Buscar
Usuario

Noticias

Detenido en Valencia tras violar a su casera y disculparse por WhatsApp

El acusado relató la agresión en los mensajes, pero ahora niega que cometiera tal extremo.

Un hombre ha sido detenido en Valencia por violar a su casera. A pesar de que ha negado los hechos, la Justicia cuenta con una prueba vital: su propio testimonio escrito en un mensaje de WhatsApp.

Según reza la instrucción, el acusado escribió varios mensajes de arrepentimiento a su víctima: "Si me pasé es porque llevaba unas copas de más", aseguró antes de recibir la denuncia.

Ahora, se enfrenta a una pena de ocho años de prisión, aunque él niega haberla forzado sexualmente: "Yo llegué hasta donde ella me permitió", asegura. Sin embargo, no tiene ningún argumento para explicar los mensajes que escribió a su casera durante los siguientes días que satisfaga a la Fiscalía y los jueces.

Lo único que ha asegurado sobre las conversaciones de WhatsApp es que "no pasó nada, pero me sentía incómodo", a la vez que evidencia el arrepentimiento que siente por todo lo sucedido: "creo que nunca debía de haberla besado"

Los hechos que ahora se juzgan corresponden a la noche del 14 al 15 de junio de 2016, en una vivienda de Mislata (Valencia), en la que la víctima residía junto a sus dos hijos menores de edad.

El acusado pernoctaba en una habitación de la vivienda. Esa misma noche, la víctima asegura que se encontró con su inquilino haciéndose la cena y, aunque ella ya había cenado algo, le insistió para que bajara a tomar algo.

El acusado ha declarado en sede judicial "El acusado ha declarado en sede judicial"

Al rato, el hombre comenzó a insinuarse. En ese momento, la mujer empezó a sentirse incómoda y le pidió a su inquilino que regresasen a la casa. Ya en la vivienda, el acusado aprovechó un momento en el que ella estaba en el baño para abrir la puerta y abordarla.

Según el relato de la víctima, el acusado se situó encima de ella y la forzó a mantener relaciones sexzuales. Él asegura que fueron consentidas y se escuda en que la mujer pudo en todo momento pedir la ayuda de sus hijos. "Me callé porque pensé que podía cometer cualquier locura".

Desde aquellos hechos, la mujer padece "estrés postraumático e importantes desajustes adaptativos", según los forenses, que han dificultado enormemente su vida rutinaria desde entonces.

La mujer tardó en denunciar los hechos porque "sentía vergüenza". Mientras tanto, el acusado mantiene que "yo daba por hecho que iba a haber sexo esa noche, me puse encima de ella y le empecé a insistir". Ahora, el juicio queda visto para sentencia.

Artículos recomendados

Comentarios