Encuentran a un hombre desaparecido 40 años gracias a la higuera que creció en su estómago

Encuentran a un hombre desaparecido 40 años gracias a la higuera que creció en su estómago

El hallazgo del árbol permitió descubrir el cuerpo de Ahmet Hergune, fallecido en 1974.

Noticias Adrián Parrondo Adrián Parrondo 22 Septiembre 2018 18:23

Cuatro décadas. Ese es el largo período de tiempo que ha pasado hasta que los investigadores han logrado localizar los restos de un hombre que había desaparecido en 1974 en Chipre.

Para ello, ha sido fundamental un hecho insólito: que la semilla de un higo que comió antes de morir prosperase y terminara desarrollando una imponente higuera. Un árbol que, finalmente, ha servido para que su memoria no sea olvidada.

Para conocer con mejor detalle esta historia, debemos remitirnos al año 2011. Por aquel entonces, un investigador especialmente interesado en estudiar esta especie, descubrió por casualidad una higuera que nacía desde una cueva y en un lugar totalmente imprevisible para este tipo de árboles, tal y como recuerda The Mirror.

Intentando buscar una explicación, el experto tomó la decisión de excavar alrededor de la higuera para comprobar cómo se podía haber desarrollado en el citado lugar. Y, sin poder creérselo, sus manos golpearon con los restos óseos de una persona.

Un agujero en una cueva: clave en esta historia

Algunos de los elementos localizados en la cueva "Algunos de los elementos localizados en la cueva"

Los investigadores analizaron los restos en el laboratorio y consiguieron hallar su verdadera identidad. Se trata de Ahmet Hergune, un hombre que se unió a la Organización de Resistencia Turca durante el conflicto entre grecochipriotas y turcochipriotas en 1974.

El 10 de junio de aquel año, se sabe que varios soldados griegos le tomaron preso y desde entonces no existían registros sobre su paredero o qué fue exactamente lo que ocurrió.

Pero, ahora, el caso se resuelve. Según el informe de conclusiones, Hergune habría sido asesinado y su cuerpo escondido en aquella cueva, junto a los de otros dos hombres cuyos restos también han sido encontrados.

La cueva fue dinamitada, por lo que se abrió un agujero que permitió la entrada de los rayos del Sol, suficientes como para que la semilla de higo pudiera prosperar en el estómago de Hergune hasta convertirse en un árbol.

Las pruebas de ADN han confirmado su identidad y su familia por fin podrá enterrarle y cerrar ese capítulo. Precisamente, en Chipre aún se busca a 2.002 personas desaparecidas entre 1963 y 1974.

Por el momento solo se han identificado a 890 personas, aunque la mayoría han sido por casualidad y no como consecuencia de un plan concreto.

Comentarios