Buscar
Usuario

Economía

Ola de cierres en El Corte Inglés: baja la persiana definitivamente al 10% de sus centros comerciales en un año

El Corte Inglés ejecuta su plan de cierre de centros comerciales para equilibrar sus cuentas y adaptarse a las nuevas tendencias de consumo.

Ola de cierres en El Corte Inglés: baja la persiana definitivamente al 10% de sus centros comerciales en un año Ola de cierres en El Corte Inglés: baja la persiana definitivamente al 10% de sus centros comerciales en un año

Foto: El Corte Inglés

El Corte Inglés se encuentra en plena reestructuración con el objetivo de adaptar su superficie comercial a los nuevos tiempos y equilibrar sus cuentas. La firma intentó vender hasta 95 activos en un único paquete a través de su plan Project Green, un proyecto que finalmente no salió adelante, por lo que creó a finales de 2019 una división de Real Estate para rentabilizar los edificios menos rentables y sacar inmuebles a la venta.

Este plan finalmente se puso en marcha en 2020 y, en tan solo un año, ya se ha aplicado sobre el 10% del total de sus centros comerciales. Han cerrado ocho de manera permanente, mientras que, al menos, otros siete han bajado la persiana para abandonar el formato de gran almacén y apostar por el formato 'outlet'.

El último informe de resultados de la compañía muestra su caída por debajo de los 90 centros comerciales. En 2017, El Corte Inglés contaba con una cartera de 94 grandes almacenes, una cifra que bajó a 90 en agosto de 2020. La cifra ha caído de manera determinante con la pandemia, momento en el que la compra física se encontraba en grave crisis, un efecto sumado a cierto agotamiento de su modelo tradicional. En doce meses, El Corte Inglés ha caído hasta los 82 establecimientos.

Hay causas variadas, pero especialmente se centran en la necesidad de cortar pérdidas de algunas tiendas y reducir la deuda del grupo, que en el cierre del primer semestre de 2021 estaba en 3.940 millones de euros. Ha habido cierres diversos, como Francesc Macià (Barcelona), Linares (Jaén), El Tiro (Murcia), o los centros ubicados en las calles Vitoria y La Moneda de Burgos.

Otros, han sido reconvertidos con diversos formatos. El centro comercial de Arapiles (Madrid), Sevilla Este o Guadalajara, por ejemplo, han abandonado el formato tradicional de gran almacén y ahora cuentan con el formato outlet en el que venden artículos de temporadas pasadas a precios rebajados. Una estrategia del grupo para sacar partido a su stock y llegar a un nicho de mercado mucho más amplio. Estos centros sí mantienen algunos servicios auxiliares del grupo, como el supermercado, el restaurante o la agencia de viajes.

Otro centro, como Eibar, se ha reconvertido en una 'dark store', un almacén centrado únicamente en la venta online y al que no puede acceder el público general. Y queda duda sobre el futuro de Arroyosur (Leganés, Madrid), que iba a ser reconvertido en un centro comercial al uso y cuya reforma quedó paralizada por la pandemia.

Remontada con el final de las restricciones

La progresiva vuelta a la normalidad está suponiendo una remontada para varias de las divisiones del grupo. La sección de moda, una de las más afectadas por los confinamientos, supone ahora el puntal de su recuperación. En la primera mitad de la campaña de 2021 incrementó sus ingresos en un 69,4% hasta los 1.744 millones de euros frente a los 1.030 millones del semestre comparable.

Sin embargo, también se aprecia un cambio de hábitos con la situación pasada. La sección de hogar gana poco a poco más peso en su cuenta de resultados. Ha incrementado sus ventas un 20,8% en el primer semestre de 2021, hasta los 676 millones de euros frente al mismo periodo del año anterior, superando incluso al momento previo a la crisis sanitaria.

Cultura y electrónica también han aumentado sus ventas de forma similar a hogar, con subidas del 25,7%, hasta los 873 millones de euros. Los supermercados, por su parte, caen un 10%, hasta los 1.206 millones de euros, con el pinchazo de la burbuja que se desató con los confinamientos, el cierre de la hostelería y la vida en los hogares.

Por último, la división de Viajes crece lentamente y todavía está lejos de llegar a los niveles previos a la pandemia. Ha registrado unas pérdidas de 386 millones de euros frente a la facturación de 1.591 millones de 2019 (158 millones tan solo en 2020).

Artículos recomendados

Comentarios