentro del edificio, sino que ahora en verano y en la temporada primaveral también han podido disfrutar de los jardines de la residencia, comen juntos y toman un poco el sol. La residencia, que también cuenta con perfil en Facebook, ha querido hacerse eco de dos de sus inquilinos y dedicarles una felicitación en la plataforma.

Nunca es tarde para enamorarse

Phyllis, que está muy segura de la relación que mantiene con John, pese a su edad, admite que todo empezó "porque se enamoraron". Ambos son viudos y creen que la gente podría pensar que exageran pero ellos opinan que la edad es simplemente algo prescindible a la hora de enamorarse de una persona, como ha pasado en su caso. Lo más sorprendente es que ambos suman 202 años de edad. 

Phyllis piensa que es cuestión de familia y genética, la longevidad ha sido algo característico en su familia, pues su madre alcanzó los 106 años de edad. Por otro lado, John ha vivido tantas cosas, que incluso le dio tiempo en su larga vida a ser veterano de la Segunda Guerra Mundial. Pese a que han llevado vidas muy diferentes, en la actualidad piensan que son "compatibles de muchas maneras" y se encuentran "disfrutando de la compañía del otro". 

A la hora de oficializar su matrimonio, lo único que tuvieron que hacer fue asistir al juzgado para firmar los papeles y dejar todo arreglado legalmente, probablemente en las scooters tan molonas que les permiten tener una movilidad más amplia y ágil, debido a su avanzada edad. 

Comentarios